Córdoba

Conmoción en Bujalance porque las carmelitas se marchan y se llevan con ellas a una bellísima imagen de Romero Zafra

La falta de vocaciones ha sido el motivo esgrimido por la comunidad de carmelitas descalzas de Bujalance para abandonar el convento de San José y Santa Teresa de Bujalance, después de 310 años de estancia en la localidad cordobesa, para trasladarse a Málaga la próxima semana. Un traslado que encierra, detrás de las razones logísticas derivadas de la “falta de personal”, una consecuencia indeseada para los vecinos del pueblo, la marcha de la Virgen del Carmen, una maravillosa imagen, de sereno rostro, tonos morenos y bella mirada, que porta en su mano derecha el cetro de Reina y en la izquierda una preciosa imagen del Niño Jesús, nacida de la gubia del imaginero cordobés Francisco Romero Zafra, a la que llaman en el pueblo la «Guapa de Bujalance”, por razones más que evidentes.

Y es que, si nada lo remedia, las monjas se la llevan, así como todos su ajuar. Una Virgen que preside una hermandad y que goza de una importante devoción en la población lo que no ha sido óbice para que se anuncie que la imagen lefítica abandonará Bujalance con las religiosas, lo que ha llenado de consternación a los bujalanceños, motivo por el cual, ya han comenzado a producirse movimientos que apelan a la ·generosidad” de las carmelitas para que reconsideren su postura y no dejen al pueblo huérfano de una devoción que las propias monjas se han encargado de alimentar con el paso del tiempo.

La presencia de la comunidad carmelita se remonta al sacerdote Pedro Verdejo de Béjar, quien inició todos los trámites para obtener de la Orden las licencias necesarias para llevar a cabo la fundación del Convento de San José y Santa Teresa de las hijas de Santa Teresa. A pesar del fallecimiento de su promotor, la licencia de la Orden el 16 de Mayo de 1699, la del obispo D. Pedro de Salazar el 15 de abril de 1700. Y la más difícil en conseguir, la del Consejo de Castilla se pudo obtener el 18 de mayo de 1706. Tomaron posesión del convento situado en la Puerta y Plaza de la Cruz, el 22 de junio de 1708. Trasladándose el Santísimo Sacramento desde la Parroquia por D, Bernardo Velázquez, canónigo de la Catedral de Córdoba, el día 24 del mismo mes considerado este día como fecha oficial de la fundación. Una densa historia que llega a su fin ahora, con la marcha de la virgen si nadie lo remedia.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup