El viejo costal, 💙 Opinión

El rebaño abandonado, es pasto del lobo

Vamos camino de dos años sin salidas de estaciones de penitencia, y tengo el malestar de ver y estar seguro que muchos críos pequeños casi con tres años no han vivido en memoria una Semana Santa, con lo que estamos perdiendo un tiempo muy valioso, para la formación cofrade de tantos pequeños que han vivido poco o muy poco las salidas en estación de penitencia.

No sé si será o no será bueno, lo cierto es que estamos perdiendo un tiempo valiosísimo, para la formación, además que este corte al menos de dos años, tengo la seguridad que no está haciendo fracturar nuestras tradiciones y no hace perder muchas incorporaciones, al menos las de los dos últimos años.

Y creo que es ahora en la Cuaresma, cuando las Hermandades, los grupos de jóvenes y demás grupos parroquiales debieran de dedicar algo de su esfuerzo en hacer que no exista este escalón de dos años sin nuevas incorporaciones, esta falta y la inminente crisis que veo venir, por similitud a la de los años 80, ¿recuerdan?, en aquellas fechas lo moderno era ser agnóstico, anticlerical, y de ideología liberal. Se rompía con las tradiciones, y eso nos llevó a unos años de carencias de costaleros, de casas de hermandades vacías y años de cultos desoladores y parroquias vacías. Y me temo que dentro de poco estaremos en algo similar, al menos tengo la seguridad de que se va a producir un escalón de dos años de carencias, y lo que se arrastre.

Algo al menos se hace en las ciudades donde existe un museo cofrade, o en aquellas que algunas hermandades tienen abierto sus museos, pero en muchas otras ni lo uno ni lo otro, y me queda el sabor de boca de que en esas ciudades el grupo de los cofrades están abandonados a su suerte, y me duele ver que todas están muy centradas en sus obras sociales, en negociar y salvar sus compromisos con artistas, con bandas, con floristas, y tantas y tantas cosas, pero que casi nadie está haciendo nada porque a nuestros sucesores no se le olvide nuestras tradiciones obligatoriamente abandonadas desde hace dos años.

Al menos tenemos “In Domine Dei” que vendrá a paliar en la medida de lo posible que este efecto que indicamos, pero es para una de nuestras ciudades, ¿y las demás?

Esperemos que algunas de las juntas de gobierno despierten de este letargo inducido por las necesidades que le ahogan, sin ver más allá de este año, no teniendo en cuenta el torpedo que le ha dañado en la línea de flotación, en la continuidad, continuidad es el secreto de la supervivencia en el tiempo, si perdemos a los llegados durante dos años, y le añadimos que algunas juntas de gobierno para poder sobrevivir sin que nadie le haga sombra y asegurarse la supremacía de sus ideas, dedicaron los años previos a la pandemia a ir deshaciéndose de hermanos, que por opinar opinaban distinto, haciendo cierto aquello de que es más sencillo destruir que construir, dedicaron mucho esfuerzo y tiempo a eliminar las opiniones contrarias, ahora de momento preveo que serán los más afectados, y esto solo nos lo descubrirá el tiempo.

Nuestra obligación como cofrades es vigilar la totalidad del rebaño, ya que si el rebaño está abandonado es pasto del lobo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup