A paso mudá, 💙 Opinión

Una moda oculta

Las modas hace mucho que llegaron al mundo de las hermandades y cofradías, y por supuesto, al de las bandas y agrupaciones musicales. Son muchas las que podemos ver día a día, pero hay otras que se hacen de forma oculta y que hay que fijarse con lupa para darse cuenta.

En el ámbito musical, es frecuente ver todo tipo de bandas, desde pequeñas que salen por poner música a las hermandades de sus propios pueblos, hasta grandes como ya conocemos todos. Todo muy respetable siempre, hasta que una banda se quiere hacer grande en torno a una persona o un grupo de personas.

Cada vez es más frecuente adaptar una banda a una persona o un grupo de estas, con el fin del lucimiento propio. He llegado a escuchar (des)arreglos de marchas para que una persona haga un solo porque sí, porque ella lo vale y es lo que supuestamente atrae al público. Cornetazos y trompetazos fuera de lugar a modo solista a lo largo de una composición, para crear un espectáculo fuera de lo normal y que, para nada, puede engrandecer a largo plazo a una formación.

Después, pasan cosas y no hay solución viable. Si esta persona o grupo de personas, por cosas de la vida, no pueden ir a tocar, ¿la banda no sale? ¿Se hacen arreglos exprés? ¿Se va a la aventura? El protagonismo de una banda, sobre todo, lo hace el propio grupo trabajando día a día para que todo vaya lo mejor posible. No se puede condicionar una banda por una persona. No se debería ser músico cofrade poniendo condiciones.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup