Granada

El artista, Juan Zamora, ilustrará el cartel del 75 Aniversario de la Bendición de Jesús Nazareno de Almuñecar

La localidad granadina de Almuñecar conmemorará en pocos meses una de sus más destacadas efemérides cofrades en el seno de una de sus más distinguidas Corporaciones Penitenciales. La Cofradía del Nazareno de Almuñecar comienza configurar la celebración del 75 Aniversario de la Bendición de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Talla ejecutada por el granadino, Domingo Sánchez Mesa, con la elección del cartelista que plasmará en el lienzo el anuncio de esta subrayada efeméride. Así pues, la responsabilidad de tan honorífica tarea ha recaído sobre Juan Francisco Martínez Zamora, uno de los más afamados artistas pictóricos de nuestra tierra. El artista cordobés, que ya realizó el cartel de la salida procesional de la misma Hermandad en el 2013, ha tomado con ilusión la propuesta y ha agradecido «de corazón» a la Corporación «el reto» que la misma le ha brindado en estos tiempos.

Juan Zamora es una personalidad del mundo del arte sacro que ha acogido un innegable prestigio a lo largo de los últimos años. Su obra se extiende por todos los confines de la comunidad Andaluza, así como, de otros lugares que han visto en él una oportunidad de mejorar sus patrimonios. Enclaves como la ciudad de Málaga, Sevilla, Granada o Madrid entre otros muchos más, pueden dar buena cuenta de la ejecución impertérrita de este gran artista en obras que han plasmado los rostros de las devociones más importantes de la religiosidad popular. Tallas como el Cautivo de Málaga, El Señor de la Salud de los Gitanos de Madrid o Jesús del Rescate de Granada han servido de modelo en sus carteles conformados por técnicas y trazos pocos veces observados.

La belleza de su obra radica en el resplandor que nace sobre el fondo oscuro que utiliza en sus pinturas, el cual acoge la bella tez de las Efigies, ya sean Marianas o Cristíferas, que representa sobre un cosmos oscuro solo dominado por el Señor o la Virgen. Obras sencillas pero a la vez de una calidad técnica magistral que enmarcan la belleza de la devoción popular en un lienzo que evoca tiempos clásicos de la ilustración pictórica.