El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

Premios rodeados de polémica

Hubo un tiempo en el que los premios entregados por parte de las hermandades reconocían la labor de poetas, periodistas, investigadores… sobre nuestra tradición más arraigada, más íntima. Y algunas acabaron desvariando al conceder sus galardones por afinidad o porque estos han adulado en demasía a cierto organismo para que al final les hagan entrega de la medallita de turno.

Llevo observando desde hace años cómo ciertos personajes han ido fraguando su camino para conseguir una retribución que no vas más allá del engrandecimiento de su ego, que ya de por sí es descomunal. Pero estas actitudes escapan de la vista de la mayoría, de ahí que los rumores queden en eso, hasta que quienes han formado parte del tribunal transmiten las cuestiones acaecidas en la trastienda. Y entonces el rumor muda la piel revelando la verdad.

Pero vayamos más allá. Miremos por ejemplo entregas que siempre andas rodeadas de polémica. Por ejemplo, la entrega de la Medalla de Andalucía que la Junta concede cada año el día de nuestra comunidad. Las redes no pierden detalle y los galardonados tienen su respuesta en las redes. Este año uno de los más criticados fue Antonio Burgos. El periodista, quien ya rechazó en otras ocasiones esta distinción, vio cómo sus artículos eran recordados. Porque en estos tiempos hasta los errores acaban dejando huella, como el desafortunado tuit que borró después de ser publicado. Pero, ¿eran errores?

Sus defensores argumentan que sus palabras están sacadas de contexto pero hay afirmaciones que poco dejan lugar a dudas. Por ejemplo cuando escribió que «en Sevilla hay ya más perros que niños porque las perras no abortan» o a la hora de tildar a Montserrat Nebrera «catalana de mierda» o a la desaparecida Carme Chacón de «animal de compañía». En un artículo titulado “En mi barrio hubo primarias” expuso: «Parla es ya como Cádiz, cuyos vecinos se sienten orgullosos de su lema: ‘En Cádiz hay que mamar’. La lactante succión de Cádiz hay que subirla hasta Parla: ‘En Parla hay que mamar’… ZP ha tenido que mamar tela en Parla. Pero, vamos, más que Rómulo y Remo de la loba capitolina. Ni te cuento Rubalcaba. Y nada digo de Leire Pajín, porque con esa cara de película porno…».

Quien opine que sus palabras están fuera de contexto podrían plantearse qué justificación tienen tales afirmaciones. A sus defensores y palmeros no creo que les gustase que ni a ellos ni a sus descendientes alguien se presentase con ciertas palabras. Al pregonero de la Semana Santa 2008 -personalmente no recuerdo ni uno de sus versos- no se le puede negar su talento en el campo del costumbrismo literario pero tampoco que afirmase que la solución de la Madrugada era que cada uno acreditase el carné de sevillano para solucionar los problemas de la jornada -como si para bañarse en las playas de Cádiz él necesitase presentar acreditación de gaditano-. Y se subió a las tablas, pronunció un discurso “El orgullo de ser andaluz” y ahí estaban en las redes defensores y detractores.

Si los periodistas lo tienen complicado a la hora de despertar unanimidad cuando recibe un premio -debido en gran parte a las perlas que sueltan- la línea se difumina casi de modo imperceptible cuando son otorgados a personajes más desconocidos. Pero que la polémica no aflore en los medios no necesariamente significa que no exista. Hay cuestiones que irán siempre acompañadas de controversia. Y en un mundo como en el de la Semana Santa no podían faltar. ¿Acaso no es un premio la designación del cartelista o el pregonero?  ¿Y recuerdan algún año donde no haya habido críticas?

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup