Portada, Sevilla

Fabre inunda de añoranza y unción el cartel de la salida de Santa Lucía

El color, las vivencias familiares y el clasicismo predominan en la obra

El fantástico pintor Álvaro Pérez Fabre ha hecho público su última creación con sabor cofrade: El cartel de la salida procesional de Santa Lucía.

Cartel de Santa Lucía, obra de Pérez Fabre.

El propio cartelista explica a Gente de Paz que este trabajo está protagonizado por la mártir retratada en una estampa antigua en blanco y negro, algo deteriorada.

También llama la atención, recalca Fabre, la presencia de dos personas, por un lado un hombre mayor ciego y por otro su nieto, esto alude a como los abuelos inculcan sus devociones a sus nietos, en este caso la de Santa Lucía. Dichos devotos son el propio autor de esta joya artística y su abuelo, impregnando el cartel de ese pellizco familiar tan personal.

En el otro extremo de la pintura, precisa el reconocido profesional, aparecen el relicario de la Santa y un metro de costurera, ya que la mártil también es patrona de los modistas. Todos estos elementos quedan unidos por un marco repleto de flores, dando así un toque alegre a la pintura.

Por último, respecto al fondo se utilizan cielos distintos en el cuadro: El del interior del marco un atardecer cálido; y el del exterior mucho más frío, dando así un contraste de colores que llaman bastante la atención y caracterizan el cartel.

Alvaro Pérez Fabre demuestra nuevamente su versatilidad y arrojo en esta obra, que completa la trilogía pictórica presentada por el cartelista durante el mes, y completada con el cartel de la vuelta de la Santa y la papeleta de sitio.