Advertisements
Sevilla

Fernando Vaquero realizará el cartel del bicentenario de la Virgen de la Trinidad

La Junta de Gobierno de la Hermandad de la Trinidad ha designado al pintor sevillano Fernando Vaquero para que sea él quien realice el cartel conmemorativo con motivo del segundo centenario de la bendición de su dolorosa. La infinita creatividad de su arte acaba de asombrar y recibir el beneplácito unánime de todo el universo cofrade a raía del espectacular cartel que ha concebido para anunciar la Semana Santa de Sevilla. Fernando Vaquero, hijo y nieto de carmonenses, recibió de pequeño los consejos de su tío, el pintor Francisco Maireles. No obstante, no será hasta 2012 cuando la pintura llegue profesionalmente a su vida tras ser seleccionado para recibir las enseñanzas del renombrado pintor Antonio López.

Posteriormente, se formará con artistas de la talla de Eduardo Naranjo y otros grandes pintores de vanguardia, como César Santos, Golucho, Eloy Morales o Adrian Smith. Su obra se enmarca dentro del realismo figurativo, extendida incluso por exposiciones en el Reino Unido, Italia, Países Bajos, Alemania o Canadá. Fue el autor del cartel del Corpus Christi de Sevilla en 2016 y cartelista de otras localidades como Carmona o Dos Hermanas. También recientemente ha presentado el cartel del 75 aniversario de la hermandad de Torrijos de Valencina de la Concepción.

En 2014, Fernando Vaquero fue galardonado con el Premio de Pintura por el Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Sevilla, así como con el premio extraordinario en Historia de la Música por el Conservatorio hispalense, obteniendo el título de profesor de piano. Además, el pasado mes de enero, participó en la exposición “Reflejos de Murillo” en el Ayuntamiento de Sevilla junto a otros artistas de la talla de Nuria Barrera, César Ramírez, Irene Dorado, Javier Jiménez Sánchez-Dalp, Jesús Mendez Lastrucci o José Cerezal, entre muchos otros. En ella, llamó poderosamente la atención su obra El expolio, un óleo sobre lienzo que recoge los saqueos de las tropas francesas del mariscal Soult de los cuadros de Murillo que se encontraban en el Hospital de la Santa Caridad en 1810, durante la Guerra de la Independencia.

Cabe recordar que el pasado 25 de noviembre de 2018, festividad litúrgica de Cristo Rey del Universo, la Hermandad de la Trinidad celebraba cabildo general extraordinario para dar a conocer el proyecto del programa de actos ante la conmemoración del bicentenario de la hechura de la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza por el escultor Juan de Astorga Moyano y proceder, si así se acordaba, a autorizar la prórroga de un año para el mandato de la actual junta de gobierno, que preside como hermano mayor Juan Manuel Piñas Vázquez, para aplazar las elecciones a junio de 2020 y no convocarlas para el mismo mes de 2019. Entre los actos propuestos destacan una misa estacional que tendrá lugar en la Basílica de María Auxiliadora y un Rosario Extraordinario que tendría lugar, de recibir el preceptivo beneplácito de Palacio el 6 de junio de 2020. La hermandad ha previsto igualmente un interesante ciclo de conferencias y una exposición, así como la recepción de la medalla de la ciudad.

Una vez presentado el proyecto, en el que se contemplan ciclos de conferencias, convivencias, una exposición, publicaciones, cultos extraordinarios como un triduo y una misa estacional para febrero de 2020 y un rosario de la aurora con la Virgen para el sábado 6 de junio de dicho año, una exaltación y la solicitud de la Medalla de Oro de la ciudad de Sevilla, los hermanos procedieron a autorizar por una amplia mayoría la concesión de esta prórroga. El programa de actos conmemorativo, además, se extenderá desde el 19 de junio de 2019 hasta el 10 de junio de 2020. 

La historia de esta Dolorosa está perfectamente documentada, pues hay constancia de que el escultor Juan de Astorga contrató su realización en el año 1819 por la cantidad de 900 reales de vellón, firmando su finalización un año después.Los rasgos de ensoñación y ternura, propios de su autor, son ya un clásico en sus obras. Su cara presenta una ligera inclinación hacia el lado derecho, mostrando unos muy cuidados perfiles que denotan una indudable maestría en la técnica de la talla. 

Obra maestra de su autor, resume el conjunto de todo su talento y todas sus facultades, siendo ésta una de las Vírgenes que más han influído en los posteriores escultores neobarrocos a la hora de componer y configurar una línea a seguir dentro de su género. Por ello, a la indudable belleza de su hechura hay que añadir el importante valor didáctico que encierra, siendo éste uno de los logros mayores a lo que puede aspirar toda obra excepcional: el de ser un modelo digno de imitar.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup