Advertisements
Córdoba, De Cerca, Sevilla

Juan Lebrón: «La Semana Santa de Sevilla es uno de los más grandes espectáculos del mundo»

"La película podrá verse entre el lunes 18 y el domingo 24 en Córdoba, en "Cinesur El Tablero", en Málaga, en "Cinesur Málaga Nostrum" y en Cádiz en Cinesur "Bahía de Cádiz"

El nombre de Juan Lebrón ha ocupado un lugar de privilegio en las últimas semanas en buena parte de los medios de comunicación de índole cofrade, por mor de la remasterización y vuelta a las salas cinematográficas de la mítica película, dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón, «Semana Santa». Una auténtica joya que forma parte de la memoria colectiva de generaciones enteras y que ha regresado a los cines de la mano del productor antequerano.

La actualidad de esta película inmortal, su proyecto de futuro acerca de la cinta y los recuerdos sobre los pormenores que envolvieron su concepción son algunos de los interesantes aspectos abordados en esta entrevista con la que he de reconocerles que he disfrutado particularmente. Un profesional con un currículum inabarcable, con una cercanía y una accesibilidad exclusiva de los hombres verdaderamente grandes. No pierdan detalle.

«La Semana Santa ha mutado, es diferente. La de entonces estaba todavía en el último punto de mantener cierta pureza local»

– Cuatro años y 170 millones de pesetas de presupuesto para mostrar una realidad como nunca antes se había mostrado. ¿Por qué sería imposible realizar una obra como la que asombró al universo cofrade en 1991?

Básicamente sería imposible porque la Semana Santa de ahora es muy diferente de la de entonces, porque todo lo demás puede ser asumible. Depende de con qué condiciones nos encontremos. Puede haber posibilidades de dedicar un presupuesto semejante para hacerla, hay una tecnología mejor de la de entonces… Lo que pasa es que la Semana Santa ha mutado, es diferente. La Semana Santa de entonces estaba todavía en el último punto de mantener cierta pureza local. Ahora se han introducido elementos que distorsionan mucho la imagen de cualquier evento público, como los teléfonos móviles o los flashes; elementos que dificultan muchísimo cualquier captación de imagen en manifestaciones como la Semana Santa. 

«Se han introducido elementos que distorsionan mucho la imagen, como los teléfonos móviles o los flashes»

– ¿Por qué Manuel Gutiérrez Aragón? No conviene olvidar que nació en Torrelavega y se podría pensar que la Semana Santa es algo que «podría cogerle un tanto lejos…»

Una vez que tienes la historia, lo que se requiere es un técnico extraordinario. Lo importante es que hayas construido la historia bien y fidedignamente. ¿Eso quién lo hace? Eso lo hace un guionista y, para mí, teníamos a uno de los mejores conocedores de la Semana Santa, Carlos Colón. Una vez que disponíamos del guía, de la persona que nos podía iluminar, lo que se busca es los técnicos más adecuados.

Manuel Gutiérrez Aragón era muy reconocido por la capacidad de abstraerse de lo superfluo y concentrarse en lo realmente importante. Por eso me decanté por él a pesar de que era del Partido Comunista, no era una persona católica, religiosa, practicante… Yo fui a proponérselo con ciertas dudas y mi sorpresa fue que a él le entusiasmó. Recuerdo muy bien que dijo «es de las últimas óperas vivientes que existen». Y así es como enfocamos «Semana Santa». La mayoría de los que en ella participamos no somos creyentes o al menos no somos practicantes. Y también porque Manuel Gutiérrez Aragón en aquellos años, junto con Carlos Saura, era el director más cotizado de España. Cuando uno aspira a hacer una obra que perdure en el tiempo, y que tenga repercusión, buscas a los mejores.

«Cuando uno aspira a hacer una obra que perdure en el tiempo, y que tenga repercusión, buscas a los mejores»

¿Cómo surgió la idea de que la Filarmónica de Londres interpretase la banda sonora?

Yo siempre he sido muy musical, mi vida ha girado siempre en torno a la música. Fue una de esas idea simples que a veces se tienen y que suelen ser las mejores. Yo había rodado mucho con música clásica, siendo cámara en un programa especial sobre las óperas, de Televisión Española. Estuve un año viajando con Plácido Domingo, con Montserrat Caballé y con Alfredo Kraus. Eso me dio cierta formación y deslumbramiento por la música clásica. Un día, escuchando la música maravillosa que tiene la Semana Santa, me pregunté ¿cómo sonaría esta música tan maravillosa como «Soleá, dame la mano» o «Amarguras» con una sinfónica?. Al día siguiente hablé con Antón García Abril, otro que en aquella época era el músico más cotizado en música de cine y el más requerido por todo el mundo. Yo le conocía por mi participación en «El hombre y la tierra», con Félix Rodríguez de la Fuente. Él era el autor de la música de cabecera y de toda la música del programa.

«Manuel Gutiérrez Aragón me dijo que la Semana Santa es de las últimas óperas vivientes que existen»

Fui a su casa con mis marchas procesionales y le dije que lo las veía interpretadas «por una sinfónica, no sé si es una barbaridad». Él me respondió que no era una barbaridad, más bien al contrario sería algo extraordinario. Lo que pasa es que fue algo muy complejo de hacer porque aquellas piezas estaban escritas para otros instrumentos y hubo que adaptarlas. Fue un trabajo ímprobo. Las marchas, como casi todo en la película, las seleccionó Carlos Colón. Antón tardó bastante y cuando lo tuvo, surgió la posibilidad de grabarlo con la Filarmónica de Londres. En aquella época, en Sevilla había mucha disponibilidad económica, mucho dinero disponible para ideas culturales. Nunca más ha vuelto a pasar eso. Hubo quien ese dinero se lo gastó en comprarse un chalet y hubo quienes los invertimos en estas cosas.

«Las marchas, como casi todo en la película, las seleccionó Carlos Colón»

La London Philharmonic era y es la mejor orquesta para grabar bandas sonoras, que no hay que confundir con la Royal Philharmonic, la London es una orquesta completa. Tanto es así que cuando fuimos a grabar, comenzamos a haberlo en los Estudios Abbey Road, el de los Beatles, pero no cabían. El ingeniero de sonido era George Martin… y nos tuvimos que ir a un estudio nuevo enorme, que habían construido en Wembley, que fue donde se grabó. 

«El productor es un jugador. Tiene que prever qué le va a gustar a la gente y atreverse a hacerlo»

¿Imaginaba que aquella obra se convirtiese en una cinta mítica?

No, no no… eso nunca se sospecha. Y mira que yo he estado en producciones que han tenido mucha repercusión y han pasado a la historia. Fue la apuesta del productor. El productor es un jugador. Tiene que prever qué le va a gustar a la gente y atreverse a hacerlo. Yo preveía que esto a la gente le iba a gustar mucho, porque a todo el mundo le gusta ver o suyo muy bien tratado, y en eso yo nunca he escatimado esfuerzos, ni en lo técnico ni en lo artístico.

Pero no nos imaginábamos el éxito que iba a tener y que ya tuvo el mismo día de su estreno. Allí fue cuando la película se vio, por primera vez, que iba a llegar muy lejos, que iba a formar parte de algo grande. Alguien escribió que había que tener mucho valor porque era como estrenar una película del oeste delante de todos los sheriffs. El día del estreno estaban todos los hermanos mayores de las cofradías… estaba todo el mundo. Recuerdo que estaba de pie, nervioso, junto a Carlos Herrera, que acababa de aterrizar en Sevilla definitivamente… y la vimos en silencio, sin saber la reacción, Y cuando terminó la película, cuando se cierran las puertas de San Lorenzo y entra la Soledad, el público se quedó en silencio. Y esos segundos cuentan como años. Yo conté uno, dos, tres, cuatro… y como al décimo, comenzaron a sonar palmas y más y más… y entonces, aplaudió todo el cine como sólo Sevilla sabe aplaudir. Aquello duró… cuando me lo recuerda Carlos Herrera me dice siempre que es de las cosas más emocionantes que ha vivido en su vida. Eran palmas de gratitud y de verdad; muy importantes. Yo lo guardo como uno de los momentos más importantes de mi carrera.

«El mismo día del estreno se vio, por primera vez, que iba a llegar muy lejos, que iba a formar parte de algo grande»

Yo he de confesar que vi la película en el Cine Alameda en 1991 y cuando la película terminó no pude reaccionar. Me quedé absolutamente obnubilado un buen rato en la butaca, como en una nube.

Eso le pasó a mucha gente. Un técnico de la SER, en una entrevista me comentaba que fue con su hijo a ver la película. Quería presentármelo porque había visto quinientas veces la película. Y cuando ahora ha ido a verla al cine ha dicho que espera volverla a ver otras quinientas. Esto tiene un pequeño truco que, ya a mi edad lo puedo contar. Yo he tratado mis producciones casi como obras musicales a las que se le suman imágenes y no al revés por una razón: la película que más te gusta en tu vda, la vez quince o veinte veces, pero ¿cuántas veces escuchas la canción que más te gusta? ¿miles?

Ese es el éxito, no sólo de películas como «Semana Santa»; pasa también con «Sevillanas», o «Flamenco»… son películas que no solamente no envejecen, sino que cada vez tienen muchísimo más recorrido, porque recuerdas siempre la música. Algo así ocurre con el programa que hice, «Andalucía es de cine». La gente relaciona mucho las imágenes con a música. Eso es lo que pasa con «Semana Santa», el banderín de enganche es la música, y las imágenes que uno reconoce como suyas. Estás viendo tus imágenes, con esa música… y eso hace un cóctel maravilloso. 

«Conté uno, dos, tres, cuatro… y como al décimo, comenzaron a sonar palmas y más y más… y entonces, aplaudió todo el cine como solo Sevilla sabe aplaudir; Yo lo guardo como uno de los momentos más importantes de mi carrera»

En mi opinión, una de las maravillas de la película estriba en mostrar detalles en los que jamás se había reparado, el sonido de la gubia, el niño mirando el escaparate de la Campana… detalles que también forman parte de la Semana Santa, ¿la película ha educado al cofrade? ¿Ha ayudado a apreciar esos pequeños detalles?

Yo no me atrevería a tanto. Creo que todo lo que envuelve a la Semana Santa tiene tanto éxito porque es algo que tiene interiorizado mucha gente que cuando lo ve en la pantalla está recordando lo que ha vivido, rememorarlo. Son elementos muy importantes porque están dentro de cada persona, de su sentimiento. Todas las personas que han vivido internamente las hermandades lo tienen interiorizado. Cuando alguien se lo enseñó, se dio esa conjunción. Alguien les había tocado la fibra y les había aflorado sus propios sentimientos. Son elementos muy importantes porque ya pertenecen de cada uno de nosotros. El éxito fue poderlo recoger, el poderlo incorporar a la película, ese fue el acierto.

«Todo lo que envuelve a la Semana Santa tiene tanto éxito porque es algo que tiene interiorizado mucha gente»

Si tuviera que darle a elegir entre el espectáculo visual, el aspecto cultural o el fenómeno religioso, ¿cuál es, en su opinión, el componente esencial que logra convertir un fenómeno local en universal?

Yo decido producir «Semana Santa» porque esa es mi cultura. Yo, que voy a cumplir 66 años, soy una persona de los sesenta. Soy de Antequera, donde también hay una Semana Santa muy importante, como en todas las ciudades de Andalucía. Es la cultura con la que has crecido de niño. Pero en aquellos años esa cultura se obviaba, estaba totalmente absorbida o engullida por el mundo anglosajón. Yo era un chico rockero y sabía mucho más de los Rolling Stones o de Led Zeppelin que de otras cosas. Era ese momento de explosión de los sesenta. No se nos mostraba nuestra propia cultura, nadie nos hizo apreciarla.

«¿Qué parte es estética, qué parte es cultural, qué parte es religiosa…? No lo sé, supongo que cada uno le dará un porcentaje diferente»

Yo empiezo a apreciar nuestra propia cultura cuando salgo muy joven a vivir fuera, a viajar. Tengo la suerte de viajar, con Televisión Española, a los grandes eventos que hay en el mundo, como los Carnavales de Río, y empiezo a ver muchos espectáculos y cuando los analizaba se me quedaban pequeños comparados con la Semana Santa de Sevilla. Eso fue lo que fue despertando en mí ese, entre comillas, nacionalismo cultural andaluz, fui consciente de la importancia de nuestra propia cultura, que no se improvisa.

¿Qué parte es estética, qué parte es cultural, qué parte es religiosa…? No lo sé, supongo que cada uno le dará un porcentaje diferente. Hay personas que me conmueven cuando entran en los templos demostrando una religiosidad extraordinariamente vivida y eso merece un respeto extraordinario. Hay otra gente que o que le mueve es la estética de todo eso; pasarse la Semana Santa de esquina en esquina para capturar momentos extraordinarios de belleza. Hay personas que lo viven culturalmente, porque lo viven todo el año, es su vida… Pero el conjunto de esas tres cosas es lo que hace – y creo que puedo hablar con conocimiento de causa – que la Semana Santa de Sevilla sea uno de los más grandes espectáculos del mundo. Equiparable a cualquier otro. Una fiesta que es capaz de mover a miles y miles de personas en la que todo el mundo sabe lo que tiene que hacer, qué papel tiene que jugar… una manifestación que goza de la participación ciudadana en el espectáculo.. no hay muchas otras cosas iguales en el mundo.

«Yo empiezo a apreciar nuestra propia cultura cuando salgo muy joven a vivir fuera, a viajar (…) y veo muchos espectáculos que se me quedaban pequeños comparados con la Semana Santa de Sevilla»

¿Qué opina del fenómeno cofrade con móvil en la mano?

Bueno, es así, los tiempos son los que son. No se puede luchar contra la tecnología. Veremos a ver dónde nos lleva esto de los móviles. A lo mejor dentro de unos años llegamos a la conclusión de que nos aburre y los usamos muchos menos, vete tú a saber… Lo que no podemos, es ir contra la corriente. 

Los viajeros ahora han cambiado muchísimo. Cuando yo empecé a viajar era todo muy diferente. Antes de viajar tenías que leer libros, pasaba mucho tiempo, todo era muy despacio, estabas documentado de libros… todo eso ha cambiado, la capacidad de sorpresa ha cambiado. Hoy le das a un botón y ves el sitio al que van a viajar por muy recóndito que sea el lugar. Con todo eso hay que vivir. Es lógico. Si uno tiene un instrumento tan poderoso como un móvil hoy día, es lógico que quiera capturar los momentos que para él son importantes. Es irremediable.

«Mi idea sería que esta película se pudiera proyectar diariamente, dos o tres veces, en una capilla; para mí es importante que sea religioso, porque descontextualizar las cosas tampoco lleva a ningún sitio»

Usted ha explicado que la película formará parte de un evento cultural sevillano continuo. ¿Puede explicarnos en qué consistirá?

Esa es una idea mía. Ten en cuenta que esta es una película que todo el mundo ha adoptado como propia. Las ciudades históricas, como Sevilla, tiene un grave problema, relacionado con la sectorización turística. Tienen un turismo muy común a todas ellas muy homogéneo. Antes, cuando ibas a Florencia era una cosa y cuando ibas a Sevilla era otra. Cada cosa estaba muy definida. Creo que hay que hacer un esfuerzo por ampliar la oferta cultural específica. Yo siempre he pensado que la Semana Santa es una vez al año y que quien acude a la ciudad en otra época del año, no la ve, no la conoce.

«Estoy a la espera de entrevistarme con las autoridades eclesiásticas para encontrar el sitio adecuado»

Mi idea sería que esta película se pudiera proyectar diariamente, dos o tres veces, en un sitio pequeño, especial, que para mí es importante que sea religioso, porque descontextualizar las cosas tampoco lleva a ningún sitio. Yo lo veo en una capilla; en Sevilla hay sitios maravillosos… que se pueda ver en los mismos asientos de la capilla y que todas las personas que visitan Sevilla a lo largo del año, puedan ver la película y presenciar la Semana Santa. Estoy a la espera de entrevistarme con las autoridades eclesiásticas para encontrar el sitio adecuado.

«La película podrá verse entre el lunes 18 y el domingo 24 en Córdoba, en «Cinesur El Tablero», en Málaga, en «Cinesur Málaga Nostrum» y en Cádiz en Cinesur «Bahía de Cádiz»

¿Cuándo podrá verse la película en Málaga o Córdoba?

La película podrá verse entre el lunes 18 y el domingo 24 en Córdoba, en «Cinesur El Tablero», en Málaga, en «Cinesur Málaga Nostrum» y en Cádiz en Cinesur «Bahía de Cádiz». La idea es que de aquí a Semana Santa se puede ver en muchas ciudades, en todas aquellas que lo han pedido. Como es el caso de Málaga donde quieren hacer ver que hay gran rivalidad que no es tal. Yo tengo los datos de las ventas de la cinta cuando se publicó en VHS y despues de Sevilla, en la ciudad en la que más ventas hubo fue Málaga. En Málaga se aprecia la Semana Santa de Sevilla como en Sevilla se aprecia la Semana Santa de Málaga. Me llega la voz de mucha gente, en Málaga, en Huelva, en Córdoba, diciendo que la quieren ver, y haremos todo lo posible porque llegue al mayor número de sitios posible de aquí a Semana Santa.

«Semana Santa» ha entrado ya en el grupo de lo que se denomina en ambientes culturales como «clásicos». No se me ocurre ninguna película que trate de nuestra cultura, que se estrene veintisiete años después y llene los cines

¿Se trata de una obra imperecedera?

«Semana Santa» ha entrado ya en el grupo de lo que se denomina en ambientes culturales como «clásicos». No se me ocurre ninguna película que trate de nuestra cultura, que se estrene veintisiete años después y llene los cines. A lo mejor la hay, pero a mí no se me ocurre. Estas cosas pasan con muy pocas producciones. Pasa con el Padrino y con cintas de este nivel… la semana del estreno, con solo dos pases diarios, se ha situado como la pantalla con más espectadores de toda España, y esto no es fácil. Cuando encontremos ese lugar para que se pueda ver cada día, yo creo que pasará como pasa, salvando las distancias, con las grandes obras clásicas que se siguen viendo, después de trescientos años, con pasión. Esto le puede suceder a esta película. Sí, creo que está en esa linea.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies