Advertisements
El Capirote, Jaén, Málaga, Opinión, Sevilla

El poder de los pueblos

Se viene observando en líneas generales, en los últimos años, un aumento en las ocupaciones de los pueblos en Semana Santa. La afluencia de público también se nota en otras festividades, como es el caso del Corpus. Emergen auténticas obras de arte efímeras que, gracias al empeño de las hermandades y de las priostías se suceden cada año, superando al anterior en estética y buen gusto.

Una de las herramientas más eficaces es el poder de las redes sociales. Gracias a las nuevas tecnologías se conoce cómo se desarrolla la procesión más importante del año, la de Jesús Sacramentado, recorriendo las calles de poblaciones que, a pesar de tener un número bastante inferior de habitantes con respecto a las capitales, se convierten en núcleo tanto el jueves, en aquellas localidades donde se conserva, como en domingo.

Es el caso de Carrión de los Céspedes, donde muchos cofrades de Sevilla aprovechan después de ver la procesión del Santísimo de la capital para poner rumbo a este pueblo de 2.500 habitantes que vive con gran fervor uno de los días más señalados del calendario. Gran acogida también en Carmona, donde este año sobresalió con fuerza el montado por la Orden Seglar Servita, con motivo del VIII centenario de la Orden de la Merced. En Jaén repunta con fuerza en domingo el Santísimo Sacramento recorriendo las calles de la ciudad Patrimonio de la Humanidad. Una custodia que es uno de los símbolos monumentales de la ciudad. Las corporaciones baezanas, entre las que se encuentran algunas de las más antiguas de la provincia, se han esmerado año tras año y cada vez son más los visitantes que recibe en este día. Hasta siete altares se han levantado este año en Antequera, que recibe una importante afluencia, o Ronda, con sus tradicionales alfombras de colores.

Y fuera de nuestras fronteras andaluzas, las miradas se centran en Elche de la Sierra que, con alrededor de 3.5000 habitantes, comienza a recibir turistas y vecinos llegados de poblaciones cercanas el día anterior al domingo, incrementándose por la noche, para ver una tradición donde el serrín se convierte en arte. Una fiesta de Interés Turístico Nacional que tendría que convertirse en patrimonio inmaterial de la humanidad y que es todo un deleite para los sentidos. Unas calles pobladas de alfombras, auténticas obras de arte.

Sirvan algunos ejemplos, como los aquí mostrados, para ofrecer un rápido recorrido por cómo se vive el día de Jesús Sacramentado más allá de las procesiones eucarísticas más conocidas. Con una menor cuantía de premios, a menudo con ausencia de estos, los habitantes se esmeran en vivir este día de una manera especial que merece no solamente ser conocida sino también difundida.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: