El Rocío, Huelva

Joseli Carrión bajó del cielo con su guitarra para dirigir su coro de Emigrantes en el segundo día de triduo

La Real Hermandad de Emigrantes de Nuestra Señora del Rocío de Huelva volvió a vivir anoche, segunda jornada de sus cultos preparatorios de Pentecostés 2021, en la iglesia de los Dolores, una noche para la historia y los anales de esta cincuentenaria filial rociera.

La llegada de taxis a las puertas del templo, el barullo que se formaba cada vez que bajaba alguien de los mismos, el sonido de la flauta y tamboril, … hacían presagiar que íbamos a vivir momentos únicos y así fue. El presidente de la Hermandad de Emigrantes, Francisco José Garrido, manifestaba que “para mí, personalmente, la palabra hermandad ha cobrado un sentido muy especial. He visto a muchísimas personas que tenía muchísimas ganas de ver con nuestro Simpecado. He visto a un grupo de hermanos mayores que cuando he ido saludándolos nos hemos emocionado”. Decía que “he estado toda la misa con los pelos de punta recordando a mi amigo, que ya no está entre nosotros. Su coro nos ha hecho vivir y recordar momentos maravillosos a todos los que sentimos y amamos a Emigrantes”.

José Antonio Ortiz, hermano mayor, señalaba “qué gusto ver la iglesia de Los Dolores a los más antiguos, a los que conocéis la hermandad. A hermanos mayores tan antiguos, que tanto habéis hecho por esta hermandad, por esta Concha Peregrina. Hoy tengo la suerte de estar aquí con esta medalla plateá con mi coro, porque es mi coro. Hoy no ha habido una guitarra, Raúl. Hoy ha habido dos guitarras. La tuya y la de Joseli Carrión que ha bajado del cielo para estar entre nosotros”.

La sagrada cátedra de esta segunda jornada de triduo ha corrido a cargo del reverendo Andrés Martínez, párroco de la iglesia Cristo Sacerdote, acompañado por el diácono permanente, y hermano de la entidad, Amador Martínez, y el vocal de Cultos y Espiritualidad, José Antonio Gallardo.

Martínez iniciaba su mensaje dando la bienvenida al presidente, junta de gobierno y hermano mayor de Emigrantes, hermano mayor y junta de gobierno de La Lanzada y la Virgen de los Dolores, antiguos hermanos mayores de la filial rociera, hermanos y hermanas todos en el Señor.

“Siempre es agradable”, decía el sacerdote, “es agradable poder celebrar la Eucaristía con la comunidad cristiana que le profesa una ferviente devoción a la Virgen María y en nuestra tierra a la Virgen del Rocío. Por eso el celebrar la Eucaristía es un estímulo en medio de nuestra vida cotidiana, para hacer Evangelio en nuestro día a día, para ser palabra de Dios en medio de donde a cada uno de nosotros nos ha tocado realizar nuestra vida cotidiana”.

Anoche se hizo más patente aquello de “quien tuvo retuvo” o aquello de “el buen vino mejora con los años”, refranes que como buena cuenta dieron los miembros del antiguo coro de Emigrantes que magistralmente dirigió Joseli Carrión se cumplen. El coro ofreció sus versiones de ‘Campanas en la iglesia’, ‘Piedad’, ‘Aleluya’, ‘Alzo la vista al cielo’, ‘Santo’, ‘Padre nuestro’, ‘Cordero’, ‘El pan y el vino del cielo’, y su particular ‘Salve’ de Emigrantes.

No podemos dejar atrás la presencia como una más de ese extraordinario coro a una de sus componentes, Antonia ‘La Carriona’, que se estrenó en el coro de su hijo, Joseli Carrión, el 7 de febrero de 1983, en una Misa en el Rocío cuando este contaba con tan solo 7 o 8 miembros. Anoche, al finalizar el triduo nuevamente se unió al coro que dirigía su hijo y nos regaló su magnífica voz de una hermosa bisabuela que es todo corazón.

Hoy viernes, día de imposición de medallas, dirigirá los cultos el sacerdote Manuel Ernesto Granja, director del Colegio Salesiano de Huelva, siendo el Coro de la Hermandad del Rocío de Huelva quien aporte sus extraordinarias voces y música.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup