Advertisements
Córdoba, El Rincón de la Memoria

Juan Jiménez y Pablo Porras restauran la Virgen Milagrosa de Nueva Carteya

La devota imagen de María Milagrosa tiene una trascendencia histórica de grandes dimensiones en la localidad cordobesa de Nueva Carteya. Tras el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, más de una treintena de hombres fueron retenidos por milicias republicanas en la Parroquia de San Pedro Apóstol, procediendo a desmantelar apresuradamente el crucero del templo. Durante varios días colmaron las naves de alpacas de paja desde las cubiertas de la iglesia con el fin de prender fuego con los rehenes en el interior, si bien la pronta llegada del bando nacional conseguiría frenar el trágico suceso.

Este mismo grupo de lugareños adquieren en el año 1942 una imagen gubiada por el escultor valenciano Pío Mollar Franch durante sus años de juventud, autor de la bellísima Virgen del Rocío de Málaga. Además, llevaron a cabo las obras necesarias para levantar la primera de las capillas laterales del templo decimonónico en honor a la Virgen Milagrosa. Sin embargo, la llegada de un nuevo párroco años después daría lugar a la tapia de estos retablos para convertirlos en almacenes. Fue entonces cuando la hija de uno de estos feligreses solicita la talla mariana para seguir rindiéndole culto en su domicilio particular, donde permanecería hasta la década de 1990.

Durante estos años, la imagen es restaurada por vez primera, siendo repolicromada con técnicas acrílicas, lo que hace que pierda su estado natural, incluida la policromía al oleo y el estofado en oro fino. A principios de siglo vuelve a ser intervenida, siendo retirados tanto repintes como policromías y encarnaduras, dejando a la talla en su estado natural de madera, sobre la que imprimieron unos gessos y policromías acrílicas de pésima calidad.

Ahora han sido los imagineros cordobeses Juan Jiménez González y Pablo Porras Castro los encargados de llevar a cabo una exhaustiva restauración de manera desinteresada, con el fin de recuperar el máximo esplendor pictórico dela pieza. Tras lijar las policromías, se lleva a cabo el estucado y policromado de la imagen con la técnica clásica de óleo. Además, la talla ha sido enriquecida con decoraciones ornamentales, tanto en el vestido como en el borde del manto. Igualmente se han añadido puntillas de oro como remate en todos los tejidos. Estos escultores consiguieron aumentar su fama profesional en el panorama cofrade con la autoría de los titulares de la Hermandad de la Quinta Angustia de la Ciudad de San Rafael.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies