En mi Huerto de los olivos, Opinión

Hemos perdido el raciocinio

De verdad, que hemos perdido el raciocinio, es difícil de entender la cantidad de barbaridades que se pueden leer por las redes sociales por no respetar la opinión de una persona.

Cuando vemos la cantidad de barbaridades que el actual Gobierno de España con la nueva ley que ha sacado donde una niña menor podrá abortar y no tener ni aún siquiera 3 días para ver otras opciones, otras posibilidades, que sean aconsejadas, qué podemos esperar del actual gobierno que intenta llevar los designios de este país.

Qué podemos esperar de esta izquierda progresista que gobierna y que solo sabe faltar el respeto a las personas que no piensan como ellos, cómo pueden opinar que una menor pueda decidir sobre si seguir adelante con un embarazo o quitar la vida de un nonato, habría que ver todos los puntos de vista para tomar ese tipo de decisiones.

Y lo peor de todo, que en el momento que no se siguen los pasos que ellos quieren dar, opinar lo mismo que ellos, todo se llena de insultos. Disculpen yo no pienso como ellos y voy a tomar mis decisiones y si no me gusta lo voy a decir, pero yo para ello no tengo que insultarte porque tú opinas lo contrario a mí.

Después como siempre el ataque más fácil a la Iglesia, los creyentes y a todos los que no pensamos como ellos.

Si de verdad creéis que en este país no se toman decisiones justas porque no os vais a esos países de Asia. Ver cómo tratarían a personas que sean homosexuales o que no tuviesen las mismas creencias que ellos o la libertad de las mujeres, iros allí a ver cómo os va. Yo voy a seguir respetando vuestra decisión y por supuesto para ello no necesito insultar a nadie.

Lo que es infame que una menor de edad para una decisión tan importante tanto para su vida como la de esa nueva vida que trae en su vientre pueda tomar ella sola esa decisión. Cuando después para sacarse un móvil necesita a sus padres, para irse de viaje necesita a sus padres, y para tantas otras cosas necesitan sus padres.

La demagogia humana es difícil de entender y nosotros lo hacemos aún peor. Me invade una tristeza que no llego a aguantar. Nos estamos volviendo en verdaderos locos de nuestros egos, en sabandijas humanas de sectarismos y sectarios por nuestra falta de respeto hacia los demás.

Está visto que quien cumple las leyes está mal visto y el que las incumple es el puto amo, ver para creer.

Sean felices y extrapólenlo, si les dejan los sectarios y sectarismos. Se nota como la oscuridad le gana a la luz, y cómo dice el refrán de hoy por San Gil, enciende tu candil.