Córdoba, Portada

El anuncio de que no habrá Cabalgata de Carnaval en Córdoba provoca la inquietud entre los cofrades cordobeses

Jarro de agua fría para los cofrades de Córdoba. Si bien será este martes cuando la Delegada de Promoción del Ayuntamiento de Córdoba, Marian Aguilar, ofrecerá todos los detalles al respecto, el delegado de Presidencia, Miguel Ángel Torrico, ha adelantado este lunes en rueda de prensa que no habrá cabalgata de Carnaval este año. Pese a que la celebración de 2022, que dará comienzo el 6 de febrero con la elección del sultán y la sultana, contará con diversos eventos públicos, incluidas actuaciones en directo, el portavoz municipal ha desvelado que no habrá desfile como habitualmente ocurre cada primer fin de semana de Cuaresma.

Una noticia que ha sido recibida con gran inquietud entre la población cofrade toda vez que el mismo fin de semana en que se celebra la cabalgata carnavalera tiene lugar el Vía Crucis de las hermandades cordobesas (el 5 de marzo el Vía Crucis y el 6 la cabalgata), que este año estará presidido por Nuestro Padre Jesús del Calvario, coincidiendo con la celebración del 300 aniversario fundacional de la corporación que le rinde culto. Muchas han sido las voces que han puesto de manifiesto su desazón por entender que si no se permite la celebración de la cabalgata una suerte similar podría correr el primer gran acto de culto público de 2022 en la ciudad de Córdoba.

Dejando claro que no existe ningún elemento que permita vaticinar este extremo, y que cabe la posibilidad de una decisión no tenga nada que ver con la otra, la noticia ha llegado el mismo día en que la hermandad del Calvario ha desvelado que la Capilla Musical Ars Sacra y el Grupo de voces graves De Profundis, serán quienes acompañen el devenir del Nazareno de San Lorenzo durante el transcurso del Vír Crucis.

Lo único cierto es que habrá que esperar a la evolución de la situación sanitaria para comprobar si esta suspensión se verá acompañado por otra que provoque que el Vía Crucis de 2022 se parezca al del año previo, presidido por Jesús Nazareno en el interior del templo catedralicio pero sin traslados por las calles de Córdoba o si el Vía Crucis de este año podrá ser normal.