El viejo costal, 💙 Opinión

¿Cómo saldremos…?

Sufrimos como humanos el destino que Dios nos depara, y lo aceptamos con humildad y con paciencia. Lo que nuestros dirigentes nos ordenan, también, Pero la pregunta es: ¿Cómo saldremos de esta situación tremenda?

Primero la avalancha de empresas cerradas con ERES o con ERTES será inmensa, el número de parados se incrementará de forma importante, y los cofrades deberemos de ayudar con todas nuestras fuerzas y medios, ya algunas hermandades están iniciando y modificando sus obras sociales a este fin, ayuda y asistencia a los mayores, comedores sociales, alimentos para los que no pueden conseguirlos, asistencia a los afectados, y creedme, de estos habrá muchos.

Yo ya decía hace meses que las hermandades no deberían fundamentar todos sus ingresos en sorteos de loterías o en fiestas populares, y en las circunstancias actuales, y dadas las fechas ya sabemos la bajada de ingresos de Cruces de Mayo, Feria, y otras fiestas de mayo cordobés, estas fuentes de ingresos en la actualidad deben de estar descartadas, y es ahí donde vamos a tener que apretar nuestra imaginación para sortear la falta de ingresos, que los medios económicos nos van a hacer falta a todos.

Ya hay hermandades que solicitan de forma voluntaria sacar la papeleta de sitio, aunque sea de forma simbólica, ayudar al mantenimiento de las mismas, y creo que esto es adecuado, dada la situación actual, pero hay otras hermandades que ya exprimieron a sus hermanos con cuotas extraordinarias, añadidas a lo anterior, con lo que la situación era casi límite antes de esta aparecida necesidad.

Bien es verdad que la bondad de los cofrades es casi tan infinita como la inmensidad del universo, pero estando ya suficientemente forzadas las necesidades, yo diría que, en algunos casos, llegando a límite de lo razonable, es el momento de empezar a resolver este no pequeño problema, ya veremos de qué forma.

Ahora peligran muchas de las obras patrimoniales empezadas y fundamentadas en ingresos extraordinarios, los que provienen de estas fiestas mencionadas y que de momento cuelgan de un hilo, ahora viene el momento de reconsiderar los contratos realizados, de reconsiderar los gastos a realizar, y sobre todo los grandes gastos, es el momento de destinar casi todos los ingresos a obras sociales, serán las que vamos a necesitar, dejar los incrementos de patrimoniales para fechas mejores.

Al Cesar lo que es del Cesar, y a Dios lo que es de Dios, y ahora toca hablar de las cosas terrenales, de prepararnos para la crisis que se adivina en el horizonte, ahora toca mover la imaginación a fondo, ahora es cuando mediremos la capacidad de respuesta de cada una de las hermandades, esté será un fuerte examen de madurez, para las personas que rigen y gobiernan, y la de los hermanos de a pie, y que cada palo aguante su vela.

Fuerza a todos, a los unos y a los otros, suerte a todos, salud a todos, y que nos ayuden, los unos y los otros, que falta nos va a hacer.

Esta va a ser la chicotá más dura de nuestras vidas, vamos a fajarnos fuerte, vamos a hacernos el costal ajustado, vamos a apretar los dientes y con fuerza, sin dolor, vamos a gritar “cielo”, y vamos a levantar esta situación con ánimo y carácter al estilo costalero, es lo que ahora hace falta, entrega total, sin límites humanos, sobre esfuerzo máximo, silencio, obediencia, pasos cortos y siempre de frente, resistencia total, con la certeza de que cada paso nos acerca a la losa del final.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup