Sevilla

El párroco recula y la Virgen de la Salud presidirá el altar mayor de San Gonzalo

“La Pontificia y Real Hermandad del Santísimo Sacramento y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús en Soberano en Su Soberano Poder ante Caifás, Nuestra Señora de la Salud y San Juan Evangelista y el señor cura párroco de San Gonzalo tienen la satisfacción de comunicar a los feligreses y hermanos que la imagen de Nuestra amantísima titular presidirá el altar mayor del templo a partir del 31 de agosto”.

Dos días ha tardado el cura de San Gonzalo en recular de su incomprensible salida de pata de banco perpetrada contra la Corporación del Lunes Santo. Al igual que ocurriese el pasado domingo con este escueto pero significativo comunicado difundido a través de sus medios oficiales de información, la Hermandad de San Gonzalo ha anunciado esta satisfactoria noticia que materializa un giro inesperado de los acontecimientos cuyas razones no han trascendido, si bien los rumores apuntan a una intervención de Palacio que habría manifestado su malestar por la medida adoptada originalmente por el párroco.

Todo este extraño asunto ocurre precisamente cuando la corporación del Barrio León se halla inmersa en plena cuenta atrás para una de las citas más importantes de su joven historia, la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Salud. Probablemente en las próximas horas comenzarán a confirmarse los motivos de este cambio de posición si bien resulta más que evidente que más allá de las gestiones realizadas tanto por la corporación como por otras instancias eclesiásticas superiores, la fuerte marejada provocada por la decisión inicial y las reacciones airadas que preñaron las redes sociales con comentarios aludiendo a posibles desavenencias entre la cofradía y su director espiritual han influido en el asunto. 

De ser así no sería la primera vez que se producen este tipo de situaciones entre hermandades y párrocos. Conocidas son, en este sentido, las malas relaciones de los Dominicos de San Jacinto y las diversas hermandades que han estado bajo la influencia del templo provocando episodios manifiestamente mejorables a lo largo de los años, por hablar de desencuentros producidos en la misma Triana. Sea como fuere será el tiempo quien arroje luz al respecto. No obstante lo más importante es que se ha hecho justicia y la Reina indiscutible de San Gonzalo ocupará el lugar que debe hasta que parta hacia la Santa Iglesia Catedral para ser coronada por Sevilla.