Sevilla, Varios

Fallece Sebastián Barrera Domínguez, antiguo hermano mayor del Buen Fin y uno de los grandes impulsores del Centro de Estimulación Precoz

La Hermandad del Buen Fin ha comunicado la triste noticia del fallecimiento de quien fuera Nuestro Hermano Mayor y Medalla de Oro de la Hermandad y uno de los grandes impulsores del Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin, Sebastián Barrera Domínguez. Sus restos mortales estarán en el Tanatorio de San Jerónimo en la Sala 15 desde las 09:30 horas. una nota pública en la que la corporación ruega «una oración por su eterno descanso a nuestros Sagrados Titulares».

Como todas las Hermandades de Sevilla, la Hermandad del Buen Fin sintió desde sus inicios una decidida vocación por la caridad, dedicando gran parte de su actividad y recursos al auxilio de los más necesitados. Buena muestra de ello era los masivos repartos de comida que se realizaban coincidiendo con la festividad de la Resurrección, así como las ayudas puntuales de todo tipo ofrecidas a personas del entorno que las necesitaban. Seguía, por tanto, una tónica muy similar a la de otras Hermandades de la ciudad.

Sin embargo, en el año 1982 se produjo un punto de inflexión en esta trayectoria cuando se acomete un proyecto ambicioso y, a la vez, arriesgado, un proyecto que, con el devenir de los años, llegaría a convertirse en el verdadero referente de la Hermandad y modelo de obras asistenciales de estas instituciones. Esta obra no fue otra que el “Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin”.

El día 4 de Junio de 1982 había resultado elegida una nueva Junta de Gobierno de la Hermandad encabezada, como Hermano Mayor, por Francisco Aparicio Rubio, y en la que se integraba como Diputado 2º de Caridad, Sebastián Barrera Domínguez, médico neurólogo de Sevilla. En uno de los primeros Cabildos de Oficiales que celebra esta Junta, el Hermano Mayor informó a los restantes miembros de la misma que la inclusión en ella de Sebastián Barrera Domínguez no era circunstancial ni accidental, sino que respondía a un proyecto que deseaba plantear a la Hermandad para que ésta lo sopesara y se decidiera, de considerarlo conveniente, a acometerlo.

Existía en aquellos momentos una necesidad social importante que no estaba atendida, la disponibilidad de un centro destinado al tratamiento gratuito de niños nacidos con discapacidad cuyas familias no dispusieran de medio económicos para acudir al tratamiento privado de estimulación precoz. La constatación de esta carencia es lo que hizo que la Junta de Gobierno acogiera con toda ilusión la idea y se decidiera a asumir, dentro de las posibilidades a su alcance, este tratamiento gratuito con la finalidad de propiciar el desarrollo y conseguir la integración social de estos niños que, de otra manera, no podrían recibir ningún tipo de tratamiento por no existir en Sevilla, en aquellos momentos y como se ha dicho, instituciones que lo prestasen de forma gratuita.

Superando las dudas que el compromiso económico y las posibles responsabilidades podrían producir, la idea fructificó y así el día 1 de Octubre de 1.982 se inaugura el “Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin” bajo la forma de asociación con fines totalmente altruista y sin ánimo de lucro.


Fuente documental | Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup