Advertisements
En mi Huerto de los olivos, Opinión

Hasta los webs de los progres

Decía una canción de un grupo musical “Golpes Bajos” que se titulaba “Malos tiempos para la lírica” allá por el año 1998, ponía un poco en relieve la situación social de aquella época -sólo hace 21 años- y parece que vuelve a la realidad de nuestros días. Es triste ver lo que sucede al noreste de nuestro país de unos imbéciles, empeñados en dar al traste con lo que hemos conocido durante 40 años y donde creo que nos ha ido bastante bien, nos va y quizás nos vaya.

Entre esta “gentuza” irracional que se nutre de un grupo de progres de izquierdas, resentidos y amargados, que sólo quieren destruir lo que tenemos en nuestra historia reciente de nuestro país. Y por supuesto si esto tiene que ver con la Iglesia Católica aún más, y es que les pone. Nos difaman y ensucian con sus bocas olientes a odio, frustración y venganza que no sé de dónde sacan tanta mala leche.

Y es para callarles la boca. Estaba el otro día dando un paseo, por mi ciudad, y mirad por dónde paseaba delante de una Parroquia cordobesa. Y es de estas veces que te llama poderosamente la atención ver quien estaba en la puerta. No fue de estas veces que entras para ver al Santísimo. Ni entras para rezar una breve oración. Me fijé que esperando en la puerta a la llegada del párroco, había dos musulmanas, ataviadas con sus largos vestidos y sus cabezas recubiertas con un pañuelo. Sus rasgos físicos las delataban como musulmanas, no hay opción al equívoco. De esta guisa me quedé por allí, remolinando e intentado ver qué podían querer estas dos mujeres.

Y no tuve que esperar mucho tiempo, para ver como llegaba el párroco de dicha Parroquia. Y claro el saludo fue correcto y cordial, no me esperaba otra cosa por parte, por parte del sacerdote católico. Y al ver el saludo, me quedó claro que se habían citado en aquel lugar a dicha hora. Pensaba que le iban a consultar algo a dicho sacerdote, pero cuál fue mi sorpresa, que escucho como le invita al interior de sus dependencias para darles comida para sus respectivas casas.

Madre mía, no poder plasmar con una foto, aquel instante. Cómo me hubiese gustado poder hacerla, y mostrarla por doquier a estos grupos de “progres” para que vieran que un sacerdote de una Parroquia Católica, les daba comida a dos mujeres musulmanas. Hay que ver lo mala que es la Iglesia Católica. Me da regusto, de ver aquella situación, porque no me imagino a ningún “progre” con sus organismos dar comida a españoles, sean de la religión que sean. Vamos que ni a unos y a otros les dispensan comida ni alimentos.

Lo dicho, hasta los “web” de los progres. Que sigan con su camino retrógrado y arcaico, que van a llegar muy lejos.

Sean felices y extrapólenlo, no se lo guarden solo para ustedes. Hasta la semana que viene.

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies