Córdoba, El Rocío, Portada

La crónica | Córdoba ante la Madre de Dios

Hay un día muy especial para la Hermandad del Rocio de Córdoba. El sábado por la tarde. El día de la presentación. Es un acto que Córdoba vive con mucha intensidad.

Bien temprano en el patio de la casa se arremolinaban los hermanos a la espera de la salida hacia el Santuario.

Camino de calor con brisa marismeña ha acompañado a la comitiva de la Filial cordobesa, Moratalaz, Jamilena y Montoro, haciendo la espera un poco más liviana, sobretodo para los más pequeños del Grupo Chupete, que han hecho las delicias de todos los presentes entrando al compás de «¡Córdoba, Córdoba!

Salve con emoción contenida y vivas que han hecho estallar a los cordobeses en un aplauso esplendoroso.

A la vuelta, parada obligada en la Casa de Hermandad de Lucena, la madrina. Un cante hecho oración y un ratito de Rocio parece el tiempo.

Tras entrar la carreta en su capilla, momento de convivencia en el patio de la casa. Entrega de diplomas a los que no han dejado al Simpecado nunca solo durante todo el camino.

En definitiva, un sábado que es la gloria misma en el Rocío.