Portada, Sevilla

La Crónica | Sevilla Sur volvió de las marismas

El recorrido dejó varios momentos destacados, como el paseo por la Plaza de América y el Parque de María Luisa o el saludo a la Hermandad de Santa Genoveva

El Rocío de Sevilla Sur volvió ayer jueves a la ciudad tras la intensa y pletórica romería del reencuentro con la Blanca Paloma y el Pastorcito Divino en la aldea almonteña.

Más de una semana entre los pinares separaban la estampa de la salida a la luz del alba de la corporación hispalense, de los entrañables instantes de orgullo y gozo que se vivieron desde su entrada a la ciudad hasta la recogida en la Parroquia de San Juan de Ávila.

Especialmente bello fue el transitar de la carreta del Simpecado, impecablemente adornada, por una Plaza de América llena de devotos que, junto a los romeros, se iban uniendo al paso de la comitiva por este emblemático enclave antes de buscar el Tiro de Línea.

Y cómo no mencionar ese encuentro ya tradicional con la Hermandad de Santa Genoveva al llegar a la parroquia de la cofradía, justo al anochecer y con un ambiente festivo en la feligresía para recibir al cortejo rociero.

Pasada la medianoche, el Simpecado descendía de la carreta para entrar en la Parroquia de San Juan de Ávila y poner así el broche final, entre cantes y mucha emoción de los peregrinos, a este Rocío tan especial, que quedará grabado en los corazones de todos los hermanos.