Portada, Sevilla

Canal Sur, centro de las críticas con su rótulo «La trianera, vestida de palestina»

Los errores en televisión vuelven a convertirse en tema de debate

No hay Semana Santa en la que los medios de comunicación no demuestren el escaso conocimiento sobre nuestra fiesta más universal. En ocasiones justificable dada la ingente información que a lo largo de la semana recorre las redacciones y que tienen que deglutir en la menor brevedad posible para ser los primeros en ofrecer el contenido.

Hemos escuchado retransmisiones que confundían las advocaciones de las dolorosas e incluso medios impresos con destacados portales especializados en información cofradiera nos deleitaban con tweets donde informaban sobre el paso de las Siete Palabras por el puente de bomberos —y no San Bernardo— o las puertas de la basílica de la Macarena —cuando en realidad eran las del Gran Poder—. Publicaciones que son eliminadas ante la queja de los usuarios pero que gracias a las capturas de pantalla realizadas por los dispositivos móviles quedan recogidas para la posteridad.

Un ejemplo lo hemos encontrado este mismo lunes. El informativo, en desconexión territorial, de la provincia de Sevilla ha informado sobre la visita que el presidente andaluz realizaba a la capilla de los Marineros. El titular rezaba así: «El presidente Juanma Moreno visita a la trianera». Y justo debajo, «La trianera está vestida de palestina». El faldón no pasaba desapercibido para los sevillanos, que han procedido a capturarlo rápidamente.

Al margen del término «trianera», que levanta ampollas en gran parte de los habitantes del viejo arrabal al considerar que trianeras son además otras imágenes marianas, el error que ha revelado mayor desconocimiento es el que señala que la dolorosa se encuentra vestida de «palestina», cuando la vestimenta de hebrea era utilizada antes de que el territorio fuera bautizado con el nombre de Palestina en el siglo I después de Cristo. Precisamente en época de Jesucristo fue cuando el territorio de la antigua región de Canaán es renombrado de este modo por el imperio romano, eligiendo Jerusalén como capital de la zona. La vestimenta, por tanto, ya existía antes del cambio del topónimo.