Córdoba

El Amor del Cerro actualiza su escudo corporativo, que diseñó Fray Albino

La hermandad del Amor del Cerro ha informado de la mejora de nuestro escudo corporativo y su actualización para una mejora en sus dimensiones y calidad. El trabajo ha sido obra del diseñador gráfico Javier Luque Blanco, gracias a una donación anónima. El actualizado escudo, estará presente en las redes sociales de la hermandad y también se usará para el resto de acciones digitales, para un mejor uso.

La Real Hermandad y Cofradía del Amor se fundó el 8 de mayo de 1955 a instancias de un grupo de fieles encabezados por el párroco de Jesús Divino Obrero. Las Santas Misiones celebradas en Córdoba por la Orden de los Dominicos en 1954, habían traído a la barriada la imagen de un antiguo crucificado que despertó entre los vecinos una intensa devoción. Esto hizo que dicho párroco, D. Pelayo González, impulsase la devoción al Cristo del Amor mediante la fundación de una cofradía de penitencia que, además, le daría al barrio su propia Semana Santa. Formada la Junta de Fundación que redactó los primeros estatutos en la sacristía de la iglesia, la petición se elevó a la Secretaría de Cámara del Obispado de Córdoba. El Obispo Fray Albino erigió la Hermandad canónicamente el 28 de octubre de 1955, momento en que son aprobadas las Reglas definitivas.

Fue el propio Obispo quien diseñó el escudo de la cofradía para el que utilizó una corona de espinas que contenía una Cruz sobre un monte, que simboliza al Cerro, y por el que corre un río, que simboliza el Guadalquivir. No fue el único gesto que tuvo el obispo blanco con la Hermandad. Además de la Oración que hizo al Cristo del Amor, cuyo original cuelga en la presidencia del Salón de la Hermandad, también hizo entrega de su solideo y bastón para el cortejo procesional. Con el tiempo estos elementos episcopales se sustituyeron en el cortejo por el actual estandarte de Fray Albino, aunque se siguen exponiendo sobre un cojín en la Fiesta de Regla de la cofradía. En memoria de fray Albino, la Hermandad acordó que su hábito penitencial fuese el de los dominicos, vinculándonos espiritualmente con la Orden de los Predicadores.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup