Advertisements
Córdoba

El emotivo reencuentro de Jesús con Fernán Núñez a las puertas de Santa Marina

El pasado sábado 1 de junio se vivió una jornada emocionante e histórica para la Cofradía de Jesús Nazareno de Fernán Núñez, pese a la amarga época que atraviesa nuestra tierra, que nos ha privado de ver a nuestros seres queridos, y despojados de nuestras costumbres y fiestas más arraigadas.

Ayer, tal y como era de esperar y tal y como informamos desde este portal, Fernán Núñez acudió al encuentro de su venerado Jesús con la mano en el corazón, dándole gracias por mantenerles con salud y pidiéndole con fe que esta desagradable etapa que nos ha tocado transcurrir a todos juntos acabe pronto, y también pronto podamos volver a disfrutar de nuestra identidad y nuestra cultura en todo su auge. El Señor aparecía en esta ocasión con su estampa más clásica y representativa, ataviado con su antiquísimo ajuar procesional y flanqueado por los cuatro faroles de plata.

A las once en punto de la mañana el Hermano Mayor Honorario de la Cofradía D. Alfonso Romero llamaba a las puertas de Santa Marina, que se abrían dando paso a la impresionante efigie del Nazareno entre una densa nube de incienso. El silencio que se formó entre el numeroso público que aguardaba el momento fue conmovedor. Las miradas se clavaban en Jesús; nudos en la garganta y lágrimas en los ojos evidenciaban el amor profundo y sincero que el pueblo y su Señor se guardan. Fue un momento de amor, de oración y petición, de esperanza… en aquel silencio Jesús estaba escuchando las más enfervorizadas promesas y súplicas.

Durante toda la mañana fue incesante el río de personas que desfilaron ante la imagen, cumpliendo con sus tradiciones y promesas. Además, se había organizado una colecta de alimentos y productos no perecederos para los más necesitados, que en un momento tan difícil como este tienen aún más complicaciones, pues la pandemia está dejando tras sí unas inhumanas cifras de desempleo y desestabilidad social. Los fernannuñenses entendieron a la perfección el mensaje lanzado, y gracias a sus esfuerzos se recaudó una ingente cantidad de productos para colaborar en la causa.

La saetera y hermana de la Cofradía Mari Cruz Jurado ofreció su saeta a Jesús tras ocho años sin hacerlo en la mañana del Viernes Santo. Fue una gozada volver a escuchar la melódica voz de Mari Cruz dirigida al Señor, y Dios quiera que sea durante muchos años más cuando el barroco trono del Señor se detenga ante su fachada en la calle San Sebastián. Una jornada más para la historia de la Hermandad de Jesús Nazareno.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup