Andalucía, Cádiz, Jaén, Pentagrama

La B.C.T. Rosario de Linares explica lo sucedido el Domingo de Ramos con el Despojado de Cádiz

Tal y como informábamos desde este medio, un percance ocurrido en la carrera oficial de Cádiz capital con el paso de palio de la Hermandad de la Entrada Triunfal implicó un notable retraso el Domingo de Ramos, que afectó a varias cofradías.

Una de ellas, el Despojado de Cádiz, acumuló retraso con respecto a la hora prevista de entrada (1.30h), algo que implicó que la Banda de Cornetas y Tambores del Rosario de Linares, formación que acompañaba al paso de misterio, decidiera abandonar el cortejo en dirección a tierras jienenses, amén del cumplimiento del contrato estipulado con la cofradía gaditana y el hecho de que varios componentes trabajaran al siguiente día.

Todo ello derivó en que la Agrupación Musical Polillas de Cádiz, que había acompañado a la Sagrada Cena ese mismo día, ofreciera su ayuda para ponerle el color musical al regreso del Señor del Amor hacia su sede canónica, incorporándose pasadas la una de la madrugada, e impidiendo así que la corporación tuviera que recogerse en silencio.

La decisión de la banda linarense trajo consigo muchas críticas de cofrades gaditanos, a las que la formación ha querido salir al paso con el siguiente comunicado que reproducimos a continuación.

«En relación a los acontecimientos acaecidos en el día de ayer en Cádiz, queremos manifestar lo siguiente:

Cerca de las diez y media de noche, la Hermandad llevaba un retraso de hora y media. Al ser sabedores de que el retraso fue por causas totalmente ajenas a la propia Hermandad, nuestra formación le hizo saber a un miembro de Junta nuestra: predisposición a ayudarles pero, tal y como se había acordado, no podríamos demorarnos en demasía respecto a la hora oficial de entrada, que acabó produciéndose cerca de las cuatro de madrugada. Esto era debido a la lejanía y el tiempo de vuelta (más de cinco horas), por lo que muchos de nuestros componentes entraban a trabajar en las primeras horas de la mañana y se arriesgaban a llegar tarde, a su puesto de trabajo si se demoraba mucho la entrada. Ante esto; la Hermandad nos propuso contar con otra formación musical a partir de las 01:30, hecho que agradecimos en su momento tanto a la Hermandad como a la banda de las Polillas.

Fue un desenlace que no gustó a nadie, algo que nunca se debería haber producido, pero, remarcamos, fue dado por circunstancias ajenas a ambas partes. Fue un orgullo acompañar a Jesús Despojado por las calles de una ciudad que nos brindo amor por todos sus rincones».