Córdoba, Portada

El obispo de Córdoba confirma por decreto que será el ayuntamiento de Córdoba quien deberá autorizar las procesiones en la «nueva normalidad»

Monseñor Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, ha publicado un Decreto al terminar el estado de alarma sanitaria por el coronavirus en el que anima “a los fieles a recuperar con nueva intensidad la participación en la eucaristía cada semana y acudir al sacramento de reconciliación”. En su Decreto pide a párrocos y rectores de templos que atiendan con “gran solicitud” este servicio a los fieles y restablezcan todas las actividades pastorales, catequéticas y litúrgicas.

Para este tiempo nuevo el Obispo de Córdoba propone directrices en aplicación a la normativa civil. Las medidas obligan a una limpieza y desinfección de cada templo e instalaciones, así como continúa la indicación de evitar aglomeraciones y mantener distancias de seguridad y el uso de mascarillas como medida de higiene. Se deberá comunicar en la entrada de los templos o instalaciones el aforo máximo permitido. Se mantiene la indicación de celebrar el saludo de la paz entre los asistentes con algún gesto y sin contacto.

Asimismo, tal y como adelantamos en Gente de Paz el pasado viernes, el Decreto establece que el uso exterior de los templos o la vía pública para la celebración de actos de cultos deberá ser aprobada por la autoridad municipal. En concreto, el texto indica expresamente que «el uso del exterior de los templos o de la vía pública para la celebración de actos de culto deberá ser aprobado por la autoridad municipal correspondiente y deberán establecerse las medidas necesarias para procurar mantener la distancia de seguridad de interpersonal o, en su defecto, la utilización de medidas alternativas de protección física con uso de mascarilla».

Finalmente, el decreto establece que en todas las celebraciones comunitarias, ritos exequiales, bautizos, comuniones y confirmaciones deberán cumplirse las reglas de aforo y las medidas de higiene y prevención.