Portada, Sevilla

Fabre fascina con el cartel del regreso de Santa Lucía

La obra se impregna de aroma celestial, con ángeles remozando la talla de la religiosa

La Hermandad de Santa Lucía presentó en la noche de este lunes el cartel anunciador de la vuelta de Santa Lucía tras las labores de restauración acometidas por Enrique Gutiérrez Carrasquilla.

La portentosa obra pictórica lleva la firma del preclaro artista Álvaro Pérez Fabre, quien se está consolidando como cartelista de numerosos actos cofradieros.

La composición pictórica piramidal está realizada en óleo sobre lienzo con unas medidas de 73×60 centímetros, ocupando la Santa el lugar central y predominante.

Cartel del regreso de Santa Lucia, obra de Álvaro Pérez Fabre.

Destaca primeramente la presencia ángeles en la zona inferio, que ejecutan la labor de restauradores divinos de la imagen en una estampa de claro misticismo.

Todos ellos, describe a Gente de Paz el propio autor, parecen estar realizando alguna labor, menos uno, que aún siendo ciego, es el único que se percata de presencia de quien admira la obra; además de situarse éste último justo debajo de la bandeja con los ojos y palpar la espada de la mártir.


Es de resaltar también, como reitera el cartelista, que los angelitos están basados en el estilo de ángeles que realizaba su escultor Francisco Ruiz Gijón.

Justo detrás, explica Fabre, se puede observar un gran rompimiento de cielo, “demostrándonos que Santa Lucía es luz para todo aquel que la necesita”; señala el artista.


Igualmente entre los objetos que hay en la obra, en concreto el recipiente azul, se aprecia una abeja que se apoya en él, esta alude a Cristo como luz del mundo, y está relacionada con el trabajo laborioso y en equipo, como el que hacen los ángeles en el cartel.

Finalmente, unos querubines atraviesan las nubes y contemplan la escena, estos representan los hermanos fallecidos que ya gozan de la presencia de Santa Lucía.

Este sensacional cartel de Fabre es sin duda el preludio perfecto para ese momento esperado en que la Bendita Talla de Santa Lucía regrese a Santa Catalina para recibir el amor y cariño de todos sus devotos.