De Cerca

Entrevista | Enrique Gutiérrez Carrasquilla: “Hoy se invierten grandes recursos en la restauración y conservación del Arte Sacro”

La restauración de las Imágenes que veneramos en las iglesias de nuestra ciudad se ha convertido en las últimas décadas en uno de los puntales informativos en los medios cofrades

Por ello, tenemos el gusto de entrevistar a uno de los más conocidos profesionales, Enrique Gutiérrez Carrasquilla, quien a lo largo de estas líneas charla sobre los comienzos en su profesión, algunos de sus trabajos más conocidos, el papel de las hermandades a la hora de restaurar imágenes o su vivencias de Semana Santa

Santa Lucía, restaurada recientemente por Gutiérrez Carrasquilla. Foto: Rafa Peña.

• Sevilla conoce los grandes trabajos de uno de sus restauradores más afamados, pero ¿cómo nació su pasión por este oficio?

Desde muy joven me sentí atraído por el mundo del arte y en concreto por el dibujo y la pintura.

Aunque en un principio inicié estudios de medicina, me di cuenta que las bellas artes era lo que realmente me gustaba y quería que fuera mi modo de vida.

Ya dentro de la facultad de bellas artes fue donde descubrí el mundo de la restauración.

“Aunque en un principio inicié estudios de medicina, me di cuenta que las bellas artes era lo que realmente me gustaba (…)”

• ¿Heredó su amor por el arte de algún familiar? ¿Quién o quiénes eran su ejemplo a seguir en aquel momento?

No, en la familia no existen antecedentes artísticos, que yo sepa, a no ser que el insigne pintor Lucas Valdés Carrasquilla hijo de Juan Valdés Leal, sea uno de mis antepasados. Habría que investigar.

En aquella época, años 70-80 me fascinaba el llamado «realismo mágico sevillano» representado por los pintores García Ruiz, García Gómez, Juan Cárceles, Paco Borrás, Justo Girón… Alguno de los cuales fueron mis profesores en los años de facultad.

• Y en la actualidad, con un panorama tan amplio de profesionales y empresas, ¿a quién admira Enrique Gutiérrez Carrasquilla?

Mi admiración va hacia todos los profesionales del mundo de las bellas artes que día a día, con mucho esfuerzo, con horas y horas de trabajo a sus espaldas, en la mayoría de los casos mal pagadas, luchan por mantener nuestro patrimonio en las mejores condiciones para las generaciones futuras.

• ¿Cree usted que hoy en día se cuida más el patrimonio en general y el sacro en particular?

Por supuesto, aunque se deberían dedicar más recursos económicos ya que nuestro patrimonio es una de las bases fundamentales de nuestra economía.

Por lo tanto habrá que cuidarlo, mimarlo y mantenerlo en perfecto estado.

“(…) Nuestro patrimonio es una de las bases fundamentales de nuestra economía”

En el sacro, actualmente, las hermandades están muy concienciadas en la conservación y mantenimiento de su patrimonio, se invierten grandes cantidades de recursos para ello.

“(…) Las hermandades están muy concienciadas en la conservación y mantenimiento de su patrimonio (…)”

San Juan Evangelista fue restaurada hace pocos años por nuestro entrevistado. Foto: Hermandad de la Amargura.

• ¿Y piensa que en ello ha contribuido la concienciación de las hermandades en este aspecto?

Habría que decir con el tema de las hermandades, por lo menos yo lo veo así, que se están haciendo en algunos casos restauraciones innecesarias, que solo con simples labores de mantenimiento pueden quedar resueltas.

Así como la magnificación de los estudios científicos previos, en algunos casos también innecesarios.

Entiendo que anunciar a bombo y platillo una intervención puede ser un buen escaparate para una junta de gobierno.

“(…) Se están haciendo en algunos casos restauraciones innecesarias, que solo con simples labores de mantenimiento pueden quedar resueltas”

• Durante las últimas décadas hemos sido testigos de restauraciones magníficas y de otras menos afortunadas tanto en escultura como pintura. ¿Cree que se debería regular de alguna manera?

De hecho está regulado tanto por el Estado como por la Iglesia, lo que pasa es que no se dispone de los medios necesarios para su control.

También hay que decir que cada vez más se acude a los profesionales cualificados, con lo cual se garantiza el éxito en el resultado de los trabajos.

• ¿Cuál es a grandes rasgos, para todos aquellos que lo desconozcan, el secreto de una buena restauración?

Lo primero, como en toda profesión, una buena formación.

También el respeto a la obra de arte, la experiencia y una buena dosis de sentido común.

“El restaurador debe tener formación, respeto a la obra de arte, la experiencia y una buena dosis de sentido común”

Cirineo de San Isidoro. Foto: Hermandad.

• ¿Qué recuerdos guarda de aquella primera restauración profesional de Enrique Gutiérrez Carrasquilla?

La primera intervención para la Semana Santa encargada por un organismo oficial fue la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para la restauración del Cristo de las Siete Palabras en 1991. Por esas fechas estaba trabajando en el Museo de Bellas Artes y me hizo mucha ilusión que me llamaran para este trabajo.

Ya con posterioridad, en 1994, me llamaron del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico para intervenir en la imagen del Cristo de la Oración en el Huerto.

Ya allí vinieron el Cristo de Burgos, Salud de San Bernardo, Coronación de Espinas, Misericordias de Santa Cruz, Cirineo de San Isidoro y otras esculturas del resto de Andalucía.

Virgen de las Mercedes. Foto: Juan Adrián.

• Una de sus intervenciones más sonadas, principalmente por el oscurecimiento que presentaba la Imagen, fue la de la Virgen de las Mercedes de Santa Genoveva. ¿Fue una restauración compleja?

La restauración en sí no fue compleja, todo lo contrario, además el comportamiento de la Hermandad fue ejemplar.

Lo complicado fue lo que rodeó el proyecto ante la negativa del autor, José Paz Vélez, de que la imagen se restaurase por alguien que no fuera él.

Al final la demanda interpuesta por él fue desestimada, dándose la razón a la hermandad.

Virgen de la Amargura, tras ser intervenida por Gutiérrez Carrasquilla. Foto: Hermandad.

• Es inevitable también preguntarle también por uno de sus trabajos más importantes de los últimos años: La restauración de los Titulares de la Hermandad de la Amargura. ¿Cómo fue el proceso en cada talla?

Bueno, en general, ese trabajo conllevaba una gran carga sentimental. Los días de trabajo en el camarín de la Virgen fueron muy intensos y emocionantes, y el resultado final espectacular al descubrir toda la riqueza cromática del rostro de la Amargura.

En el taller trabajamos en la intervención de San Juan Evangelista, en el cual también dejamos al descubierto una gran policromía que estaba oculta por la gran cantidad de repintes y barnices oxidados. También la consolidación de la talla fue muy importante.

En el Señor de el Silencio fue una intervención conservativa pues estaba en buenas condiciones, solo algunos desperfectos ocasionados por la manipulación habitual.

• Este mismo mes de septiembre se reponía al culto la hermosa Imagen de Santa Lucía tras ser restaurada por usted. ¿Qué proyectos tiene en marcha para estos últimos meses de 2022 y para el 2023?

Además de Santa Lucía, en este final de año hemos terminado las restauraciones de la Virgen del Dulce Nombre de Alcalá de Guadaira, la Virgen del Rosario de la Hermandad de Vera Cruz de El Viso del Alcor y la Virgen de la Victoria del barrio del Polvorín de Huelva.

Virgen de la Victoria del Polvorín (Huelva), restaurada este mismo año por el profesional.

Y ahora nos encontramos interviniendo a la Virgen de la Soledad de Aracena, una de las grandes tallas Marianas de la localidad onubense.

Para 2023 tenemos proyectos en Sevilla, Huelva, Gibraleón, Estepa, Málaga y con la hermandad de la Amargura.

Junto a ello, tengo prevista una exposición de mis pinturas en la cual estoy trabajando en estos momentos.

• Ya finalizando, me gustaría conocer cómo es el cofrade Enrique Gutiérrez Carrasquilla y cómo vive la Semana Santa.

Bueno, la masificación de la Semana Santa hace que no podamos vivirla como quisiéramos y es una pena que se esté convirtiendo en un espectáculo de masas.

Veo cosas puntuales donde se puede. Es una pena, la verdad.

• La música es esencial en las procesiones andaluzas. ¿Tiene usted alguna marcha predilecta de Cristo o de la Virgen?

En este aspecto no soy un gran entendido, aunque en mi época de Diputado Mayor de Gobierno de la Amargura, tuve que ponerme al día pues tenía que confeccionar el repertorio para el Domingo de Ramos.

Gracias a la inestimable colaboración de los respectivos directores de banda pude salir airoso.

Mis marchas son «En el Desprecio de Herodes» y «Amarguras» evidentemente.

• Y respecto a sus vivencias, ¿hay algún momento de la Semana Santa sevillana y andaluza, que le guste repetir o revivir cada año?

Como te he dicho antes, la masificación te condiciona mucho, pero me gusta especialmente el Jueves Santo por la mañana, aunque entrar en las Iglesias se haya convertido en algo casi imposible.

• Y por último, como creyente, ¿cuál es su oración predilecta y qué le pide al Señor y a su Bendita Madre?

Me imagino que como la mayoría de los mortales, salud para los míos y trabajo.