Advertisements
Sevilla, ⭐ Portada

Juan Espadas, sobre una salida extraordinaria de una imagen de gran devoción, cuando la crisis concluya: «Yo creo que cuando todo esto pase deberemos dar gracias porque esto que estamos viviendo es muy fuerte»

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha comparecido este martes en los micrófonos de Canal Sur Radio para explicar todo el proceso vivido en las últimas semanas que terminó desembocando en la suspensión de las procesiones de Semana Santa de la capital hispalense. Una decisión dolorosa que se adoptó de manera conjunta y mostrando toda la unidad entre las partes implicadas, Ayuntamiento, Consejo y Arzobispado, por la transcendencia que tenía.

Respecto al desenlace, Espadas ha reconocido que era consciente de que era muy difícil que la Semana Santa se pudiera desarrollar con normalidad días antes de que se anunciase la suspensión si bien tuvo siempre claro que solamente causas de fuerza mayor extremadamente graves, como las que se han producido, podían dar al traste con la celebración y así lo quiso hacer entender «con mayor o menor fortuna» al invocar al presidente de la Organización Mundial de la Salud» en unas declaraciones que no fueron entendidas por parte de la opinión pública.

El alcalde ha explicado que su intención no fue más que intentar transmitir que si se acababa produciendo la suspensión sería únicamente por una situación muy grave. En cualquier caso, Espadas ha dejado clara en su intervención que siempre se ha tenido claro que la salud de las personas era lo primero. Espadas ha afirmado que el pasado martes ya se sabía que si la evolución era la misma que se estaba produciendo en Madrid, «esto no podía celebrarse».

Aún así, el martes «no teníamos esa información de la autoridad sanitaria ni una decisión del gobierno como la que se produjo el viernes. Precisamente la declaración del estado de alarma, por parte del presidente del gobierno, el pasado viernes, fue el detonante para que todo se precipitase, en la creencia de que carecía de sentido dilatar más la decisión, ha explicado el alcalde que ha subrayado que «también es verdad que el consenso social que había ante una decisión de estas características el viernes, no era el mismo que había el martes. Como alcalde y no quería que esto no provocase ni rechazo ni confrontación». «El viernes existía ya la resignación de todos y la asunción de que no quedaba otra».

También el aspecto económico y la repercusión que está suspensión tenga en las hermandades ha sido abordada por el alcalde que ha asegurado que «nadie podía esperar algo así, una cuestión que no podía estar en la planificación ni del Consejo ni del Ayuntamiento». Además, en relación a si la pérdida de ingresos de sillas y palcos tendrá repercusiones en las subvenciones que las corporaciones perciben, Espadas ha subrayado que «este y otros asuntos relacionados están siendo estudiados por las instancias que han de tomar decisiones. Los ciudadanos creo que entenderían que algún gesto, alguna fórmula debería buscarse».

Finalmente, al ser preguntado sobre la posibilidad de que, tal y como apuntaba el delegado de Hermandades del arzobispado de Sevilla, Marcelino Manzano, de que una imagen de gran devoción procesionara como gesto de acción de gracias, el alcalde ha reconocido que «como cofrade y sevillano y como amante de la Semana Santa, también me rondaba la cabeza algún tipo de respuesta de estas características. Yo creo que cuando todo esto pase deberemos dar gracias porque esto que estamos viviendo es muy fuerte». 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup