Advertisements
El viejo costal, 💙 Opinión

El espíritu de las personas inunda a las entidades…

O dicho de otro modo las entidades son como las personas que en ellas están, si son buenas personas las entidades son buenas, y si no lo son, las entidades tampoco. Es lógico, la personalidad se refleja en cada una de las cosas que los humanos hacen, y es de esto de lo que hoy vengo a hablar, además quiero antes de nada pedir perdón, ya que nunca hablo de las hermandades a la que pertenezco o de las entidades con las que me relaciono de forma personal, pero hoy voy a romper esta regla, si me disculpan, vamos a ello.

Mi relación personal con la Banda Municipal de Mairena del Alcor empieza hace ya de esto algunos años, realicé un viaje particular en coche para presenciar un ensayo de esta banda de una marcha creada para María Santísima Reina de Nuestra Alegría, de la Hermandad del Resucitado de Córdoba.

En este primer contacto, pude hablar unos minutos con Francisco Javier Alonso, director de esta banda, conversación corta, sobre la primera escucha de la marcha, apenas unos segundos, Francisco Javier le había cedido la batuta al autor de la marcha D. Manuel Alba Rubio, la marcha era “Virgen de la Alegría”.

Y en estos detalles es donde empieza a señalar que la cosa anda entre caballeros, ¿un director cediendo la batuta a otro?, unos dirán “normal”, otros “sí, claro”, sea como sea, lo importante es el trato sencillo y natural de Francisco Javier para con D. Manuel Alba.

Tras muy pocas correcciones por parte del autor, disfrutamos de una breve conversación, donde se nos mostró el extenso repertorio de esta banda, superaba con creces el centenar de marchas, de todos los estilos posibles, muchas posibilidades, también ofrecido con naturalidad.

Tras el intercambio de apenas dos Emails, quedo fijado el repertorio para la salida procesional de María Santísima Reina de Nuestra Alegría, ya que acostumbra D. Juan Berrocal, Capataz de esta hermandad, a tener fijado con antelación y adaptado a cada lugar del recorrido el acompañamiento musical necesario. Y esto que no todo el mundo permite, fue la más sencillas de las operaciones ya que la banda aceptó en todo momento las indicaciones recibidas, y creerme que el nivel de exigencia de este repertorio era grande.

Este intercambio de ha ido produciendo durante la última década, cada una de las salidas de mi Hermandad y con el Palio de María Santísima Reina de la Alegría.

Todo esto pudiera tenerse por normal, pero cuando estalla la categoría y el nivel de esta Banda, es cuando comunican la Hermandad de las Aguas que “Somos conscientes de la dureza de la situación, los daños humanos, así como los materiales, que sin duda habrá que afrontar una vez termine esta situación. Por ello, la junta directiva de la Banda Municipal de Música de Mairena del Alcor, ha decidido no solicitar responsabilidad económica alguna en referencia al contrato que nos vincula con vuestra Hermandad. Tratamos de empatizar y ser honestos, ya que entendemos la situación, y por ello queremos que los posibles honorarios que hubiésemos podido percibir, los utilicen como mejor puedan y en la medida de las posibilidades que os permita vuestro estado económico, para ayudar en estos momentos tan duros, aportando todo nuestro apoyo, así como intentando aliviar la situación financiera que quizás podáis sufrir al finalizar esta situación», según un comunicado de la banda.

Esta formación manifiesta que se una decisión complicada pero honesta, añadiendo «Nosotros tampoco estamos económicamente en un estado exultante, y llevamos todo un año trabajando para este momento, siendo una de las pocas y más importantes fuentes de ingresos que tiene cualquier formación musical, pero queremos arrimar el hombro, ser honestos y cívicos, a la vez que ayudar con nuestra aportación a quién lo pueda necesitar».

Con la misma honestidad tratan a mi Hermandad del Resucitado, y dado que conozco a casi todos sus componentes, o al menos a la inmensa mayoría de ellos, como responsable de la coordinación musical, durante el desarrollo de nuestra salida procesional.

Siempre, durante estas han atendido cada una de nuestras peticiones, siempre de la forma que solo saben hacerlo los caballeros y señoras de este grupo de categoría, derrochando calidad humana, no puedo menos que agradecer a cada uno de sus miembros, el trato recibido, la empatía demostrada por ellos hacia mi Hermandad, su colaboración incondicional, cuando fuimos por primera vez a la Mezquita – Catedral de Córdoba, donde por su parte todo fueron facilidades, y cada uno de los años que he disfrutado junto a su Director Francisco Javier, y junto a cada uno de sus componentes, todos sobrados de cordialidad, humildad, sinceridad, empatía, y sencillez, todo lo que hace que sea una gran Banda, a la que, lo único que pudiera sobrarle es buena gente, y calidad musical.

Yo quisiera ser uno más de la Banda Municipal de Mairena del Alcor, si ellos me admiten, me consideraría afortunado. Y si no, al menos permitirme que os de las gracias y el más sincero de los abrazos para cada uno de sus componentes, sois grandes personas de una entidad grande, con un gran corazón, y excepcionales trabajadores del mal entendido mundo de la música.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup