Advertisements
El Rocío

La Casa Real concede el título de Real a la Hermandad del Rocío de Gines

La Junta de Gobierno de la Hermandad del Rocío de Gines ha anunciado la concesión por parte de la Casa Real del título de Real. Una noticia que cumple con un deseo para el que la filial lleva trabajando mucho tiempo y que ha llenado de dicha a una de las hermandades históricas del universo rociero.

Para conocer los orígenes de la Hermandad se debe primero dejar constancia de la devoción y veneración que siempre han tenido los vecinos de Gines a la Santísima Virgen bajo distintas advocaciones, como consta en el archivo parroquial. Es de resaltar que la primera vez que en este pueblo una persona es bautizado con el nombre de Rocío fue en 1782, imponiéndose a un varón.

Otras hermandades servirán de estimulo y aliento para llegar en el año 1928, en que María Martín, con ochenta y dos devotos, setenta y cinco de Gines, cuatro de Castilleja de la Cuesta y tres de Sevilla, fundaron esta Hermandad. El 30 de abril de dicho año tiene lugar en la parroquia una reunión en la que se da lecturas a las primeras reglas, que son presentadas al Ilmo. Sr. Vicario el 3 de mayo, siendo aprobadas el mismo 19 del miso mes por D. Jerónimo Armario, V.G. dando fe el notario Ec. Atanasio Malo.

Las segundas Reglas tienen fecha del 20 de Agosto de 1940 y fueron aprobadas el 5 de septiembre siguiente. En ella se recoge la siguiente frase: “Reglas por las que se ha de regir una Hermandad que esperamos ver algún día como: modelo de organización, con la ayuda de Dios y de la Santísima Virgen”.

El 29 de septiembre de 1973, se nombra en Cabildo General una comisión que trabajara en la redacción de las terceras reglas las cuales, leídas en Cabildo General, el 29 de Agosto de 1975 fueron aprobadas por aclamación. El 29 de septiembre siguiente fueron aprobadas por el Exmo. Sr. Vicario auxiliar y vicario Episcopal de Laicos. De ellas diría el cardenal bueno Montreal “las he leído y me han gustado muchísimo. Creo que son un modelo de reglas modernas, de sincera religiosidad y vida cristiana y que han de renovar también esa Hermandad”.

Los simpecados que ha tenido la Hermandad en el trascurso de su historia han sido bordados en Conventos de Clausura de Sevilla, el primer en el Carmelo de Santa Ana, pintado por la imagen de Jerónimo Losada de la Torre, conservándose dicha pintura en el techo de palio de la Virgen de los Dolores. El actual fue bordado en el monasterio de las Monjas Jerónimas de Santa Paula, estrenándose en el año 1962. 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup