Advertisements
De Cerca, Sevilla

Carlos Peñuela: «Nos encaminamos a concienciar a Hermandades y Cofradías a desarrollar mecanismos y estrategias para la correcta conservación preventiva de su patrimonio. A esto tenemos que dirigirnos»

Carlos Peñuela es uno de esos nombres que actualmente se ha hecho un hueco en el mundo del arte en las cofradías. Licenciado en Bellas Artes en la especialidad de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, a pesar de su juventud tiene un extenso currículum no solamente en formación académica sino también en el apartado profesional. Entre otros carteles es autor del de las Glorias en 2011, el anunciador de la Semana Santa de Triana o el de la Navidad, de la Asociación de Belenistas de Sevilla, ambos en 2014. Ha intervenido obras pictóricas como “El Bautismo de Cristo” situado en la Capilla Bautismal de la Parroquia de la Magdalena, o las pinturas murales de la Capilla de los Ángeles entre abril y agosto del pasado año. Su intervención más reciente ha sido la realizada sobre la Virgen del Rosario de la Parroquia de San Jacinto, a la que ha devuelto el esplendor perdido.

– Su última restauración ha sido la efectuada sobre la Virgen del Rosario, imagen del XVIII que se encuentra en San Jacinto. ¿Cuál era el estado en el que se encontraba la imagen? ¿Cómo ha sido esta intervención?

Esta intervención se enmarca dentro del Proyecto Integral de Conservación y Restauración de la Capilla Sacramental de San Jacinto. Fechada hacia mediados del siglo XVIII, de autoría desconocida, si bien algunos historiadores la atribuyen a la mano de Antonio de Acosta el Mayor se vislumbra la maestría tanto del retablo, como de las esculturas que forman parte de él, incluida la citada Imagen de la Santísima Virgen.

La Imagen de la Santísima Virgen se encontraba en un estado de conservación deficiente, con multitud de intervenciones anteriores, suciedad adherida a través de los años que hacía que todo su esplendor estuviera bajo un tamiz que lo envolvía, devaluando las calidades tonales originales de la misma.

Los trabajos sobre la Imagen han consistido en un estudio exhaustivo y completo fotográfico con Luz normal, rasante y Ultravioleta apreciándose multitud de daños, añadidos, repintes y demás intervenciones anteriores que hacían enmascaran el original de la pieza. Así como un completo Estudio radiográfico y de TAC aplicado sobre la Imagen que nos arrojaron luz a los problemas internos en sus ensambles que la Imagen presentaba a nivel de soporte.

Se ha llevado a cabo la fijación de los estratos y pictórica completa, a la par que se han desarrollado los trabajos de limpieza mecánica y química de todo el conjunto, remoción de antiguas intervenciones, repintes y barnices oxidados bajo catas previas y test de solubilidad empleados. Posteriormente se procedió a la reintegración volumétrica y cromática de todo el conjunto en el que se procedió al correcto ensamblado de piezas, miembros como manos y dedos, estucado de todas las lagunas de todo el conjunto, finalizando con la aplicación de una fina capa de protección.

Para finalizar se ha provisto a la Imagen de un nuevo perno de cogida a la corona en acero inoxidable y de un sistema de cogidas con asas en su base a fin de manipular a la Imagen y de preservarla de roces y golpes a la hora de su traslado y manipulación futura.

– Recientemente está interviniendo una pintura sobre tabla donde se representa a la Virgen del Consuelo, obra perteneciente a la Catedral. ¿Qué dificultades añadidas presenta la restauración sobre una obra pictórica con respecto a las talladas en madera?

Las patologías suelen ser muy parecidas a niveles de estratos de preparación, pictóricos y de barniz. En las que se pueden encontrar una clara oxidación de la capa de protección o barniz, repintes de intervenciones anteriores… En cuanto a nivel de soporte una Pintura sobre tabla y una obra escultórica también tienen patologías similares tales como aberturas de ensambles, fendas, movimientos de piezas, ataque biológico de diferentes agentes como insectos xilófagos entre otros.

– Participó además en la muestra sobre Martínez Montañés que se llevó a cabo en el Ayuntamiento de Sevilla. ¿Cómo recuerda esta exposición?

La recuerdo con mucho cariño porque nos dimos cita bastantes artistas y amigos, algunos de ellos que no veía desde la facultad. Hubo una extensa gama de diferentes técnicas y estilos que creo que enriqueció esa muestra, y recuerdo haber podido compartir espacio con una persona esencial en el último tercio del siglo XX de la imaginería sevillana, andaluza y española como es el recordado maestro D. Luis Álvarez Duarte.

– Pertenece a la Asociación gremial de Arte Sacro de la capital. ¿Cuál piensa que son los pasos más grandes que ha dado este organismo desde su fundación?

Principalmente creo que ha sido el de la visibilización de la Asociación, que en fondo son artistas y artesanos; personas que al fin y al cabo necesitamos que se nos conozca por lo que hacemos. Esto ha supuesto el irse ganando poco a poco un hueco en el panorama artístico, que juntos sumamos más que restamos luchando por un futuro mejor laboral y de protección al sector.

– ¿Considera que un imaginero tiene la facultad para restaurar o habría que dejar este aspecto para los que son expertos?

Un imaginero tiene bastantes conocimientos a nivel de soporte sobre la construcción de una escultura en madera. Conoce y sabe dotar a la Imagen de la vida de la que se les requiere que tenga dándole una policromía que humaniza a Cristo y a su Madre.

Ahora bien considero que hay otros aspectos técnicos, químicos, entre otros muchos, en los que se nos forman ahora en los Grados en Conservación y Restauración y antes en las Licenciaturas con la misma especialidad que difícilmente alguien que no haga esos estudios Universitarios o en Escuelas Superiores de Restauración puedan adquirirlos. Por así decirlo dejaría, como se está haciendo cada vez más, en manos de Conservadores-Restauradores las tareas de la Conservación del Patrimonio en general, incluyendo claro está las Imágenes Sagradas.

– ¿Qué restauraciones tiene por delante?

Actualmente aparte de la ya mencionada de la Pintura sobre Tabla en la Catedral de Sevilla, me encuentro en la última fase de intervención de la Imagen de San Hermenegildo sedente, propiedad de la hermandad del mismo nombre. Una Imagen interesantísima que puede fecharse a final del siglo XVI. Recientemente ha llegado a mi Estudio la Imagen del Santísimo Cristo de la Resurrección de La Rinconada (Sevilla) así como otros encargos de particulares e instituciones privadas.

– ¿Qué opinión le merece el recién restaurado retablo de San Juan Bautista, obra de Martínez Montañés, que se encuentra en la Iglesia de la Anunciación?

Cuando se interviene un retablo de esa categoría, hablando de Juan Martínez Montañés y de Juan de Uceda, siempre se trabaja sobre una base de primera fila. Si encima lo interviene uno de las empresas de restauración de primera línea como es Ágora con el conservador-restaurador Juan Aguilar a la cabeza, esto no puede tener una finalización mejor en el trabajo resultante. La intervención por lo que he visto en prensa y por otros compañeros me parece de manual y el resultado final no puede ser mejor.

– ¿Son las Hermandades plenamente conscientes del patrimonio que custodian ahora más que nunca?

En mi opinión sí, rotundamente sí. Que aún tenemos que llegar aún más allá… por supuesto que sí también. Nos encaminamos a concienciar a Hermandades y Cofradías a desarrollar mecanismos y estrategias para la correcta conservación preventiva de su patrimonio. A esto tenemos que dirigirnos, ya no es sólo el futuro si no el presente de nuestro patrimonio.

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies