Advertisements
De Cerca, Sevilla

José Antonio Fernández Cabrero: “Respeto que Antonio Santiago no quiera llamar al palio, pero no lo comparto. No hay mejor capataz”

"Si la Macarena no cambia el sentido desde el año 1624, y se va por un sitio nuevo, que no me digan que nadie hace más esfuerzo que la Macarena"

El barrio de la Macarena es sin lugar a dudas uno de los barrios con más sentimiento y sabor de la ciudad. El ambiente de las calles es acogedor, y a su vez, te invita, de manera amable y generosa, a formar parte de él. El barrio de la Macarena tiene principio y fin, que no es otro, que un semicírculo que comienza en el Señor de la Sentencia y termina con la poderosa imagen de la Virgen del Rosario. El barrio de la Macarena, es de Ella, siendo de éste, corazón y alma de todo sevillano. El barrio de la Macarena tiene una Puerta del Cielo y se llama Arco, el Arco de la Macarena. El barrio de la Macarena tiene una iglesia donde hablarle a Dios -porque allí no se reza, se habla con Él- y éste, siendo sevillano, le dio a su Madre. Que también es de San Gil. El barrio de la Macarena no es egoísta y se la presta a Sevilla, siendo de ésta, Señora, para que por ella se pasee como Reina. Las mañanas del Viernes Santo aparece cansada, y en su barrio, entre llantos, no le dicen Macarena, sino Esperanza.

Allí nos recibió, como se recibe a un viejo amigo al que hace tiempo que no se ve, José Antonio Fernández Cabrero, que recientemente tiene las riendas de llevar a la hermandad por excelencia de la Semana Santa. Nos abrió el corazón de Sevilla y enmudecidos, la Virgen nos llamó. Porque la Esperanza te llama. A lo que me pregunté, ¿Cómo se mira a los ojos a la Madre de Dios? Y al segundo, yo mismo fui capaz de contestarme ante la belleza que contemplaba. Porque a la Esperanza Macarena hay que mirarla con el corazón, y es Ella quien te mira y te atrapa en un suspiro, en el vaivén de un aliento que se escapa entre lágrima y lágrima de sus mejillas sonrojadas. Me miró y mi cuerpo la sintió, como se siente al primer amor.

“No creíamos en una hermandad si  no es fraterna, caritativa y social”

― ¿Cuáles piensa que han sido los puntos fuertes en la candidatura que se ha alzado con la victoria en estas últimas elecciones?

El bloque y el ideario. El bloque del equipo esencialmente, y el ideario. Es decir, era una candidatura que pensaba en tareas sociales esencialmente sin abandonar los principios de la hermandad, sin abandonar los conceptos del culto y de la formación, pero orientada mucho hacia el área social y el área de la caridad. Por eso, siempre repetíamos las mismas palabras. No creíamos en una hermandad si esta no es una hermandad fraterna, caritativa y social. El punto fuerte fue ese y el equipo.

“Siempre decíamos en equipo, “más arriba”, “más arriba”, “más allá”. “más lejos”, y por eso ves en el programa que queremos aumentar la caridad en un 50%”

― ¿Piensa que antes no lo había?

Siempre lo ha habido, porque la hermandad ha destacado siempre por unos cultos muy solemnes, ha destacado por una asistencia social potente y siempre lo ha sido. Y ha destacado, no en vano, yo estuve doce años dedicado a la formación, por una formación muy acentuada. Pero nosotros vamos un poco más allá, teníamos un lema en campaña que decía: “más arriba”. Soy montañero, así están mis rodillas hechas cristales de tantas montañas, subidas y bajadas. Y siempre decíamos en equipo, “más arriba”, “más arriba”, “más allá”. “más lejos”, y por eso ves en el programa que queremos aumentar la caridad en un 50%, ese concepto no se entiende hoy. Cuando las empresas crecen un 2,3% o 2,7%, el PIB crece un 0,8%, 1,2% o 1,8% en estos últimos años, pues cuando hay un crecimiento del 50% en asistencia social, estas yendo mucho más arriba, mucho más allá.

Queremos una formación, que la hay y buena, pero mejor y más avanzada, que genere cambios de conducta y ayude a la persona, dando un salto cualitativo. En los cultos, que siempre en la Macarena han sido solemnes, además de unos buenos oficios queremos realizar una elección muy, muy estudiada de los predicadores. Unas predicaciones que vayan en consonancia con lo que ensañamos, y que no venga aquí un predicador a hablar del Señor de la Sentencia y se ponga hablar solo de nuestras espinas y nuestras coronas. Sino, cómo el Señor de la Sentencia, con su virtud, puede ayudar al hombre hoy en día y cómo puede hacerlo la Virgen de la Esperanza a través de la Esperanza, que es una virtud, y con la fe. También está la caridad y las cardinales, la prudencia, la justicia etc. Predicar cómo ayuda esto al hombre. Es el avance que queremos en el culto.

“Del anterior hermano mayor he aprendido la resistencia frente a las adversidades”

― ¿Qué ha aprendido Fernández Cabrero del anterior Hermano mayor?

Mucho. Mucho es mucho. Mucho significa que del anterior hermano mayor he aprendido, primero, la gran capacidad que ha tenido de comprender la versión tan plural de la junta. Segundo, la entrega. Tercero, la tenacidad y la perseverancia cada día aquí. Cuarto, la resistencia frente a las adversidades y frente a los momentos en los que no todos estábamos dispuestos a estar todos los días y todas las horas y entregados. Aprendí eso de Manolo y sobre todo la visión de los años. Tienes que ser un buen alumno para aprender a templar los espíritus y para poder templar a todos.

― Por lo cual, ¿se considera buen alumno de él?

Claro. Del aprendizaje que he obtenido de él, sí. Un buen alumno. Como buen alumno he sido de otros hermanos mayores con los que he estado relacionado, como Joaquín Sáez de la Maza, que ese sí era tenacidad, perseverancia, constancia, vamos, tremendo. Y de José Luis de Pablo Romero, el talante, la elegancia en el trato, la educación y sobre todo la contemplación de la persona por encima de todo.

“Todos pensando lo mismo y en la misma dirección aporta poco. Un equipo de quince personas se hace grande cuando sobre un mismo punto de vista hay varias versiones. Eso lo enriquece”

― Mellet, afirmo que las hermandades no son un partido político por lo que no debería de haber diferencias ¿Las hay en la Macarena?

Si, y no sería bueno que no las hubiera. Yo llamo diferencia a carisma, llamo diferencia a modos de comprender la gestió. Si no hubiera diferencias, esto sería muy homogéneo. Todos pensando lo mismo y en la misma dirección aporta poco. Un equipo de quince personas se hace grande cuando sobre un mismo punto de vista hay varias versiones. Eso lo enriquece.

Mellet dice que las hermandades no son un partido político, pero Mellet está diciendo que no nos tratemos entre hermanos, con comportamientos de partidos políticos. No entro en qué comportamientos porque todos los sabemos. Mellet dice que no somos un partido político, somos una hermandad. Con carismas diferentes, pero tenemos que ponerlo al servicio común del último fin esencial de la hermandad.

Entiendo que Antonio Mellet, lo que está diciendo es que, de aquellos doce que le acompañaban, había unos que le pedían que los sentaran a izquierda o derecha, había otro que decía que diera un paso adelante y que, si no lo daba, lo iba a forzar él. Que es en definitiva lo que hace Judas, intentar forzarle. Había otro que le dice que lo va a seguir hasta la muerte, y lo niega tres veces al cabo de poco. Son carismas que siempre existen en todas partes, pero todos fundaron la iglesia católica que tenemos hoy.

“No entendí (las declaraciones de Carlos López Bravo), pero sé que todos tenemos un día malo o un mal momento. (…) Creo que puede ser el cariño que tiene a Santiago el que lo ha podido distraer un poco”

― ¿Qué opina del mensaje del secretario del consejo que colgó en redes sociales declarando que le pedirá a la Macarena ver de hermano mayor a Santiago Álvarez porque es de justicia? ¿Su victoria, por lo tanto, es injusta?

Esa pregunta es muy interesante y tiene dos respuestas. La primera: yo creo que Carlos López Bravo es una persona excelente y un gran macareno. Carlos iba en otra línea, era un adversario mío en la campaña. Pero es una persona excelente. Desconozco por qué hizo esas declaraciones porque no se corresponden con su prudencia. Carlos López parado es una persona excelente.

Es un gran macareno, un macareno practicante. Hace poco he estado con él en la sabatina. Ha sido permanente en la sabatina y en los cultos, como cristiano practicante. Desconozco por qué sale de ese discurso y entra en otro. Porque efectivamente da a entender, que no son justos los resultados de las urnas, pero eso que ha pronunciado no creo que vaya con su forma de ser. Algo le pasó cuando hizo esas afirmaciones. Tendría un día malo, pero es una bellísima persona. Yo no lo entendí, pero sé que todos tenemos un día malo o un mal momento.

― Entonces, ¿su victoria no es justa?

No, no, no. Mi victoria es justa. Porque lo han dicho 2058 personas. Creo que puede ser más el cariño, que es bueno, y el afecto, que también es bueno, que tiene a Santiago el que lo ha podido distraer un poco. Pero si hablásemos de nuevo con Carlos y le hiciéramos la misma pregunta mirándonos a los ojos, no diría eso. No lo diría.

¿De verdad (el Calvario) es la que más se sacrifica cuando una hermandad como la Macarena, que desde 1624 no cambia su recorrido, se va por otro sitio dejando libre la calle Cuna?

― Horas de reunión para que se garantice la seguridad de todos en la próxima madrugá. ¿Qué opina el hermano mayor de la Macarena al respecto del enfado del hermano mayor del Calvario que ha hecho público mediante un comunicado?

Yo respeto que mi buen amigo, el hermano mayor del Calvario, haga esas declaraciones, lo respeto. Respeto que diga que ha sido la hermandad que más se ha sacrificado. Pero yo le preguntaría ¿de verdad es la que más se sacrifica cuando una hermandad como la Macarena, que desde 1624 no cambia su recorrido, se va por otro sitio para conseguir abrirse para obtener seguridad, dejando libre la calle Cuna? ¿No se está sacrificando? Eso significa que no está cubierta la calle Tetuán, la calle Cuna y la calle Sierpes. Una se ha marchado de calle Sierpes y la ha dejado libre. Con lo cual, en caso de un problema, hay una gran evasión por ahí, que está libre para la gente.

Si la Macarena no cambia el sentido desde el año 1624, y se va por un sitio nuevo, que no me digan que nadie hace más esfuerzo que la Macarena. Pueden hacer un esfuerzo similar, igual, parecido, pero el que más esfuerzo, no. Creo que no hay una hermandad que cambie un camino de regreso que no se ha tocado desde 1624. No, que no me digan eso.

“Andando sobre los pies, que es elegante, gracioso, grácil, es como tiene que ir la Virgen de la Esperanza, y ganando tiempo”

Ahora bien, dicho esto, nosotros nos vamos por ahí para ser solidarios con la Madrugá, con nuestras hermandades. Nos vamos por ahí, para ser solidarios con las autoridades civiles, que buscan y piden que les ayudemos con la seguridad. Y para ser solidarios no, generosos, cuidadosos, y mimosos, darles mimo a nuestros costaleros y nazarenos, para que transiten con más velocidad, mejor y sin parones, con comodidad, dentro de la comodidad que se puede pedir a un nazareno que está doce horas en la calle, no hay ningún confort, ni ninguna comodidad, pero hacemos eso porque entendemos que también así la propia cofradía entra antes. El problema de la Madrugá no son los horarios, no es por donde paso y los cruces, el problema de la Madrugá es que cada uno no andemos a más velocidad, cuando podemos hacerlo. Levante el paso y ande. Díganle al costalero que no tan despacito.

Nosotros recordamos que antiguamente los costaleros antiguos, iban “pum, pum, pum” (da ligeros golpes en la mesa) andando sobre los pies. Se ha cogido recientemente en prensa mi expresión “la Virgen de la Esperanza Macarena puede estar a la una en el atrio andando sobre los pies”. Claro, andando sobre los pies. Y andando sobre los pies, que es elegante, gracioso, grácil, es como tiene que ir la Virgen de la Esperanza, y ganando tiempo.

“Conozco la fuerza de la Madrugá (…) cuando en la calle esté la Virgen de la Esperanza, el Señor del Gran Poder, el Calvario, los Gitanos, el Silencio, cuando en la calle estemos todos y Triana, a ver si hay poca gente”

― A pesar del esfuerzo de las hermandades se prevé una madrugada con escaso público en las calles ante lo sucedido en este 2017. ¿Qué hará la junta de gobierno de la hermandad de la Macarena para que esto no ocurra?

No me lo creo, por dos cosas. La primera, es que no conozco cual es la base sobre que la gente se pronuncia para decir que habrá menos público. Conozco un poco esta ciudad. Vengo oyendo esto desde que entramos el año pasado. Yo digo, ¿en qué se sustenta? ¿En una corrida de gente hacia un lado? ¿En una espantada hacia otro? ¿En qué se sustenta? Bueno, hubo cosas, pero no hubo grandes desmanes. Hubo movimientos. No conozco que hubiera muchos heridos ni ingresos. No conozco nada de eso, pero si conozco la fuerza de la Madrugá. Cuando en la calle esté la Virgen de la Esperanza, cuando en la calle este el Señor del Gran Poder, cuando en la calle este el Calvario, cuando en la calle esté los Gitanos, cuando en la calle esté el Silencio, cuando en la calle estemos todos y Triana, a ver si hay poca gente. Ya lo veremos.

Yo pienso que no. ¿De dónde sacan que va haber menos? ¿Y qué va a ocurrir? Nada. Lo que va a ocurrir es que nosotros vamos a ir por otro lado y vamos a dejar un gran circulo de seguridad para que transite el Silencio por Cuna y luego se quede la calle tranquila. No tengo ninguna base con rigor para decir que va haber menos gente. La Macarena hará lo que tenga que hacer. Salir, transitar lo mejor posible y llegar a casa lo antes posible. Los gamberros se pueden evitar. Hay que saber subrayarlo.

“No se puede impartir cualquiera formación. Un ciego no puede guiar a otro ciego”

― Su apuesta por potenciar el aspecto caritativo de la hermandad ha calado bastante entre los hermanos ¿se mantendrá esta iniciativa debido a la actual crisis o quiere hacer de este aspecto uno de los principales bastiones de la corporación?

Queremos. Queremos todos, los quince miembros de junta de gobierno y todo el equipo que nos asesora y está trabajando con nosotros para hacer de esto nuestro referente. No entendemos una hermandad que no esté aplicada esencialmente a la caridad. Aunque son tres los pilares, pero es que hay algunos que van solos. El culto va solo, no hay que hacer cosas. La formación hay que mejorarla. En contenido y en la forma expositiva de la misma de impartir formación. No se puede impartir cualquier formación. Un ciego no puede guiar a otro ciego. Ahí creceremos, pero esencialmente en la asistencia social. Hace unas semanas dimos de comer a unas cincuenta y un pobres en un restaurante en Sevilla.

“Nuestro párroco me dice: José Antonio, cuando hagas obra social en nombre de la institución la mano izquierda debe de saber lo que hace la derecha”

― De hecho, hubo polémica por la publicación de ciertas fotos.

Sí, tenemos 15000 hermanos y alguno puede decir algo. A ese hermano, de la polémica, me gustaría decirle: si yo cuento lo que te he hecho a ti en caridad estoy incumpliendo la ley de que la mano derecha no tiene que saber lo que hace la mano izquierda. Si yo cuento como institución, como hermandad de la Macarena, la obra de caridad realizada, cumplo con las palabras del señor Arzobispo y del señor Pedro, el párroco de san Gil. Nuestro párroco me dice: José Antonio, cuando hagas obra social en nombre de la institución, la mano izquierda debe de saber lo que hace la derecha. Deben de darse a conocer la caridad que realizan las hermandades, pero cuando se haga en particular, no.

Curiosamente hay personas que hablan así y han sido ayudadas. Nunca se ha conocido que se haya dicho nada. Por lo tanto, hay que reflexionar y decir, cuando me han ayudado a mi, no han dicho nada. Es que es curioso. Leí a la persona y dije, vaya por Dios. Le podía decir: ¿he dicho algo de ti? No, nunca. Ahora estoy hablando de la hermandad. Además, ¿cuál es el problema de que me haga una foto sirviendo? No han sacado a nadie. Y luego, han sacado una foto de los voluntarios y de la gente que han estado ahí, algunos estaban tan felices que se querían hasta fotografiar.

“Prefiero hacer y equivocarme, que no hacer nada. Quien nada hace ya se está equivocando”

El problema es otro. ¿Qué es más importante? ¿Hacer algo por una fotografía o por no tener fotografía no hacer nada? Yo puedo no hacer nada, y no me equivoco. Prefiero equivocarme dando una ayuda a cincuenta y una personas conviviendo, “combebiendo” también, sirviéndoles y atendiéndoles, y luego dando el agradecimiento al equipo de voluntarios. Prefiero hacer eso y equivocarme, que no hacer nada. En caridad, quien nada hace, ya se está equivocando.

“A Antonio Santiago le estoy enormemente agradecido por su exquisito trato”

― ¿Qué opina con la decisión de que Antonio Santiago no quiera continuar siendo capataz auxiliar de la corporación?

A Antonio Santiago le estoy enormemente agradecido por su exquisito trato, por la forma tan amable con la que se desarrolló nuestra conversación, cuando le comunicamos nuestra decisión. Un agradecimiento por su comportamiento. Respeto mucho que Antonio no quiera llamar al palio, lo respeto mucho pero no lo comparto, porque creo que debiera de llamar, porque creo que es el mejor para llamar, porque no hay otro. Y él debiera de ser consciente de su fuerza, de su potencia. No hay mejor capataz, la hermandad no esta más segura con nadie para hacer eso.

“Queremos insertar los costaleros en el plan general de la hermandad y los fines esenciales y últimos de la cofradía”

Había otra área que es lo que se le plantea, que es el área relacional, que entra dentro de un discurso general, no de un discurso del capataz. En esta mesa ya se ha sentado también Marcos Rojas como responsable colectivo. A Antonio Santiago se le expone el plan general de la hermandad y se le dice: Queremos insertar los costaleros en el plan general de la hermandad y los fines esenciales y últimos de la cofradía. Como con el resto de colectivos, la coral, la centuria banda, tanto infantil como adulta, de esta manera, los diputados, los acólitos, la Juventud… se les marca la línea colectiva. Queremos desarrollar con todos un área relacional con la hermandad y sobre todo con la asistencia social, con la asignatura de los cultos, con la formación, con la convivencia, no entre vosotros dos; misterio y palio, sino vosotros con los armaos, los armaos con la centuria etc. Se le explica todo eso y le digo: “mira, para este fin, tenemos a otra persona con un perfil distinto, con unas aristas distintas, diferentes. No mejores, ni peores, distintas. Esta persona no es mejor que tú para llamar al palio de la Virgen. El numero uno eres tú”. Y se le informa en esta mesa, que la junta de gobierno en pleno, por unanimidad, quiere que él sea el que llame al palio y que para la otra gestión, la relacional, tenemos a otra persona, a José María Rojas Marcos, porque entendemos que esa gestión la va a llevar mejor. Pero el palio lo llama él. Incluido su hijo si quisiera quedarse.

“Para llamar al palio de la Macarena, que es una cosa grandísima, no necesariamente hay que ser capataz general. Dile a una persona que va a llamar al palio de la Macarena, solo capataz de la Macarena y verás”

Me dio mucha pena que me dijera que no. Le dije que se lo pensara, que tenía días para pensarlo, los días que él quisiera. Al día siguiente me llamó y me dijo que ya lo había pensado. Le contesté que se lo repensara porque era importante. Teníamos tiempo. Le dije: “te estamos pidiendo que llames al palio de la Macarena, no al palio de santa Lucia de Castañeda o de Villasedil. No, no. Te estamos diciendo que llames al palio de la Macarena y que llames tú y que, si quiere ir tu hijo contigo, que vaya tu hijo”. Para llamar al palio de la Macarena, que es una cosa grandísima, no necesariamente hay que ser capataz general. Dile a una persona que va a llamar al palio de la Macarena, solo capataz de la Macarena y verás.

Pero, pese a todo, lo respeto mucho. Estoy muy agradecido personalmente por la comprensión y el trato. Era un disgusto para él recibir la noticia y le confesé, personalmente, “Antonio para mí esto es un disgusto, pero también entiendo que, si es un disgusto comunicarte esto, porque se te afecta, para ti el disgusto es mayor.”

“La Virgen de la Esperanza Macarena saldrá a la calle y entrará en casa sin ningún problema (…) aunque yo hubiera deseado que hubiera llamado a Antonio Santiago a la Virgen. Todavía, a veces pienso, que a lo mejor me llama un día y me dice que la llama”

― ¿Qué espera de la próxima estación de penitencia?

Nada. La Virgen de la Esperanza cuando sale a la calle, nunca ocurre nada. Salvo que va repartiendo Esperanza y va repartiendo ilusión, y va repartiendo devoción, y suscita oraciones y suscita recuerdos familiares y suscita evocaciones y oraciones. La Virgen de la Esperanza Macarena saldrá a la calle y entrará en casa sin ningún problema. Y el Señor de la Sentencia saldrá a la calle y entrará en casa sin ningún problema. Afortunadamente, afortunadamente. Aunque yo hubiera deseado que hubiera llamado a Antonio Santiago a la Virgen. Todavía, a veces pienso, que a lo mejor me llama un día y me dice que la llama.

“En la hermandad hay gente muy a favor de que Antonio llame a la Virgen, que sea el capataz del paso. Santiago ha gustado a un montón de personas que hoy están disgustadas. Pero no se puede gobernar una hermandad pretendiendo tomar decisiones y que 15000 estén de acuerdo”

― La marcha de Antonio Santiago ha dado mucho de que hablar. ¿Cree que la corporación se han fraguado distintos grupos a raíz de esta decisión?

No. Creo que hay en la hermandad gente muy a favor de que Antonio llame a la Virgen, que sea el capataz del paso. Creo que no hemos explicado suficientemente bien lo que queremos hacer. Es obvio que no lo hemos explicado bien lo que está en el programa, el sistema de integración de colectivos que pretendemos, y por qué hacemos este movimiento.

Santiago ha gustado a un montón de personas que hoy están disgustadas. Y Antonio Santiago hace frente a otro sector de la hermandad que quiere también otro modelo y cambiar el discurso. Ahí tenemos la controversia, los que están a favor y en contra. Pero no se puede gobernar una hermandad pretendiendo tomar decisiones y que 15000 estén de acuerdo. Si atendemos a la estadística, cada vez que tomó una decisión 2058 pueden estar a favor y 1732 en contra. Pues tenemos mayoría. Yo tenia un compañero en Mapfre que decía: “si yo tuviera 51% de los votos, sería presidente de los Estados Unidos. Con el cincuenta y un por ciento de los votos”.

“Antonio Santiago sigue conservando los valores de capataz que le han alzado a llamar al numero de cofradías tan grande que llama (… ) es inmaculado. Técnicamente inmaculado”

― A titulo personal, ¿cree que Antonio Santiago está en decadencia después de haber perdido el martillo de tres distinguidas cofradías en menos de dos años?

No, creo que Antonio Santiago sigue conservando los valores de capataz que le han alzado a llamar al numero de cofradías tan grande que llama. Creo que esta en pleno vigor, que no ha cambiado nada. Antonio Santiago no va para atrás técnicamente, va para adelante. Pero desconozco el interior de estas cofradías, ni por qué razones han tomado sus decisiones. Yo sé las razones por las que las hemos tomado nosotros, por un tema exclusivamente relacional. Creemos que para nuestro discurso general tenía que haber otra persona, pero Antonio Santiago es inmaculado. Técnicamente inmaculado. Seguridad en los pasos, inmaculado. No creo que esté en decadencia, está en vigor, plenamente en vigor de sus capacidad de gobierno de un paso y de la seguridad con la que puede conducirlo. No tengo ninguna duda.

“No necesariamente (se moverá el palio de otra manera distinta), pero sí sé que puede ir, andar de otra manera”

― ¿La salida de Antonio Santiago significa que la hermandad de la Macarena va a cambiar? ¿se moverá el palio de otra manera distinta?

No necesariamente, pero sí sé que puede ir, andar de otra manera.

― ¿Y la junta de gobierno va a luchar por eso?

No, la junta de gobierno va a dejar al capataz que gobierne el palio como el capataz crea. No le va a decir que las bambalinas suenen más. Ni que la Virgen sonría más. Porque la junta de gobierno sabe que ese capataz estuvo nueve años en el Señor de la Sentencia, y treinta y tantos, en el palio de la Macarena. Yo he sido compañero, capataz y costalero y sé el concepto que tiene de llamar. Que tiene un concepto de ver un palio más armonioso y más grácil, sí. Desde ese punto de vista, el palio podría ir como tanta gente dice en Sevilla, con ese puntito mas que le cabe, podría ir. Pero no necesariamente.

“José María Rojas Marcos esta más cerca del concepto de Luis León que del concepto de Antonio”

― ¿Por lo tanto, puede ser que se vea el palio andar como se veía con el maestro Luis León?

Si, esta cerca. José María Rojas Marcos esta más cerca del concepto de Luis León que del concepto de Antonio, pero a mí ambos me gustan. Para la gente que decía que le cabía un puntito, yo digo que iba muy elegante la Virgen. Entre elegante y grácil, hay una pequeña, nimia diferencia, pero ese grácil que la gente busca lo puede encontrar José María. Pero no es por eso por lo que hemos llamado a José María, es por el desarrollo del área relacional.

― En su candidatura le expone a los hermanos que una de las iniciativas base, que iba a incentivar era la de la caridad ¿de que modo lo va a hacer?

Hay dos conceptos para realizar eso y hay dos modos de responderte. De una parte, el aspecto cualitativo y otro, el aspecto cuantitativo. A veces para entendernos bien hay que empezar por lo cuantitativo. Hemos dicho que la incrementaremos en un 50%

― ¿A día de hoy cuánto se presupuesta?

Lo que pone en las reglas es un 15%. Nosotros ya estamos en el quince en el reglamento, pero nos iremos a buscar el cincuenta más de lo que se ha presupuestado. Y lo encontraremos.

“(al nazareno) lo estamos machacando a las dos y a la tres de la tarde ahí, en ese atrio con una temperatura, ahí esta debajo del antifaz y el sol cayendo desde arriba. Y ahora de tres en tres, y ahora de cuatro en cuatro, y ahora de dos en dos, lo volvemos loco toda la mañana”

― Ha planteado una nueva madruga la Macarena pensando en el hermano nazareno ¿tan difícil se le hace a este la estación de penitencia?

Sí. Hay que atenerse solamente a los últimos años cuando hemos registrado parones de cincuenta minutos en calle Cuna por la forma de interferir en el discurrir de otras hermandades. Claro que pensamos más en el nazareno. Una de las cosas que preocupó a la hora de elaborar el programa fueron dos conceptos que son para nosotros básicos e indispensables. El cuidado del hermano, como referente, como norte de nuestro gobierno y el cuidado del nazareno. Ese hermano que viene aquí, dos mil cuatrocientos, dos mil setecientos, viene, discurre, transita, hace su estación, no molesta y lo estamos machacando a las dos y a la tres de la tarde ahí, en ese atrio con una temperatura, ahí esta debajo del antifaz y el sol cayendo desde arriba. Y ahora de tres en tres, y ahora de cuatro en cuatro, y ahora de dos en dos, lo volvemos loco toda la mañana. Yo creo que nuestros nazarenos, salvo algunos tramos que pueden ir mejor, ni pueden rezar, ni pueden centrarse en lo que está haciendo. No pueden hacer nada, tienen bastante con andar y obedecer. Ahora en tres, ahora en cuatro y ahora en dos. Y así se tira la carrera entera, no.

“… la Virgen fina, y a la una, en el atrio”

― ¿Entonces eso lo van a intentar cambiar?

Claro. Se cambia eso solamente al elegir el cambio de itinerario, lo cambias porque el nazareno no se para, siempre va ir andando y antes dije: andando y sobre los pies. Y la Virgen fina, y a la una, en el atrio. El nazareno no se para. Si cuando llegas al Salvador, tiras a la derecha y buscas la Cuesta del Rosario para arriba buscando la Alfalfa, el nazareno no se para nunca, la única parada más importante, es cuando se para en Sor Ángela de la Cruz, cuando se vuelve el paso a las monjitas, y luego andando. Eso es pensar en el nazareno, ese es el corte que nos ciframos cuando estábamos haciendo el programa. Oiga, de una parte el nazareno y de otra, el hermano.

― También se ha visto demostrado la puesta de su reciente mandato en las redes sociales para acercar la cofradía a las personas. ¿Las ve imprescindibles?

Nosotros no entendíamos una corporación como la Macarena sin un director de comunicación. Los errores serían a diario. Nosotros podemos ser buenos gestores, podemos poner el alma en la gestión, en la entrega del día a día, pero la hermandad genera un nivel de comunicación tan alto que tienes que tener un profesional. Hay que disponer de un profesional, como mañana dispondrás de un gerente en la hermandad. Ya no hay un acuerdo que tomemos que no estemos diciendo que lo transmita quien tenga que transmitirlo. Al final, tienes que tener una comunicación adecuada. Si lo hago yo, lo hago mal. Si lo hace el experto, Alejandro López, sabe como tratar el asunto. Para eso tiene una licenciatura de grado superior, para eso ha estudiado.

“Cuando hablo con costaleros que me dicen que llevan quince años esperando, el alma se me parte”

― Si no me equivoco, usted es de Santander, ¿Cómo es el cambio de las marzas por el de la Semana Santa de Sevilla?

Pues, primero he sido marcero, o sea, que he cantado las marzas desde chiquitito. De casa salíamos y empezábamos cantando: “de casa salimos con mucha prudencia, a cantar las marzas, si nos dan licencia”. Eso tiene que ver con el conocer a mi esposa y con mi vocación a la Virgen, nacida de la copla, de la poesía, pero fundamentalmente de la copla. Y de lo que iba leyendo.

Bueno, conozco a la Virgen y cuando conozco accidentalmente a mi mujer, mi esposa hoy, mi novia entonces, le digo que me traiga a ver a la Virgen. A partir de ahí fue un milagro, fue una casualidad. (risas) Si, fue porque no es normal entrar aquí y hacerte hermano y al año salir de costalero. Eso no es normal, no se quien habrá hecho eso.

Un compañero, Guillermo Orellana que es medio historiador de la hermandad, dice que no conoce una persona que llegue, al año sea costalero y a los siete años de costalero entre directamente en una junta de gobierno. Yo creo que en la vida suceden estas cosas y a mi me tocó esa fortuna. Cuando hablo ahora con costaleros que me dicen que llevan quince años esperando, el alma se me parte. Porque les admiro, yo creo que no seria capaz.

― Eso es la devoción, la fe.

Sí.

― Defíname en una sola palabra los siguientes términos:

Sentencia.

Humildad.

Macarena.

Esperanza.

Rosario.

Devoción.

Armao.

Estirpe.

Arco.

Puerta del cielo.

Juan Manuel Rodríguez Ojeda.

Una necesidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: