Advertisements
Córdoba, De Cerca

Francisco Carbonero: «El proyecto está claro: continuista con la revolución de la Hermandad de la Agonía»

La Hermandad de la Agonía celebrará Cabildo General de elecciones a Hermano Mayor el próximo 30 de junio, a partir de las 10 de la mañana. Una asamblea que se celebrará en las dependencias de la Casa Hermandad situada en las Calles Santa Flora y María en el corazón del Barrio del Naranjo, para la que hay un único candidatoFrancisco Carbonero Castaño.

Cabe recordar que el actual máximo representante de la corporación, Carlos Recio, sucedió precisamente a Carbonero al frente de la cofradía tras un periodo de ocho años en el que la hermandad experimentó una auténtica metamorfosis. Carbonero, capataz del paso de palio de la Virgen de la Salud, encabeza un proyecto con una marcada línea continuista con el excelente trabajo desarrollado en la última década que profundizará en la construcción de paso de palio de la dolorosa de Miguel Ángel González Jurado y el área social y asistencial, seña de identidad de la corporación y orgullo de todo el barrio.

La junta de gobierno que, si obtiene el respaldo mayoritario del Cabildo de Hermanos, emanará de esta “candidatura potente”, como ha sido definida por alguno de sus miembros, “contará con un importante número de oficiales, personas con madurez y solidez para llevar a cabo los objetivos planteados, seguir creciendo en obra social con la creación de una escuela de pacientes oncológicos, una iniciativa pionera en Córdoba, extremadamente llamativa, que sería pilotada por Jesús López Mata, capataz del paso de misterio. Una candidatura abierta a todos los hermanos que quieran trabajar para la hermandad”.

Francisco Carbonero, que ha formado parte de diversas juntas de gobierno desde 1996, nació en 1976 y en 1980 realizó su primera estación de penitencia, participando como nazareno de luz, costalero y capataz desde el 2004 en la sacramental y desde 2006 como miembro de equipo capataces de La Agonía. Ha sido costalero de la Paz y Esperanza, María Santísima Nazarena, Angustias, Lágrimas, Fuensanta, Jesús Nazareno y el Carmen de San Cayetano.

Curro para sus amigos ha atendido a Gente de Paz, para desvelar las líneas maestras del mandato que va a desarrollar. No pierdan detalle…


«Los que vivimos y soñamos nuestra cofradía todas las noches creemos que hay que dar el paso al frente y seguir adelante»

– ¿Qué es lo que te seduce para dar ese paso al frente para volver a hacerte cargo de la vara dorada de la cofradía?

En realidad llevo seducido casi desde que nací… Es volver a coger el rumbo de la cofradía, retomar proyectos que se quedaron a medio realizar o están en vías de realización y seguir adelante. Los que vivimos y soñamos nuestra cofradía todas las noches creemos que hay que dar el paso al frente y seguir adelante y trabajar para y por la hermandad. Se ha reducido el mandato de cuatro a tres años. Hace un año no me planteaba tirar para adelante porque pensábamos que Carlos Recio, que es el hermano mayor saliente, iba a seguir tirando un poco más del carro, pero por diversos motivos no va a ser así y había que plantear un proyecto. Y el proyecto está claro: continuista con lo que dejamos hace ocho años y con lo que se empezó hace quince, con la revolución de la Hermandad de la Agonía que propició que dejara de ser una pequeña hermandad para convertirse en una cofradía, al menos, de las más importantes de Córdoba.

«El proyecto está claro: continuista con lo que dejamos hace ocho años y con lo que se empezó hace quince, con la revolución de la Hermandad de la Agonía que propició que dejara de ser una pequeña hermandad para convertirse en una cofradía, al menos, de las más importantes de Córdoba»

– ¿Entiendes que esa inercia se ha ralentizado?

Bueno, quizás sí. Todos sabíamos que el mandato de Carlos Recio iba a ser un mandato de transición, de relevo, de descanso para los demás. Carlos formaba parte de nuestra Junta de Gobierno anterior y va a seguir formando parte de la Junta de Gobierno que comience a dirigir la cofradía en unos días, con lo cual, es mucho más que continuista. Como he dicho antes, nuestra cofradía la soñamos hace muchos años entre unos pocos y esos pocos seguimos tirando p’alante y hasta que no terminemos de materializar ese sueño o, al menos, hasta que la edad nos lo permita y las fuerzas nos lo permitan seguiremos remando.

«Nuestra cofradía la soñamos hace muchos años entre unos pocos y esos pocos seguimos tirando p’alante y hasta que no terminemos de materializar ese sueño o, al menos, hasta que la edad nos lo permita y las fuerzas nos lo permitan seguiremos remando»

– ¿En qué se traduce este próximo mandato?

Aunque parezca un tópico, creemos que el factor humano de una hermandad es lo más importante. Si existe algún muro en nuestra cofradía, en nuestro barrio o en las relaciones humanas entre los hermanos, esta junta de gobierno quiere derribar esos muros y seguir edificando con unas murallas mucho más amplias. La cofradía nace y crece en el barrio del Naranjo, pero a día de hoy, es de Córdoba. No es solo la Cofradía del barrio del Naranjo. Nunca vamos a perder nuestra seña de identidad, porque los que nacimos en el barrio y nos sentimos del barrio, lo que intentamos es que todo el que no viene del barrio se siente del Naranjo… todo el que sale la Agonía es del Naranjo, aunque viva en la Huerta de la Reina, en el Sector Sur o en Cruz Conde. 

«Esta junta de gobierno quiere derribar muros y seguir edificando con unas murallas mucho más amplias»

– Y, ¿patrimonialmente? Porque estáis embarcados en un proyecto muy ilusionante cuyo primer eslabón se vio el pasado Martes Santo de 2018…

Evidentemente la intención es seguir avanzando patrimonialmente en el paso de palio. Tenemos campo para seguir avanzando en la materialización de este sueño, pero sí es verdad que la cofradía necesita un revulsivo en cuanto a la generación de ingresos. Las actuales fuentes de ingreso han evolucionado muchísimo, pero algunas de ellas no terminan de cuajar. Por eso tenemos en proyecto varias actuaciones para ingresar más dinero y poder dar empujones importantes en la proyección del paso de palio, que se traduciría en seguir bordando tanto las bambalinas laterales como la trasera y el techo de palio. Ese es el principal objetivo patrimonial: continuar con el bordado del paso. Pero no debemos perder de vista que lo nos hace falta en esta cofradía es crecer en masa social que nos permita vender tres veces más lotería, que la verbena sea tres veces más rentable y que permita tener más potencial para hacer realidad todos estos proyectos.

«Nuestro objetivo es seguir bordando tanto las bambalinas laterales como la trasera y el techo de palio (…) pero no debemos perder de vista que lo nos hace falta en esta cofradía es crecer en masa social (…) para hacer realidad todos estos proyectos»

– Pero, ¿te marcas plazos?

Los plazos los van a ir marcando los recursos económicos. Entendemos que, por desgracia, no vamos a poder bordar en tres años el conjunto completo, pero sin lugar a dudas se le dará un empujón importante a ese proyecto. Y luego, todos los años surgen proyectos secundarios. Por ejemplo, tenemos idea de restaurar algunas cosas; tenemos presente la restauración de la imagen del Señor. Entendemos que necesita al menos un estudio de su estado. Evidentemente la policromía está muy muy deteriorada y es algo que ya rondaba en la cabeza en mi mandato que se traspasó al mandato de Carlos Recio y que vamos a retomar nosotros. No sé si llegaremos a consumarlo pero sí es verdad que se van a dar pasos, sobre todo conocer el estado de la imagen. 

«Tenemos presente la restauración de la imagen del Señor. Entendemos que necesita al menos un estudio de su estado (…) en la cabeza está Antonio Bernal»

– Y, ¿qué idea tenéis al respecto?

Hombre, la idea es llevarlo a un profesional de renombre para que pueda realizar una valoración…

– Pero, ¿tenéis en la cabeza a alguien?

Bueno, en la cabeza está Antonio Bernal. Es algo que hemos hablado muy en petit comité pero entendemos que Bernal es una persona con una trayectoria profesional más que consolidada, y teniendo figuras relevantes en Córdoba sería una tontería llevarlo a cualquier otro sitio.

«Una vez que se realicen las obras en la parroquia, que implica cambiar toda la orientación y que la entrada no sea por Párroco Agustín Molina sino por la plaza José de la Torre y del Cerro, el proyecto tiene contemplado una puerta de acceso para dar cabida a los dos pasos de la cofradía»

– Vamos a cambiar de tercio. ¿Crees que en tu mandato la cofradía podrá entrar el Martes Santo en la Iglesia?

Esto es algo que a nosotros se nos escapa. Las cosas de palacio van despacio. Tenemos información de que todo va según el curso establecido, pero nunca parece que veamos la luz al final del túnel. Es verdad, no obstante, que hace dos años se hizo un desembolso importante en adecuar el patio del colegio para que pudiéramos llegar los dos pasos y aunque parezca absurdo, creo que es la entrada más decente que hemos tenido. Salimos de un cortijo, luego de un pesebre… nos recogimos en una nave, luego en una cochera anexa a la parroquia y ahora, al menos, nos recogemos en el patio de un colegio que fue construido y creado por nuestro fundador, el Padre Ladrillo.

– Pero, ¿el planteamiento de entrar en la iglesia sigue estando ahí?

Sí, sí, el planteamiento es claro. Una vez que se realicen las obras en la parroquia, que implica cambiar toda la orientación y que la entrada no sea por Párroco Agustín Molina sino por la plaza José de la Torre y del Cerro, el proyecto tiene contemplado una puerta de acceso para dar cabida a los dos pasos de la cofradía. El proyecto de la parroquia implica darle la vuelta al templo como un calcetín: el altar mayor quedaría donde está la puerta de entrada ahora mismo y la puerta de entrada donde se halla el altar. Ten en cuenta que la calle Párroco Agustín Molina es una calle que tiene mucho tráfico. Se hizo un estudio que lo considero viable. En el momento que las cuestiones urbanísticas y económicas se unan y la obra se realice, la cofradía se recogerá su templo.

«A día de hoy, la banda de la Salud es una banda de referencia musical en su estilo a nivel nacional»

– Y, porque todo el mundo lo sepa… ¿de quién depende esto? ¿En qué tejado está?; en el de la Hermandad no…

La Hermandad tiene capacidad para aconsejar en algunas cosas pero nunca he tenido capacidad para tomar cartas en el asunto. Sabemos que el tema está ahora mismo inmerso en cuestiones burocráticas y no tenemos más información al respecto.

«Igual que cuando fui hermano mayor en la anterior etapa he sido capataz y costalero, lo voy a ser ahora no existe. En esta cofradía no hay incompatibilidad entre ser hermano mayor y capataz»

– La evolución de la banda es brutal en los últimos años hacia dónde debe dirigirse la formación musical de la cofradía 

La banda de la Salud, al igual que cualquier otro movimiento de la cofradía, ha ido evolucionando de manera constante en todos estos años. Las riendas de la banda prácticamente no han cambiado de manos desde hace 15 o 16 años y la banda, musicalmente, ha crecido de una manera exponencial gracias al trabajo de todas y cada una de las personas que han estado vinculadas al proyecto de la banda. A día de hoy, la banda de la Salud es una banda de referencia musical en su estilo a nivel nacional y tiene que mirar, como miramos todos los cofrades de esta hermandad, hacia el futuro; intentar remar para el mismo sitio e intentar hacer grande el nombre de la Hermandad de la Agonía.

«Nuestra intención es seguir contando con la Banda de Cabra»

– ¿El hermano mayor va a seguir siendo capataz del paso de palio?

Sí, a no ser que mi junta de gobierno me destituya fulminantemente en el primer cabildo de oficiales (risas). Yo recuerdo hace muchos años, cuando me puse al frente de la Sacramental de la Victoria, el paso del Corpus de la cofradía, y al año siguiente de ser hermano mayor, Jesús López me llamó para participar en el equipo de capataces. Igual que cuando fui hermano mayor en la anterior etapa he sido capataz y costalero, lo voy a ser ahora no existe. En esta cofradía no hay incompatibilidad entre ser hermano mayor y capataz.

– ¿La idea es seguir contando con la misma banda para el paso de palio?

Sí, a priori, sí. No sé si Carlos ya dejo algo por escrito en cuanto a la renovación pero, como capataz del paso de palio y como hermano mayor, nuestra intención, siempre que todo sea en las condiciones adecuadas, es seguir contando con la Banda de Cabra.

«Salir de la Catedral fue el revulsivo de esta cofradía. Sacábamos 80 capirotes, de los cuales 25 o 30 no llegaban al barrio del Naranjo y la cofradía hoy, saca 300 capirotes»

–  El hecho de que la Hermandad de la Agonía salga el martes Santo desde la Catedral es un asunto que suele generar cada año cierta controversia. ¿Consideras este asunto algo inamovible¿ Es decir, la Agonía seguirá saliendo desde la Catedral?

La Hermandad de la Agonía sale de la Santa Iglesia Catedral y se recoge en la parroquia de Santa Victoria, en el barrio del Naranjo. Comandamos la catarsis hace muchos años. Creo que fue el revulsivo de esta cofradía. Sacábamos 80 capirotes, de los cuales 25 o 30 no llegaban al barrio del Naranjo y la cofradía hoy, saca 300 capirotes, y no es porque la Virgen esté en la calle o porque la túnica de nazareno sea más bonita que la de otras hermandades. Sencillamente, Córdoba no se puede permitir tener una cofradía la calle dieciséis horas un Martes Santo. 

«Ni el hermano mayor, ni nadie, puede llevar en su maletín la parcela de tesorería, la secretaria y la diputación mayor de Gobierno. No se pueden llevar adelante dos o tres parcelas»

– Háblanos de la estructura organizativa que queréis implantar en la cofradía.

La experiencia de antiguos mandatos respecto a la organización de la cofradía nos ha llevado a intentar crear un proyecto organizativo totalmente distinto, no novedoso, porque entendemos que debe haber cofradías que también estén estructuradas de la manera que nosotros la vamos a estructurar. Queremos dar un salto en cuanto al disfrute de la cofradía. Ni el hermano mayor, ni nadie, puede llevar en su maletín la parcela de tesorería, la secretaria y la diputación mayor de Gobierno. No se pueden llevar adelante dos o tres parcelas. Vamos a intentar estructurar la cofradía en 7 o 8 grandes parcelas que son los cargos que especifican los estatutos. Va a haber un hermano mayor, un teniente hermano mayor, y luego una primera línea en la que va a estar un secretario, un tesorero, un mayordomo, un prioste, un diputado de caridad, un diputado mayor de Gobierno… y ellos va a tener adscritos a su cargo dos, tres, cuatro o cinco personas, según el volumen de trabajo que tenga cada sección.

Vamos a intentar que los cabildos de oficiales sean muy ágiles en cuanto a toma de decisiones. En realidad se va a intentar que los cabildos de oficiales más que de toma de decisiones sean informativos. La idea es que cada grupo de trabajo trabaje con autonomía y con un planning de trabajo anual que se está ya confeccionando en el que cada parcela sepa perfectamente qué tiene que hacer, como lo tiene que hacer y qué plazos tiene que cumplir. En el fondo, lo que estamos intentando es organizar la cofradía para no quemar a la gente sino a que la gente disfrute de lo que está haciendo.

«Vamos a intentar estructurar la cofradía en 7 o 8 grandes parcelas que son los cargos que especifican los estatutos (y) evitar celebrar cabildos de oficiales con 25 personas en los que al final lo que se hace es divagar»

– Y también implica una profesionalización de la gestión…

Yo me dedico a la organización de congresos, en la empresa en la que trabajo. El teniente hermano mayor, Jesús López, es el gerente de esta empresa y de él viene esa manera de estructurar este nuevo mandato. Primero porque yo no puedo llevar siete parcelas, ni yo ni nadie, y lo que vamos a intentar es, más que profesionalizar, buscar gente que quiera trabajar y que crea en este proyecto de la hermandad. Estamos vinculando a cada área a un grupo de personas que se encuentre a gusto con lo que están haciendo. 

Estamos hablando de un equipo de trabajo que va a estar formado por unos 25 o 30 personas agrupadas por áreas de trabajo. Todos los miembros del cabildo correspondiente a cada área se van a reunir y van a tomar una decisión y esa decisión es la que el responsable va a trasladar al Cabildo de oficiales de la cofradía la Junta de Gobierno, por lo que la reunión de cabildo van a ser de 7 u 8 personas que van a ser las cabezas visibles de cada área, que van a ser responsables de su equipo de trabajo y van a gestionarlo. De este modo vamos a evitar celebrar cabildos de oficiales con 25 personas en los que al final lo que se hace es divagar.

«Vamos a preparar un arroz muy condimentado. Todos sabemos que la esencia de un buen arroz es tener un buen sofrito. Creo que en esta cofradía tenemos los mejores tomates, los mejores pimientos, la mejor cebolla, el mejor ajo…»

– ¿En qué va a cambiar la cofradía durante tu mandato?

Más que cambiar lo que pretendemos es que evolucione, dar un paso más de calidad, tanto en la gestión de la hermandad como en intentar que la gente se sienta a gusto en ella.

– Pero, de cosas de comer… ¿en qué va a cambiar?

(Risas) Pues mira, vamos a preparar un arroz muy condimentado. Todos sabemos que la esencia de un buen arroz es tener un buen sofrito. Creo que en esta cofradía tenemos los mejores tomates, los mejores pimientos, la mejor cebolla, el mejor ajo… compraremos un buen arroz, que no lo fabricamos nosotros y creo que ese conjunto es el que a mí me hace sentirme orgulloso de ser de la Hermandad de la Agonía y me hace pensar que tengo un bonito proyecto por delante y soñar con que dentro de tres años la gente quiera formar parte de la Junta de Gobierno de la Agonía. 

«No vamos a cambiar los capataces, no vamos a cambiar la Banda de cornetas y Tambores de Nuestra Señora de la Salud, no vamos a cambiar la banda de Música de Cabra, no vamos a cambiar quien viste a la Virgen, no vamos a cambiar quien pincha la cera…»

– Pero no me has contestado. En esencia has dicho que todo va a seguir igual, porque el tomate ya lo tenéis, el pimiento ya lo tenéis… ¿qué vas a cambiar de lo que ya hay? y no hablo necesariamente de personas…

Sí es verdad que en la Junta de Gobierno va a entrar gente nueva, que lleva muchísimos años en la cofradía y que nunca han querido estar en primera línea de fuego. En ese sentido, sí va a haber cambios de personas, porque va a haber hermanos que nunca han estado en primera línea ocupando cargos en esta Hermandad y que, en esta ocasión, han dicho vamos para adelante. No vamos a cambiar los capataces, no vamos a cambiar la Banda de cornetas y Tambores de Nuestra Señora de la Salud, no vamos a cambiar la banda de Música de Cabra, no vamos a cambiar quien viste a la Virgen, no vamos a cambiar quien pincha la cera… lo que si queremos cambiar es el espíritu de la gente; que cada vez nos sintamos más vivos y que cada vez que más hermanos queremos estar en la hermandad. Que logremos abrirla más a la gente, ser más visible en redes sociales, en la información que damos. Creo que somos una cofradía que produce mucha información. Pero las cosas no se cambian de un día para otro; más que cambiar personas queremos cambiar actitudes. 

«Desde el punto de vista de la Acción Social, tenemos muchos flancos abiertos. (…) están las casas de acogida y otros proyectos más accesorios, pero todo pasa por Zimbabwe»

– La Hermandad de la Agonía es una referencia en esta ciudad en el ámbito de la obra social, máximo exponente de la evolución experimentada por las corporaciones cordobesas. Hermandades como la tuya han propiciado que otras se hayan dado cuenta de que es uno de los elementos fundamentales que tiene que desarrollar cualquier cofradía. ¿Cuál es el objetivo de la agonía en este próximo mandato?

La obra social de esta hermandad tiene un nombre propio, el de la actual hermano mayor, Carlos Recio. Él es una cabeza pensante, auténtico dinamizador en este ámbito, siempre está inventando y todo lo que sale de su cabeza está enfocado a la caridad, a la solidaridad, a la acción social… desde montar una ducha en la hermandad para que quienes habitan en el campamento rumano que hay en Chinales vayan a ducharse o habilitar la hermandad para que estos niños reciban clase allí, hasta acoger a personas o proporcionar bolsas de caridad. Tenemos muchos flancos abiertos. Es verdad que nuestro proyecto más importante es la bolsa de caridad de la parroquia y, evidentemente, el proyecto de Zimbabwe. También están las casas de acogida y otros proyectos más accesorios, pero todo pasa por Zimbabwe, porque además no solo es un proyecto de la cofradía sino de toda la parroquia. Creo firmemente que va a seguir siendo nuestro proyecto estrella. Puede que a algunos cofrades esto no le interese, pero nosotros creemos firmemente que tenemos que seguir apostando por ello. 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies