Córdoba, El Cirineo, Sevilla, 💙 Opinión

Cofraudes

“Otro durísimo día de redacción en el periódico. Francamente, no sé a cuento de qué ha dicho el jefe eso de equivocar el tiro… porque la relevancia que estos niñatos de los blogs -aunque ahora lo vistan de web- están adquiriendo, carece de toda lógica. Si siempre ha sido más que suficiente con la extensísima y completa información que hemos regalado a esa miserable plebe sin raciocinio. ¿Y la audiencia que le reportamos al periódico? Pero, ¡qué panda de desagradecidos! ¿Cómo es posible que alguien se atreva a cuestionar nuestra impecable forma de dar noticias? Nosotros que siempre destacamos lo positivo de todo, siempre que los implicados sean amigos nuestros, claro. Nosotros que somos críticos cuando la ocasión lo merece… ¿qué culpa tenemos de que en los últimos años todas las decisiones que se adoptan en la calle del Lodo hayan alcanzado la perfección?… ¿Las sillas y los palcos de menos, dice?. ¡Minucias!, nada que no se pueda arreglar con cuatro exclusivas filtradas desde desde el mismísimo sillón de quien manda, vía whatsapp a horario discotequero. ¿Y aquello del pregonero del capote? ¡Vaya por Dios, qué memoria tiene!… Un artista, oiga y la elección una genialidad, sinceramente no se por qué han elegido otro camino en los últimos tiempos. Que sí, que sí… la dicción, la soltura en la exposición… ¡bah!… detallitos sin relevancia comparado con que en Pasión en Sevilla nos dedicasen un artículo, ¿recuerda qué satisfacción?… ¿cómo?, ¿choteo dice? No, no, usted no lo leyó bien, que realmente se estuvieron planteando nombrar pregonero a Morante… si es que en esta ciudad creamos escuela… déjenos a nosotros lo de la Madrugá y un plis plas se lo solucionamos a los sevillanos, hágame caso oiga.

¿Coronación hawaiana? Una suave crítica constructiva, no como los ataques a colmillo sacados de los blogs estos. ¿Las cuentas de la Agrupación? Estamos por remover cosas antiguas, ¿eh?. A ver, que una cosa es criticar al que ya no tiene poder y nunca lo volverá a tener y otra muy distinta al que manda… que hay que ser inteligente, pero claro, eso lo saben los profesionales… Es como lo de llamar por teléfono al hermano mayor de esa cofradía que usted ya conoce, cabreado como una mona, que siempre imprime más carácter, para denunciar que ya no te cuentan todo lo que antes te contaban esa panda de ingratos, con la atención que siempre les hemos prestado… eso sí que es categoría. O lo de insultar por redes sociales, de gran erudición y elevadísimo nivel intelectual. Lo que pasa es que no está hecha la miel para la boca del asno…

Lo que ocurre es que las redes sociales están haciendo mucho daño, hay mucho niñato desocupado y con demasiado tiempo libre que se dedica a jugar a los periodistas, y no tienen ni idea de qué es lo que le interesa a la gente. Donde esté una buena polémica al cuenta del insustituible Pedro, eso si que es hablar de cofradías oiga, hágame caso. A los aficionadilllos les dejaremos eso de los costaleros y las bandas, que eso no es cosa de cofrades sino el arte y la política… distinción se llama. Hablar de la Carrera Oficial, de la segunda puerta y de lo malos que son los de Podemos y lo que odian a las cofradías, contando lo mismo veinte veces de distinta forma, eso sí que es serio. Lástima que estos merluzos no se enteren ni sepan apreciar lo que es periodismo cofrade de altura.

Y luego están estos de la página esa… no recuerdo cómo se llama porque yo es que no entro a leer bazofia. Lo único que hacen es echar porquería a un lado y a otro y robar fotos recortando firmas, que sin eso no los lee ni San Pedro, como todo el mundo sabe. ¿Qué necesidad hay de contar lo que está pasando donde todos los santos se asombran un día sí y otro también? El cura ha dicho que todo ha sido correcto y punto, ¿qué más hay que cuestionar? ¿Y que hay descontento en una cuadrilla porque han echado a su capataz? ¿Eso a quién interesa?. Que sí, que yo también sé que eso es así, venganza, pasar factura… ¿qué me va a decir usted?, no olvide que yo soy un profesional de esto… pero cómo voy a contarlo, hombre? ¿No ve que luego llega la Cuaresma y hay que tener a quién entrevistar?… y este año con mayor motivo, que lo de la catedral ya está ventilado y esta primavera, si no tenemos declaraciones exclusivas a ver qué vamos a contar.

De todos modos, yo estoy muy tranquilo porque esto es una moda pasajera, como lo del “Coletas” ese. Cuando lleguen las próximas elecciones seguro que la gente vota con cordura y se olvida de experimentos. Pues con estos, igual, la gente se acabará dando cuenta de que la información con mayúsculas la damos nosotros y que lo otro no es más que un Sálvame Cofrade… ¿cómo? ¿Noticias con cuatro días de retraso? ¿Seis meses?. Verá es que las noticias no hay necesariamente que darlas cuando se producen sino cuando el pueblo está preparado para recibirlas. Lo que sucede es que eso la gente no lo sabe pero no pasa nada porque ya estamos nosotros para dosificar la información. Estos niñatos que la dan demasiado pronto, lo hacen porque no son profesionales, si lo fueran sabrían que las noticias hay que madurarlas como los embarazos. Además la gente no lo nota. Es tan fácil como incluir luego frases cómo «según ha podido saber este periódico» o decir que un hermano mayor cualquiera «lo ha comunicado ayer mismo». La gente es tonta y no se da cuenta del tocomocho.

En el fondo nos lo agradecen porque si no fuese por nosotros, ¿quién les iba a hablar de Beigbeder hombre? ¿Quién les iba a hacer ver que la banda esa que racanea repertorio y dirige mi amigo es la que mejor suena de todas las que pisan nuestras calles?… Ya sé que no es verdad, pero hay veces que hay que decir lo que es correcto y si hay que maquillar, pues se maquilla…

En fin, que esto es cuestión de tiempo y dentro de unas semanas, cuando estemos en plena Cuaresma, las aguas retornarán a su cauce y todo el mundo volverá a leer nuestros artículos, únicos e irrepetibles, esos que jamás podrían igualar quienes juegan a ser periodistas, y se olvidarán de estos blogs y webs de aficionadillos bolivarianos, que tienen fecha de caducidad, como todas las modas. Los profesionales somos los profesionales, con mayúsculas, y eso el pueblo lo valora y lo respeta. Y los cofrades, que nos aman con locura, también… Ya verá usted como tengo razón… y dentro de nada estas moscas cojoneras se habrán marchado para siempre… ya verá ya…”

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup