El Rincón de la Memoria, Internacional

El diario “El Español” o el arte de mentir y abrir heridas

Con motivo de la procesión de la patrona de Ceuta, varios medios escriben artículos que en el fondo revelan una supina ignorancia histórica.

La Virgen de África es una imagen datada de finales del siglo XIV que cuenta con gran fervor, no solamente en el norte de continente olvidado sino también a este lado del Estrecho. Sin embargo, el hecho de que lleve un águila de la época de los Reyes Católicos en uno de los mantos que posee es ya suficiente motivo como para ensañarse en diversos artículos de periódicos y las redes sociales. En este caso, “El Español” se explaya en un artículo donde lo que consigue que trascienda es el escaso conocimiento sobre nuestro pasado.

Que la imagen recibiera durante la época del franquismo un manto cuya simbología fue utilizada por Franco durante el régimen, no es argumento para considerar que el Águila de San Juan sea un símbolo anticonstitucional o franquista. De sobra está decir que la representación de este animal ya se encontraba en el escudo heráldico de Isabel I de Castilla, quien fue profunda devota de San Juan. Al respecto, Jerónimo González, historiador y militar, recuerda que considerar el águila como franquista es síntoma de “grave ignorancia histórica”, pues incluso el emblema está presente en documentos relativos a nuestra actual Constitución, la de 1978. También el yugo y las flechas datan de la época de Isabel y Fernando, quienes escogieron este tipo de artilugios para representarse a sí mismos a través de los citados símbolos.

Mientras que en los colegios se busca la fórmula para mostrar la época del franquismo sin rencores, en “El Español” vemos que apuestan por remover el pasado desenterrando capítulos que lo único que consiguen es rescatar odios que sería mejor dejar en la trastienda. El hecho de considerar que la patrona de Ceuta luce en su manto un emblema que, según ellos, es franquista, cuando en el XV ni estaba Franco ni se le esperaba ― una obviedad que he de remarcar ante el escaso conocimiento de algunos ―, no es más que la repetición de una idea – una mentira – que no por mucho prodigarse va a convertirse en verdad. Sin embargo, un medio informativo, esencial dentro de un estado democrático y de derecho, como formador de una opinión pública libre, debería de tener presente no ya solamente un conocimiento más profundo de la historia para hablar de artículos de este corte, sino saber las consecuencias que podría acarrear un falseamiento de la realidad. Si a estas circunstancias añadimos que el epicentro de la información es Ceuta, una ciudad que algunos califican de laboratorio, dada la concentración de individuos provenientes de otras zonas ― principalmente árabes ―, tendríamos que tener bastante más cuidado a la hora de abordar según qué tipo de informaciones.

El artículo al que hago referencia me provoca un desconcierto tal en otro de sus puntos. Dice así, en referencia a la imagen “luce una túnica dorada con la media luna, símbolo del islam”. Aquí no hay que ser muy avezado para saber que se trata de un dato que merece una atención más allá de lo puramente escrito, pues las palabras pueden revelar ideas no expresadas literalmente. ¿Qué quiere decir con una media luna, símbolo del islam? ¿Es solo una referencia o se incluye este dato con alguna otra intención? Al principio del capítulo 12 del Apocalipsis nos encontramos con una de las referencias más nítidas: “una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies”. Por lo tanto ― sí, es necesario explicarlo ―, la luna que luce la Virgen de África no es más que una referencia al citado artículo, un símbolo que está presente en la gran mayoría de las imágenes marianas. Pero el hecho de comentar aquí que está la Virgen sobre la luna, remarcando que es un símbolo del islam, ¿qué quiere decirnos? ¿La Virgen pisando la religión que además tiene una fuerte presencia en Ceuta? En cuanto al lema “Una, grande y libre”, ya aparece en España a mediados del siglo XIX. En este caso, los carlistas hablan de “una grande, libre y conservadora monarquía” en un manifiesto que publica el diario La Época, uno de los diarios más duraderos de nuestro periodismo, estando en funcionamiento casi noventa años.

No es extraño que nos encontremos con informaciones que nada tienen que ver con la realidad. Es el caso de aquel grupo de “expertos” que decían que la inclusión de los pavos reales en mantos de la Virgen representaban la vanidad, cuando esto se circunscribe a la representación que del ave hace el islam, mientras que para el cristianismo no es más que una interpretación de la resurrección ― que no es poco ―, pues el pavo real cambia en primavera totalmente su plumaje.

En definitiva, un compendio de referencias casi atropelladas sobre símbolos que nada tienen que ver con la realidad pero que, publicados el día de la procesión de la imagen, se convierten en la excusa perfecta para remover el pasado y volver a poner de actualidad un tema que despierta sentimientos encontrados. En todo caso, esperemos que la patrona de Ceuta recorra las calles en medio de un pueblo que ha sabido dejar al margen las disputas y volcarse con su Virgen de África como desde siempre ha hecho.