Portada, Sevilla

Fernando Vaquero impacta con su magnífico cartel del 75 aniversario fundacional de la Hermandad de Salud y Paz

La colorida escena recrea al Señor de la Salud montado en la Borriquita mientras recorre la ciudad de Jaén entre un mar de personas

El magistral pintor Fernando Vaquero ha deleitado a la ciudad de Jaén con la presentación de su impactante cartel conmemorativo del LXXV Aniversario Fundacional de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud entrando en Jerusalén y María Santísima de la Paz que ha sido desvelado este viernes en un acto que ha comenzado a las 20:15 en el Salón de Actos de la Real Sociedad Económica de Amigos del País.

Cartel Conmemorativo del 75 Aniversario Fundacional de Salud y Paz. Fernando Vaquero.

La excepcional obra de Vaquero emociona y deslumbra a partes iguales, por la belleza de su paleta de colores y la extraordinaria fusión entre ellos; y por la original escena que se plasma en ella: el Señor de la Salud, Imagen escultórica gubiada por José Antonio Dubé de Luque, se abre paso montado sobre su pollino, entre cientos de personas que lo reciben con palmas.

El autor, Fernando Vaquero, ha iniciado su discurso de explicación de esta obra de arte que indicando que el fragmento del Ángelus “El verbo de Dios se hizo carne y habitó entre nosotros”, resumiría perfectamente este trabajo.

«Con este cartel, ha explicado Vaquero, he querido bajar a Jesús de su trono, de su paso procesional desde el que lo vemos cada Domingo de Ramos; bajarlo también del altar donde se encuentra el resto del año y colocarlo entre todos nosotros: A nuestro nivel, lo más accesible y cercano posible, para poder con ello representar ese ‘habitó entre nosotros’ al que antes me he referido».

El artista ha continuado describiendo la obra, destacando que «la luz de la tarde entra por la puerta dorada de la ciudad de Jerusalén, pero que también podría ser la puerta de Jaén… porque, mientras concebía esta obra para vosotros, mi Jaén, se me antojaba un diminutivo de Jerusalén por el hecho curioso de que los nombres de estas ciudades empiezan y terminan con las mismas letras», recordaba.

Vaquero ha subrayado que «es así como he imaginado lo que ocurriría aquel domingo de hace 2021 años, el primer domingo de ramos de la historia. Yo, mientras pintaba el semblante de vuestro Señor, me preguntaba muchas cosas: ¿por qué le dio Dubé ese gesto ensimismado a vuestro Señor? ¿Por qué no hay sonrisa en su rostro en un momento considerado de júbilo y alegría?», interpelaba el pintor a los hermanos y devotos.

Y respondiendo a estas cuestiones, Fernando Vaquero ha revelado que «conforme lo fui pintando, me daba cuenta de que el maestro Dubé de Luque sabía lo que hacía: En este momento que yo he recreado miles de pensamientos se agolpaban a la vez en la cabeza de este Hombre. Él (Jesús), sabía en ese momento que sería su último domingo de vida como hombre , que ése sería el último momento feliz de su vida; y que a partir de aquel preciso momento comenzaba su pasión, y sabía también que con este gesto de entrar montado en un burro estaba cumpliendo la profecía hecha cinco siglos antes por Zacarías : Díganle a la hija de Sion: He aquí tu Rey, viene a ti, manso, y sentado sobre un asno», ha recordado Vaquero en su alocución.

El autor ha desvelado después algunos datos técnicos del cartel: Se trata de una pintura en óleo sobre lienzo que mide 130 x 89 centímetros; es un cuadro grande pero está pintado como si fuese uno pequeño, ya que los personajes son pequeños, y por lo tanto los pinceles utilizados son también reducidos, destacando que la cara del Señor apenas mide 2 centímetros y medio, y para algunos detalles de su rostro Vaquero se ha visto obligado a fabricar un pincel especial de muy pocos pelos para poder llegar a conseguir la precisión necesaria.


«Continuando con los datos técnicos, -ha expuesto- y ya que lo que conmemoramos y anunciamos con este cartel es el paso del tiempo, (el paso de 75 años) he querido representar este hecho de una manera especial: Al igual que las arrugas en la piel de una persona nos hablan de ese paso del tiempo, también la pintura tiene sus propias señales que nos hablan del paso del tiempo y una de ellas es el cuarteado, o lo que es lo mismo, que la superficie no es lisa sino que está agrietada, cuarteada, y esto es debido al paso del tiempo. ¿Por que les cuento todo esto? porque en las letras de este cartel yo he querido recrear ese efecto del cuarteado aludiendo así al paso del tiempo», ha explicado el pintor.

El cartel del aniversario de la Hermandad de Salud y Paz, la primera obra para Jaén del genial artista, supone sin duda otro ejemplo del gran talento y versatilidad de Fernando Vaquero que se supera una vez más, dejando sin palabras tanto a seguidores como a desconocedores de su ejemplar trayectoria.