Sevilla

Gran Poder y Dulce Nombre firman un nuevo arrendamiento de la capilla de San Lorenzo

Cuando apenas quedaban cuatro días para el Domingo de Ramos, las hermandades del Gran Poder y del Dulce Nombre firmaron el pasado 21 de marzo un nuevo contrato de arrendamiento de la capilla de la céntrica Parroquia de San Lorenzo Mártir. El acuerdo contempla una duración inicial de diez años, prorrogables hasta un máximo de cincuenta, mismo plazo que recogía el contrato original suscrito entre las dos corporaciones sevillanas el 26 de marzo de 1968.

Ante la inminente finalización del contrato, prevista para el próximo Lunes Santo, el acuerdo ha sido rubricado antes del inicio de la Semana Santa. El nuevo contrato incorpora, como anexo, una previsión de actuación para la conservación y restauración integral de los paños de azulejos de la capilla, datados en 1895, a desarrollar durante los próximos meses de verano. El acuerdo ha sido refrendado por ambos hermanos mayores, Manuel Casal del Cuvillo y J. Félix Ríos Villegas, con la presencia y firma como testigo del párroco de San Lorenzo, Francisco de los Reyes Rodríguez López. Así mismo, a la reunión ha asistido una representación de las juntas de gobierno de cada corporación.

Con esta firma se prolonga la estancia de la hermandad del Dulce Nombre en la capilla que antaño ocupó la hermandad del Gran Poder en la Parroquia de San Lorenzo durante, al menos, los próximos cincuenta años, al tiempo que se renuevan y fortalecen los lazos fraternales que unen a ambas cofradías.

La capilla

La capilla debe su estructura actual a las obras realizadas entre 1712 y 1717 y 1895. Ambas reformas fueron efectuadas gracias a la cesión de tres parcelas de terreno por parte del Cabildo a la Cofradía de Nuestra Señora del Traspaso, que venían a formar parte de la calle Eslava. La capilla era propiedad de Alonso Fernández de Treviño, traspasada por sus sucesores Pedro y Domingo de Pleragullano a la hermandad del Gran Poder el 28 de octubre de 1703. Más de dos siglos y medio el Señor de Sevilla moró en la céntrica Parroquia de San Lorenzo, hasta que el 27 de mayo de 1965 los titulares de la cofradía de la Madrugá efectuaron su entrada por vez primera a la Basílica de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder. 

En contrato de 26 de marzo de 1968, día que paradójicamente es Martes Santo en este año, la hermandad del Gran Poder cede la capilla en título de arrendamiento a la hermandad del Dulce Nombre, por un periodo de cincuenta años y al simbólico precio de 3000 pesetas anuales. La cofradía propietaria establecía la condición, expresada en la estipulación 6ª de la escritura, “que el camarín del Altar Mayor sólo puede ser ocupado por la Titular de esta última Hermandad, la Santísima Virgen del Dulce Nombre, ya que es deseo expreso de la Hermandad propietaria, que el sitio que durante tantos años ocupó el Señor sólo pueda ser ocupado por su Santísima Madre”. En prueba de cariño y agradecimiento a la hermandad del Gran Poder, en 1968, la corporación del Dulce Nombre le otorgó la Medalla de Oro de la cofradía, que figura prendida en su estandarte corporativo.

En este 2018, se cumplen, por tanto, cincuenta primaveras desde que Jesús ante Anás y María Santísima del Dulce Nombre se convirtieran en los nuevos vecinos de una de las plazas más populares de Sevilla.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup