El Capirote, Granada, Opinión

El reconocimiento

No deja de ser curioso cómo todavía hay lugares donde las coronaciones canónicas no han llegado a desvirtuarse. Es observable cuando el anuncio de una de ellas no sorprende, porque hace dos días tuvimos otra y dentro de poco tiempo volverá a ser noticia otra nueva coronación. Tenemos tantos ejemplos que si echamos la vista atrás se me vienen a la mente aproximadamente unas diez desde que comenzó el actual curso cofradiero, y posiblemente se me escape alguna.

Hubo un tiempo en el que una coronación era como una procesión extraordinaria. De tarde en tarde, no como ahora, cuyo factor sorpresa ha ido devaluándose. Ver a una dolorosa acudir a la catedral cuando no es Semana Santa no es una imagen que pueda despertar el interés de antaño –que no es lo mismo que asistencia de público–.

Más extraños son los casos en los que aparecen los reconocimientos, que suelen contener aún cierta dosis de extrañeza, por escasos. A finales de febrero de 2020 el arzobispado de Granada anunciaba que reconocería la coronación de 1885 de la Virgen de la Soledad como canónica el próximo 1 de noviembre, pero con la llegada de la pandemia uno de los actos más esperados de la Granada cofrade acabó postergándose más tiempo de lo esperado.  

Quedan por fin escasos días para que este hecho sea una realidad. Desde este pasado viernes y hasta el próximo día 27 el real monasterio de San Jerónimo acoge el solemne septenario con motivo del reconocimiento canónico y pontificio de Nuestra Señora de la Soledad. Este reconocimiento viene a poner en valor una de las grandes devociones de la capital y una dolorosa sin la que no se entendería la Semana Santa granadina.

La antigua Soledad de Santa Paula ya se encuentra presidiendo el templo de su sede canónica, ataviada por Francisco Garví, a esperas de un acontecimiento que pronto será una realidad. De aquella coronación popular del siglo XIX hemos llegado al XXI. 137 después de aquel histórico momento, otro vendrá a imprimirse con letras de oro en la historia de la corporación. Un reconocimiento más que merecido.