Advertisements
España, Opinión, Racheando

“Dios salve al Rey” menos en Cataluña

Dicen que agua pasada no mueve molino, pero el tema catalán está totalmente embalsado, en una noria que gira sin fin moviendo el agua por el mismo sitio una y otra vez. A eso, se le suman las acciones realizadas por asociaciones subvencionadas, con el dinero de todos, y en colaboración con la Iglesia, también de todos.

Al igual que ocurriera con el movimiento independentista vasco de los años 60 del siglo pasado, con las terribles consecuencias que tuvo aquello, cuando una de esas organizaciones sembró el país de muerte y sufrimiento. Hoy los extremos no llegan a tanto, gracias a Deu, porque, por suerte, en los confesionarios de Cataluña sólo se encuentran urnas que, pese a ser totalmente ilegal, no llenaban las calles de sangre.

Una vez más, el clero alineado con el independentismo enrabietado y heredero de la burguesía regionalista del siglo XIX, ha dado soporte a una de esas acciones que creen pueden desarrollar enarbolando la bandera de la libertad de expresión que roza la amenaza.

Desde el campanario de la Iglesia de Orrius (Barcelona) , hicieron colgar una fotografía del rey Felipe VI boca abajo en señal de protesta ante la presencia del Jefe del Estado en Cataluña en el aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils. En su proclamación dijeron “Dios salve al Rey”, pero los curas catalanes no quieren esa intercesión divina.

Una vez más, la Iglesia de todos los catalanes, incluidos aquellos que creen en una Cataluña dentro de España y omiten en homilías que destilan odio o en las que elevan Plegarias al Señor para que el govern del president Puigdemont pueda ser excarcelado y vuelva del exilio. Excluyen a los que piensan de distinta forma a ellos, mirando hacia otro lado cuando se insulta al que no quiere ver lazos amarillos por sus calles, elevando la mirada al cielo en posición de su púnica por cada estelada arrancada y no por cada bofetada dada. Pecan una y otra vez, de pensamiento, palabra, y quizás el peor de todos, el de omisión.

Pecan de pensamiento, porque en su cabeza apoyan las muestras de odio hacia el representante de todos los españoles. De palabra en cada homilía apoyando y defendiendo a aquellos que han provocado la mayor crisis institucional en este país desde la Transición. Y pecan de omisión, por no defender a todos y cada uno de los catalanes condenando sus almas al infierno si no hablan catalán.

Ahora es la hora, como dice Els Segadors, pero de parar los ataques que desde la Iglesia Catalana están perpretando a los catalanes, que son tan catalanes como ellos, por no querer una república de políticos corruptos.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: