Sevilla, ⭐ Portada, 💚 El Rincón de la Memoria

De la calavera de San Isidoro a los bordados de Montserrat, diez detalles que desaparecieron del Viernes Santo

De la calavera de San Isidoro a los bordados de Montserrat, diez detalles que desaparecieron del Viernes Santo

La Semana Santa ha ido configurándose a través de los siglos hasta ofrecer la imagen que hoy presenciamos. Más allá de cambios de gran calado, como puede ser la sustitución de las imágenes titulares, las corporaciones también han cambiado otros aspectos, algunos de ellos convertidos en señas de identidad. A continuación, diez instantáneas que pasaron a la historia por diversas razones.

La Carretería

Las hermanas Antúnez bordaron un manto para la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad según diseño de Guillermo Muñiz. También participó Juan Manuel Rodríguez Ojeda. Cuentan que el año de su estreno llamó la atención por su suntuosidad. El 29 de octubre de 1955 se produce un incendio fortuito en los almacenes Contreras, en la calle Castelar, donde se guardaba esta pieza de gran valor. El pasado año, con motivo de la recuperación de la saya que también ejecutaran Josefa y Ana Antúnez, Félix Mezquita, actual hermano mayor de la Carretería afirmó que “La Virgen del Mayor en su Soledad cumple 400 años en 2029 y quizá pueda ser un buen regalo con motivo de esa efeméride». Toda una declaración de intenciones que habrá que ver si se materializa, devolviendo a la imagen un aspecto del que ya disfrutaron nuestros antepasados.

Soledad de San Buenaventura

Astorga, hermano de esta corporación del Viernes Santo, realiza una imagen mariana a mediados del siglo XIX para que aparezca arrodillada al pie de la cruz. Tiempos de cambio para una Soledad que por esas fechas llega al Convento de San Buenaventura. En 1954 Sebastián Santos interviene la imagen, cambiándole la posición, estando erguida desde entonces. Otra de las restauraciones la efectuaría Manuel Domínguez en 1967.

El Cachorro

La Hermandad del Cachorro informó hace unos meses de la reforma a la que seria sometido el paso sobre el que va el Santísimo Cristo de la Expiración. A lo largo de su historia, la imagen ha realizado estación de penitencia sobre cuatro pasos diferentes. El primero de ellos fue realizado por el tallista Vicente Arestroy, quien aceptó el encargo en 1819. Una de las curiosidades es que circundaba el paso una serie de plumas de color blanco, muy frecuentes en aquella época en los carruajes funerarios infantiles. Otro de los pasos lo ejecuta Olaya y Govea, sufriendo algunas modificaciones posteriores como la sustitución de los candelabros obra de José Gil por cuatro hachones. ¿Se imaginan una estampa así en la actualidad?

La O

Pedro Roldán realizó el Nazareno de la O en 1685. Desde que hay presencia fotográfica puede apreciarse la imagen con túnica bordada. Una de las más conocidas, que llevó el sobrenombre “de las flores de pasión”, desapareció cuando en 1938 la junta de gobierno decide que esta obra de las hermanas Antúnez sea desmontada. Los bordados románticos fueron reutilizados para dos sayas y un manto negro que portaría la Virgen de la O.

San Isidoro

Hay elementos que antaño eran habituales en los pasos y que con los años fueron desapareciendo. No es extraño el debate entre túnica bordada y lisa, que dura hastanuestros días. En cambio, otros pasaron a mejor vida. Es el caso de las calaveras al pie de la cruz o próximas a los Nazarenos. Con una presencia destacable en la pintura durante la Edad Media y el Renacimiento, aparece en al Barroco tomando como ejemplo las épocas anteriores. No solo alude al Gólgota sino al propio Adán, pues allí donde reposan los restos del primer pecador, se levanta la cruz con Cristo, salvador del mundo. La calavera apareció durante algunos años en el paso de San Isidoro, antes de que llegase la presencia del clavel. Más recientemente pudo verse sobre el paso del Nazareno de Pasión, que también la llevaba, en el interior del Salvador, preparado para el Vía Crucis del Año de la Fe que no se celebró. En la imagen puede apreciarse también la corona metálica, otro detalle perdido.

Montserrat

Varios palios ha tenido la dolorosa de Montserrat en los últimos siglos. La primera de las fotografías muestra la pieza que realizaran las hermanas Antúnez en 1880 y que muestra una imagen muy distinta a la actual, aunque con la característica crestería. Por su parte, en la segunda podemos observar a la Virgen en el año de 1928, bajo un palio que fue vendido a la Hermandad de San Esteban un año más tarde.

La Sagrada Mortaja

Si echásemos a la vista atrás más de uno se llevaría las manos a la cabeza al contemplar la antigua atmósfera que rodeaba a la Sagrada Mortaja durante su estación de penitencia. El ambiente festivo la hizo tan popular que fue conocida como la “Macarena chica” o “Macarenita”. Tras la guerra civil la corporación retoma su primitivo espíritu despojándose para siempre de aquel aire que la rodeó durante tantos años.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup