Córdoba, ⭐ Portada

La Crónica | Sábado de vísperas, la Semana Santa de los barrios

Hoy ha amanecido el día con calor. Calor de sábado. Sábado de Vísperas. Vísperas de Semana Santa. Semana Santa de los barrios.

Nuestro cofrade cordobés, personaje al que aún no le hemos puesto nombre (lo que no quiere decir que no lo tenga), tiene pendiente en su cuaderno de tareas cofrades pendientes de cumplir el ir poco a poco incorporando a sus tradiciones el abrir el radio de la geografía cofrade de nuestra ciudad. Ampliar con barrios arraigados en el callejero la necesidad de acudir a visitar cofradías no tan tradicionales por su juventud.

El Sábado de Pasión, el Sábado de Vísperas, es día para dejar atrás templos fernandinos, escapar de intramuros y tocar puntos cardinales más alejados de la estatua ecuestre de Don Gonzalo.

El día de conocer nuevas ilusiones cofrades, nuevas corporaciones que, año tras año, se van dando forma a sí mismas. Día de visitar templos hasta hace pocos años ajenos a este mundo de las cofradías y a toda esta locura bendita que las rodea.

Día de respirar con estas hermandades la frescura aún de la inocencia y de la fuerza de quien tiene mucho camino por andar, pero que trase las alforjas llenas de ganas y ánimo por alcanzar la meta soñada, que es rezar en la Catedral de Córdoba, con el hábito nazareno, acompañando a sus Sagrados Titulares.

Y con esa predisposición a tachar de ese cuadernillo de tareas cofrades esos puntos que quedan por cumplir, nuestro amigo Rafalito Cuaresma (con esa ascendencia paterna no le quedaban al pobre muchos más caminos que seguir), se ha tomado su café con pestiños no tan temprano como ayer. Por algo hoy es sábado, y quedan muchos días por delante… cada vez menos. Castellanos relucientes, gomina en el pelo, pantalón chino color camel y chaquetita apretá. Es la hora del Ángelus y hay que darle paso a la trasera, que se nos echa encima la banda.

Repasa su itinerario y se apoya en el Google Maps de su celular para ver caminos y atajos. Hoy, si se quiere cumplir, hay que andar: Figueroa, Arroyo del Moro, Cañero y Fátima.

Es cerca de la una cuando llega a la Parroquia de la Asunción para presenciar a María Santísima de las Penas colocada por sus hijos a los pies del crucificado de las Lágrimas, que parece mirar a su Madre pidiéndole que no le abandone. Los mármoles del altar mayor enmarcan un sencillo dosel que sirve de fondo a la cruz sencilla y real. Veneración de un barrio que espera poder presenciar las Imágenes a las que dirigen sus plegarias pronto en las calles de Figueroa camino de la Carrera Oficial.

El ambiente de recogimiento y de silencio que se vive dentro de la Parroquia contrasta con el bullicio y concentración de personas en los bares aledaños. Pese a que es la hora del aperitivo, nuestro amigo prefiere no fomentar con su afluencia el aforo ya un poco sobrepasado. Y se marcha del barrio meditando sobre algo que ha leído varias veces en las líneas de esta publicación; algo que no le entra en la cabeza, como es lo temerosos que nos sentimos por una “aglomeración” provocada por un acto religioso, pero qué invencibles se sientes en las aglomeraciones de los bares. Así…

Mejor se marcha a la Parroquia de Nuestra Señora de Consolación. Sobre el fondo cuadriculado y bajo las pinturas del techo del templo, todas las miradas se van al fondo de la nave de la iglesia. Y allí…todo un misterio reducido a su esencia. La Madre y el Hijo. En la sencillez toda la belleza para una veneración a Nuestra Señora de la Salud y Traspaso con Jesucristo en su regazo. Toda la atención, toda la catequesis, todo el Mensaje en un punto.

Con un sabor de boca que le va a durar bastante, y con el vello de la piel erizada, sale del templo de la Colonia de la Paz.

Es hora de comer, pero no quiere dejar de visitar las dos hermandades que le quedan. Y dirige sus pasos a Cañero, a la Parroquia de San Vicente Ferrer, para presentarse ante Ntro. Padre Jesús de los Afligidos en su Sagrada Presentación al Pueblo. La Hermandad Dominica ha preparado un pequeño altar a la entrada de la iglesia, altar en el que Nuestro Padre Jesús recibe a nuestro protagonista paseante por los barrios hoy. Entrar en el templo y encontrarlo a Él paraliza a cualquiera.

Sólo queda la Hermandad de la O, en el barrio de Fátima.

En la Parroquia de Ntra. Señora de la Aurora, junto a la antigua cárcel de la ciudad, y rodeados de multitud de cofrades y vecinos, puestos a la Veneración en el dintel, Ntro. Padre Jesús de la Victoria y María Santísima de la O. El Nazareno junto a su Madre. La de Betsaida junto a su Hijo. Y los hermanos de la cofradía de celebración ante la donación realizada por una familia de un collar, estilo isabelino, en plata de ley bañada en oro, con engastes de circonitas y esmeraldas. Estas últimas representan los Siete Dolores de la Virgen de la O.

Vuelven a ser momentos que pasarán a la Historia de la Semana Santa de nuestra ciudad y a las Historias domésticas de cada corporación. Y el cofrade quiere ser siempre testigo de estos momentos, atesorándolos en su memoria para siempre. Y con estos momentos vividos hoy, se retira pronto.

Al llegar a su casa, prende una pastilla de carbón para quemar incienso; y tiene un recuerdo para unas gentes que viven con la ilusión del que está recién nacido, del que está creciendo, del que le queda Camino por recorrer; pero unas gentes que tienen clara su meta.

Y un último recuerdo a quienes hoy tendrían que haber representado una de las escenificaciones de la Pasión de Jesús más impresionantes y mejor preparadas que haya podido presenciar. El telón en Munda volverá a abrirse para mostrar el compromiso y el cariño de un pueblo que se convierte en la Galilea de Córdoba durante unas horas. Pero unas horas que se quedan en uno para siempre.

Mañana es día de Palmas, día de estreno, día de echarse a la calle. Y, para apaciguar un poco la impaciencia, esta noche nos restan una hora para que llegue el amanecer del día en que Jesús entrará en Jerusalén a lomos de una burra.

Hosanna al Hijo de David, Hosanna en el Cielo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup