Advertisements
Córdoba, La Chicotá de Nandel, Opinión

La Cabalgata de los cristianos

Están machacando totalmente a todo lo que huela a religión católica desde hace ya muchos años. El cofrade es cómplice, puesto que si no, señalados cofrades, algunos de notoriedad, no votarían lo que votan, menos, lo exhibirían como lo hacen, porque es para decirle cuatro cosas. Esas cuatro cosas que ellos incluso puede que sepan, pero amigo, cuando se vive y se come del carné político en la boca…

Lo de la cabalgata de este año, y me refiero a la del 5 de enero, si se fijan, no puedo decir que ha sido de reyes, me niego en rotundidad. Quitaron la subvención a las hermandades cordobesas, para si financiar centros cívicos ocupados por muchachitos que no han dado un golpe en una pelea, eso si, te hacen unas pulseras con hilos y con lanas que puedes llegar al éxtasis de lo creativo. Financian a toda aquella asociación que promueva un movimiento adulterado de lo familiar estricto y común, que no digo que correcto, pero al menos, al uso. Financian a la asociación esta de vecinos tan guay que dice que la Mezquita, y aledaños son suyos, y de nadie más, y puede que financien mañana a quien llame a su puerta, si les promete y da convencimiento de que van a hacer todo el daño que puedan a eso que algunos llaman Iglesia.

Recuerdo las cabalgatas de sus Majestades los Reyes Magos de Oriente llegando a la ciudad, con más o menos categoría, pero con ilusión. Ya, nos están matando la ilusión de todo, por todo, y para todo. Ver a un trolebús enlazado con bombillas, a una carroza (¿?) de bomberos, a saltimbanquis que dan apreciación al espectador, que aparte de ir fatal caracterizados con lo que hubieran querido caracterizar, llevan sin darse un agüita fijo, desde el último diluvio que los pilló sin paraguas.

Ver a unos “reyes” que excepto el primero que iba de pie, que no echando caramelos ni saludando, pero al menos iba de pie, el segundo, iba sentado, en plena avenida de Ronda de los Tejares, vamos, en pleno apogeo céntrico, sentado y con una ensaimada negra en la cabeza, que más que un rey, parecía al pequeño del dúo sacapuntas agachado. Al menos, el pequeño de los hermanos sacapuntas te hacía gracia, porque era gracioso, todo un profesional, estos dirigentes, también, son graciosos tela, pero ya, es que no dan ganas ni de reírse, que era el día de los niños, para los niños.

Ya juegan con todo y por facebook, por varios y distintos canales bien de Internet o por otras redes móviles, pude observar que muchos decían, proponían, que si alguien estaba a disgusto con la cabalgata del despropósito 2019, y más a disgusto aún, porque no llevaba ningún símbolo religioso, como debe mandar la misma, que fueran los cristianos, la Iglesia la que organizara la cabalgata, que si eramos capaces de realizar una Semana Santa, con sus 8 días impregnando a la ciudad de riqueza cultural y religiosidad, que, ¿por qué no organizar la cabalgata?

Yo, como cofrade, como ciudadano, me niego. Todos pagamos unos impuestos, y esos impuestos deben de estar reflejados en la celebración de las fiestas de la ciudad, puesto que la ciudad, cada ciudad, se alimenta de su pasado, de su historia, de sus costumbres. Si han visto otras ciudades, habrán visto los alumbrados majestuosos. Comparando por ejemplo el centro de Málaga con el centro de Córdoba, era como comparar la portada de feria del arenal, con una lámpara de mesilla de noche.

Si se ponen a comparar, por supuesto que el enfado puede ser mayúsculo, pero claro, mejor es esto que entre gente de la extrema derecha en años venideros a organizarnos nada, más que nada, porque esta gente, seguro que no hace la gilipollez de gastar dinero público en instalar en varios puntos de la ciudad carteles que digan “Córdoba contra la violencia machista”, como mucho, pondrían contra la violencia de género. ¿En qué han convertido esta ciudad y este país Dios mío? ¿Saben lo único que me alegra de esta pregunta? Que al menos esto los cristianos lo podremos exclamar, o pedir ayuda o paciencia divina, los ateos no, pues aunque hayan celebrado nuestra fiesta y se hayan gastado lo que no tienen con regalos para sus hijos hipócritamente, ellos no creen en Dios.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies