El Capirote, Sevilla, ⭐ Portada, 💙 Opinión

El último y extraño movimiento del señor Cretario

Anonadado, impresionado, extrañado a la par que fascinado e incluso estupefacto. Una atmósfera de sensaciones sin igual es lo que padeció mi cuerpo cuando la pasada semana leí sobre las páginas de determinado diario -somos pocos los que preferimos el papel a las plataformas digitales- y me encuentro con el dominical artículo del señor Cretario.

Que sí, que todos sabemos quién es y que entre otras fuentes su amigo el bordador le mantiene al día de los últimos acontecimientos del Martes Santo pero no vamos a entrar aquí en abordar su identidad así que nos vamos a centrar en los últimos acontecimientos.

Quienes crean que abordaré aquí el error cometido cuando afirmó la fecha en la que se trasladaban los titulares de Montserrat hasta su capilla y que la avalancha de mensajes y llamadas fue tal a los miembros de la junta de gobierno que la corporación tuvo que desmentir a través de sus medios oficiales tal información van desencaminados.

Tampoco daré la matraca con el asunto de que la junta de gobierno de la Macarena ha pedido al Vaticano que incorporen “Madre de la Esperanza” a las letanías ni que el cardenal Robert Sarah haya tenido algo que ver porque es hermano de la cofradía -¿saben de cuántas hermandades es miembro?-.

Paño de la Verónica de la Hermandad de la Salutación, obra de José Antonio Jiménez Muñoz

Entonces, ¿cuál es la novedad? Pues verán ustedes, cofrades y cofradas. Probablemente hayan observado que ha sido uno de los que más arremetido contra la incorporación de bandas de fuera, y me cuentan que cuando la hermandad de la Sagrada Cena planteaba un concurso público para la elección del paso comenzó a balbucear sin poder emitir sonido alguno ante la llegada de propuestas provenientes de fuera de la ciudad. Ya sabemos de su oposición a todo lo que venga de fuera -los Reyes Magos eran de Triana, de Nervión y de Palmete- y por ello me alegro de que Mercadante de Bretaña y Niculoso Pisano nacieran hace unos cuantos siglos.

Calificó de “cencerros” las campanas de trono malagueñas y me alegré enormemente de que precisamente una cofradía de esta tierra llevase el rostro del Gran Poder en el lienzo que porta la Verónica, porque si hubiera habido una hermandad aquí que hubiese llevado la cara de Jesús el Rico o algún otro Nazareno de la Málaga…

Mi sorpresa viene cuando alaba el proyecto que Álvaro Abril -al que se le amontona el trabajo como a pocos- va a realizar para la hermandad del Dulce Nombre de Bellavista. Entonces, conociendo sus pensamientos después de tantos años y los caminos que va a recorrer con su pluma me quedo pasmado. ¿Cuál es el objetivo del señor Cretario de quien la hemeroteca deja constancia palpable de sus dictámenes? ¿Qué pretende? ¿La cercanía a la hora de tener información de primera mano? Sinceramente, absorto me hallo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup