Sevilla, ⭐ Portada

El Cristo de la Corona presidió un emblemático Vía Crucis de las Cofradías

La imagen permaneció en el Altar del Jubileo mientras se rezaban las estaciones por las naves catedralicias

El Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla ha celebrado en la tarde – noche de hoy el Vía Crucis anual de las Cofradías Sevillanas.

El acto se ha iniciado a las 19 horas. La imagen designada este año para presidir esta cita ineludible de Cuaresma, el Santísimo Cristo de la Corona, ha permanecido inmóvil en el altar, atendiendo a las restricciones de aforo por la pandemia sanitaria de Covid-19.

El Cristo de la Corona aparece ubicado en el centro del altar -sobre una peana cubierta con tela de brocados- y exornado por lirios morados.

Una sencilla Cruz de madera ha sido la que ha recorrido -flanqueada por cuatro acólitos ceriferarios, un acólito turiferario y un monaguillo con naveta- el perímetro de la Seo Hispalense. Durante el recorrido se han dispuesto las Crucis de guía de varias Corporaciones de Penitencia.

Representantes de numerosas hermandades de la ciudad ha rezado cada una de las estaciones del Vía Crucis:

– Primera Estación: Hdad. De Bellavista.

– Segunda Estación: Hdad. De Pasión y Muerte.

– Tercera Estación: Hdad. De la Cena.

– Cuarta Estación: Hdad. De la Vera+Cruz.

– Quinta Estación: Hdad. De Santa Cruz.

– Sexta Estación: Hdad del Carmen.

– Séptima Estación: Hdad. Del Buen Fin.

– Octava Estación: Hdad. De los Negritos.

– Novena Estación: Hdad. Del Silencio.

– Décima Estación: Hdad. De la Macarena.

– Undécima Estación: Hdad. De la Soledad de San Buenaventura.

– Duodécima Estación: Hdad. De la O.

– Décimo Tercera Estación: Hdad. Del Santo Entierro.

– Décimo Cuarta Estación: Hdad. De la Soledad de San Lorenzo.

Una vez terminado el rezo, el arzobispo ha dirigido unas palabras a todos los fieles en el marco de la Cuaresma, tiempo para la reflexión y el encuentro con el Señor.

El acto ha sido íntimo y solemne, llenando de misticismo y unción sagrada la Catedral y los corazones de los allí congregados.

La epidemia que sufre el mundo ha modificado el dispositivo habitual de este tradicional culto de Cuaresma, pero el sentimiento y la profundidad evangélica se ha mantenido intacta en esta edición, con el deseo y el ánimo de que el próxima año se pueda celebrar en las condiciones normales tanto en el interior de la Catedral como en las calles de la ciudad.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup