Advertisements
Córdoba, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Enrique Ruíz Flores, candidato a hermano mayor de la Soledad: «Creo que ha llegado el momento de dar un paso adelante»

En cuanto a cargos de confianza, Ruíz Flores reafirma con rotundidad la continuidad del capataz de la cofradía. Por otra parte, en lo que respecta al posible acompañamiento musical para la hermandad el Viernes Santo, Enrique Ruiz Flores afirma que «ese tema está en estudio. Será lo que los hermanos quieran»

Tal y como informamos en Gente de Paz  este domingo, la Hermandad de la Soledad afrontará el próximo 16 de octubre, a partir de las 21 horas, en los salones de su casa hermandad situada en la calle Cronista Maraver, número 20, una trascendental asamblea ver manos con el objetivo de determinar quién será la persona qué deberá tomar las riendas de la corporación del Viernes Santo el próximo mandato. A estos comicios electorales solo se presentará la candidatura de Enrique Ruíz Flores, una vez concluido el período para su presentación. Por lo tanto, de obtener el respaldo de la corporación cordobesa, Ruiz Flores será el encargado de dirigir los designios de la hermandad cordobesa durante los próximos cuatro años.

Enrique Ruíz Flores ha tenido a bien atender a este medio para así aclarar detalles de lo que serán los próximos cuatro años para la Hermandad de la Soledad de recibir el apoyo necesario por parte de la nómina de hermanos de la cofradía. Nacido y criado en el barrio de San Pedro, es hermano de la Soledad desde los doce años, cofrade e imaginero, aunque cabe destacar que ahora también se dedica profesionalmente a una nueva técnica de bordado en aplicación. En su cofradía ha ostentado el cargo de delegado de cultos y diputado mayor de gobierno en los años de reapertura de Santiago y la primera estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral.

(El traslado a la Iglesia de Guadalupe) es «lo mejor que le ha podido pasar a la cofradía»

Cuestionado acerca de los motivos para encabezar esta candidatura, Ruiz Flores afirma que: «Desde el año 1986, que fue la primera vez que se pidió oficialmente a el traslado de la cofradía a la parroquia de Guadalupe, hasta el día de hoy, he luchado y soñado con este proyecto y una vez conseguido y después de más de cuarenta años de hermano creo que ha llegado el momento de dar un paso adelante y seguir luchando por el mismo».

Un reportaje para la historia de la Soledad franciscana | Raúl Hernández

Enrique Ruíz Flores afirma sobre las líneas esenciales de su proyecto que «las líneas que quiero seguir son las que permitan que la cofradía se integre y consolide en la parroquia, que conozca el barrio la idiosincrasia de la Franciscana hermandad y extender la devoción a la Santísima Virgen entre sus feligreses», mientras que, en relación al tiempo que estima que dure su mandato, afirma que se extenderá «los años que sean necesarios», bien solamente cuatro o incluso los ocho a los que podría llegar.

Uno de los principales hitos recientes de la Hermandad de la Soledad ha sido el histórico traslado a la Iglesia de Guadalupe, algo que el propio Ruiz Flores califica como «lo mejor que le ha podido pasar a la cofradía». Además, preguntado acerca de si la llegada a esta nueva feligresía, así como la cercanía a un colegio podría suponer un crecimiento para la corporación, sostiene que «el día 19 de enero, fecha en que se celebró el cabildo extraordinario, contaba la cofradía con 256 hermanos en lista, con algo más de cincuenta bajas del año 2019, y en la semana previa al día doce de septiembre, día en que llegó la Señora a la parroquia faltaban ocho para los quinientos. Eso contando en el número de hermanos, pero también ha crecido y más que tendrá que hacerlo en lo humano y el trabajo e ilusión que queda por delante.»

En cuanto a cargos de confianza, Ruiz Flores reafirma con rotundidad la continuidad del capataz de la cofradía. Por otra parte, en lo que respecta al posible acompañamiento musical para la hermandad el Viernes Santo, Enrique Ruiz Flores afirma que «ese tema está en estudio. Será lo que los hermanos quieran».

Finalmente, cuestionado sobre posibles aspectos a mejorar en la hermandad que opta a encabezar, el posible hermano mayor de la Cofradía de la Soledad sostiene que «siempre hay cosas que mejorar y así se intentará hacer. Intentaremos no poner metas que sean inalcanzable que puedan llevar al desaliento. Se hará con todo el corazón y el ánimo posible».

Un reportaje para la historia de la Soledad franciscana | Antonio Poyato
Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup