Sevilla, ⭐ Portada

Jesús Zurita regala a Osuna una obra única para ilustrar su próxima Semana Santa

El Auditorio de la Casa de la Cultura de la ciudad de Osuna ha sido el escenario elegido por el Consejo de Hermandades y Cofradías de la ciudad de Osuna para desvelar el magnífico cartel realizado por el artista cordobés Jesús Zurita para anunciar la próxima Semana Santa del municipio sevillano. Una espectacular obra cargada de simbología, nexo común en la obra de Zurita que explicó en la presentación que «el Gólgota era llamado como el lugar de la calavera porque, conforme a piadosa tradición, allí se encontraba la tumba de Adán, en un monte que orográficamente guarda la misma tenebrosa forma en sus perfiles; eso sería de tal modo porque la tierra abrazaría con muerte la muerte del primero de los hombres, el que trajo todas las muertes. Tenía que ser así para que, llegado el momento concreto, -el instante preciso-, la sangre de Cristo cayera sobre la calavera de Adán y, de ese modo, quedase vencida la muerte a través del sacrificio de Cristo. “si por un hombre vino la muerte también por un hombre vino la resurrección”.

Zurita ha narrado en su intervención que «la tierra contenía la muerte pero de ella surgió, creció y se levantó la vida, floreció la vida cuando la tierra fue regada. El verdadero y más puro Árbol de la Vida es una cruz, porque las cruces se alzan, se levantan, suben hasta parecer tocar el cielo, conectan la tierra con el cielo. Ahí residía, y reside, el tesoro precioso del Sacrificio, su valor era, y es, que fue capaz de hacer brotar la vida, la eternidad, la infinitud y la trascendencia, todo ello bajo la forma pulcra de la belleza». «La belleza -ha subrayado el artista- no es una forma vacua de brillos superficiales. La belleza es una suerte de forma de encarnar a Dios en el mundo, un signo de que la encarnación de las cosas divinas es posible, un casi tocar las cosas divinas con los dedos de los sentidos cuando la emoción hace que el alma lata, vibre. La belleza no está muerta, ni lo estará nunca porque se mueve por el terreno infinito de lo clásico, de lo extraído de todo tiempo. La belleza no se marchita».

En su discurso, Zurita se ha preguntado en voz alta «¿Alguien sabría decir cuánto dura la emoción de la belleza? ¿Es un instante, un chispazo? ¿Acaso un siempre?», para desvelar al numeroso público asistente que «Ahí reside el más verdadero y único sentido profundo de la Semana Santa, en que fue, es y será capaz no ya de adornar a la muerte con belleza, sino de hacer de la contemplación de la muerte una experiencia estética». Y es que, en la interpretación del artista, «La belleza ha de entenderse como una epifanía, la belleza es una epifanía. La Semana Santa manifiesta la belleza en el verde con que se viste la esperanza, en el azul que figura el espacio sin fronteras de un cielo estrellado. La belleza es eso que hace que un elemento de martirio sea una cruz, fulgor de plata ornamentada, la belleza cristaliza la sangre, ¡no la seca! y la convierte en piedras preciosas, la belleza hace que las lágrimas nos parecieran brillos que juegan en la rosada curva de los perfiles perfectos de unas mejillas. La belleza, desde su sentido dogmático, tiene que ser nuestro camino, la belleza es el camino de nuestra vida».

«Esta, al menos en pretensión, ha sido la motivación a la hora de pintar este cartel; agradezco al Consejo la confianza depositada en mí, así como el trato justo y correctísimo de Álvaro, gracias por haberme permitido pintar para un lugar tan hermoso como Osuna, donde hay un Cristo que aún teniendo el costado traspasado no está muerto, -pues tiene los ojos abiertos-; tan vivo y tan eterno me resulta que a mí me parece que lo que brilla en su sangre son piedras preciosas y corales rojos», ha concluido un Jesús Zurita que ha vuelto a ofrecer al universo cofrade una obra única, magistral e irrepetible, aportando, en virtud de su personalísimo modo de entender la cartelería religiosa y cofrade, otra dimensión, otro lenguaje, a un género tal vez necesitado de artistas que profundicen en senderos innovadores pero sin caer jamás en discursos vacíos que solamente buscan el mero efecto publicitario. Jesús Zurita ha vuelto a lograrlo, para orgullo de Osuna y de toda la geografía cofrade.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen