Sevilla, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Entrevista | Jesús Díaz Lora: «El vestidor ha de adaptarse a la Imagen y sus características para sacarle el mayor partido»

Este conocido vestidor sevillano se sincera con Gente de Paz sobre uno de los oficios más valorados por los cofrades.

Jesús Díaz Lora habla de su labor en el Arte de Vestir a la Virgen María, recordando sus comienzos y aportando su visión sobre los vestidores de antes y de ahora, la técnica o la colocación del tocado sobre la Imagen.

Virgen de la Granada de la Puebla del Río vestida por Jesús Díaz Lora.

– ¿Cómo comienza su pasión por el arte de Vestir a la Virgen?

Mi pasión por el arte de vestir comenzó desde pequeño. Con nueve años me regalaron mi primera virgen y ahí comenzó todo.

«Con nueve años me regalaron mi primera virgen y ahí comenzó todo»

– ¿Cuál era el vestidor que más le llamaba la atención en ese momento? ¿Y ahora?

En ese momento no tenía un vestidor como prototipo a seguir, pero como casi todos los vestidores me he nutrido de la fuente de Don Pepe Garduño, Don Antonio Fernández (Fernand) y además he tenido la suerte de poder ver vestir en numerosas ocasiones a Don Diego Colchero, Don José Antonio Grande de León y a Don Miguel de los Reyes, grandes vestidores de los que también he podido aprender. Gracias a todos ellos he podido sentar las bases de mi estilo.

Ahora el vestidor actual que más capta mi atención es mi gran amigo Don José Antonio Grande de León, por supuesto también hay otros tantos como Don Pepe Aguilar, Don Pedro Bazán, Don Jorge Heredia (de Granada), entre otros tantos compañeros que realizan una gran labor como vestidores de vírgenes.

Virgen del Carmen de San Leandro, ataviada por Jesús Díaz Lora para su veneración del pasado mes de julio.

– ¿Recuerdas tu primer cambio a una Imagen Mariana de tamaño natural?

Mi primer cambio fue a la Virgen de la Soledad de la Puebla del Río, cuando tenía 16 años. Lo recuerdo con mucho cariño ya que fue mi comienzo en este mundo como vestidor.

«Mi primer cambio fue a la Virgen de la Soledad de la Puebla del Río, cuando tenía 16 años»

– ¿Con qué tipo de tocado te sientes más cómodo a la hora de vestir a la Virgen?

En el atavío de una Imagen es fundamental la correcta disposición del tocado, pero cada tocado tiene su peculiar dificultad.

Hay muchos factores que influyen a la hora de considerar complicado un tipo de tocado. Dependiendo de la imagen, del tipo de encaje, del tipo de tela o incluso de la idiosincrasia de la hermandad un mismo tocado en una imagen puede ser más complejo que en otra.

En un principio podría considerar que me siento más cómodo con los tocados de blonda porque el resultado a nivel estético es más llamativo.

«Hay muchos factores que influyen a la hora de considerar complicado un tipo de tocado»

– ¿Y el más complejo?

Se consideran como más complejos los tocados que se suelen hacer con telas más rígidas debido a su dureza a la hora de trabajarlas.

Virgen de la Estrella, del Resucitado de Utrera, vestida por Jesús Díaz Lora.

– ¿Qué requisitos debe tener, a su juicio, un buen vestidor?

Principalmente debe ser un vestidor polivalente, que se adapte a la imagen y a sus características para sacarle el mayor partido.

Al mismo tiempo debe saber darle las proporciones correctas y siempre vista pensando en la imagen y no en su propio estilo y lucimiento como vestidor.

– ¿Cómo calificaría la etapa actual en el Arte de Vestir a la Virgen?

Considero que estamos en una etapa muy buena debido a que hay un boom de vestidores potencialmente muy buenos en este arte, los cuales todos aportan algo, cada uno en su propio estilo.

«Todos los vestidores actuales aportan algo, cada uno en su propio estilo»

Las hermandades deberían apostar por nuevos vestidores que no tienen tanto renombre y así tener mayor variedad a la hora de presentar las imágenes y poder darle mayor valor a esta labor.

– ¿Está todo inventado en el atavío o se sigue arriesgando con propuestas nuevas?

Está todo inventado, pero como he comentado anteriormente, el poder abrir ese abanico a los nuevos vestidores potenciales nos aportaría una mayor riqueza en el atavío.

Virgen de Nazaret ataviada por Jesús Díaz Lora.

– Los grandes vestidores del siglo XX destacaban por su naturalidad a la hora de presentar a las Imágenes, con tocados de gran soltura. ¿Se sigue viendo esa naturalidad en los vestidores contemporáneos?

Estamos viviendo un momento en el que se está volviendo a esa naturalidad del siglo XX pero dentro de un marco en el que actualmente no se aplica el concepto de naturalidad como en esos tiempos.

Es decir, por ejemplo, si hablamos de las vírgenes en los años 70-80, las anchuras de poyeros que se aplicaban hoy en día no estarían bien vistas. Actualmente se visten las vírgenes más proporcionadas y siempre destacando su silueta pero intentando darle la mayor naturalidad y soltura posibles.

«Actualmente se visten las vírgenes más proporcionadas y siempre destacando su silueta (…)»

– En ese sentido, ¿Se está perfeccionando la técnica y la precisión en el atavío de la Virgen?

Sí, como he comentado en la anterior pregunta, se intenta dar una mayor precisión adaptando la ropa a la imagen para sacarle el mayor partido posible según sus características.

Virgen del Rosario (San Jerónimo), vestida por Jesús Díaz Lora para su última salida procesional.

– Ya finalizando, ¿Qué Imagen de la Semana Santa de Sevilla le gustaría vestir y por qué?

Mentiría si nombrase sólo a una, puesto que en Sevilla tenemos la suerte de poseer unas grandes tallas Marianas.

Es complicado poder escoger a una sola pero me gustaría vestir a la Encarnación de San Benito, a la Soledad de San Lorenzo, a la Virgen de las Lágrimas de la Exaltación, a la Virgen de Regla de los Panaderos, a la Virgen del Refugio de San Bernardo, a la Virgen de las Angustias de los Gitanos y otras tantas que podría nombrar.

Siempre con el debido respeto a sus actuales vestidores, pero es un sueño para mí con el que seguiré soñando.

«(…) En Sevilla tenemos la suerte de poseer grandes tallas Marianas»

– ¿Qué mensaje transmite a las futuras generaciones de vestidores?

Que sepan siempre ante todo que visten a la Madre de Dios, que lo hagan con el máximo respeto y cariño. Que sean sus propios críticos y que luchen y disfruten de este maravilloso arte que no deja de ser una vocación.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup