Portada, Sevilla

La crónica | Sueño Mercedario bajo el cielo de Sevilla

La Dolorosa del Tiro de Línea vuelve a casa con todos los honores tras pasearse por el centro de la ciudad y el barrio de San Bernardo

Sin lugar a dudas los hermanos más jóvenes de Santa Genoveva ya tienen dos jornadas inolvidables para relatar a sus hijos y nietos.

Si ayer Reinaba el júbilo y la emoción por acompañar a la Virgen de las Mercedes a la Catedral con motivo del L Aniversario de la Imposición de la Corona y el XXV de la elevación a rango de Canónica por el Cardenal Amigo, hoy se ha desbordado por completo el caudal de fervor y cariño de toda Sevilla hacia la Virgen.

La jornada comenzaba por la mañana, en torno a las 11 horas, con la Misa Estacional en el Altar del Jubileo del Templo Mayor de la capital andaluza, presidiendo la ceremonia el arzobispo emérito, Don Juan José Asenjo Pelegrina.

Destacaba la cara de satisfacción y orgullo del hermano mayor y muchos miembros de la corporación, así como los representantes de otras cofradías y de los vecinos del Tiro de Línea.

Culminado el acto principal que conmemora la efeméride, el cortejo se ponía de nuevo en la calle por la tarde, poco antes de las cinco, saliendo a la Avenida de la Constitución por la Puerta de San Miguel.

En el trayecto desde el Altar del Jubileo, el palio de Nuestra Señora de las Mercedes visitó la tumba del Cardenal Carlos Amigo Vallejo, tan vinculado y querido por los cofrades de esta corporación y por todo el barrio; y la Capilla Real, donde recibe culto la Patrona de la Archidiócesis, Nuestra Señora de los Reyes.

La comitiva llegaba cumpliendo los horarios al culmen del recorrido institucional, el Ayuntamiento de Sevilla. Allí era recibida por la corporación municipal con el alcalde Antonio Muñoz a la cabeza. Y no faltó, como es tradicional en las procesiones extraordinarias, la petalá desde el consistorio, aflorando los aplausos de los presentes.

Los pétalos caían sobre el techo de palio así como en los vistosos ramos que exornaban las andas, compuestos por Rosa pin mundial, hypericum rosa, rosa spray blanca, fressia blanca, nardos, dalias blanca, limonium rosa y verde ornamental.

Tras la visita al edificio municipal, el personalísimo palio buscaba calles por las que generalmente no discurre en Semana Santa, como la Plaza del Salvador, la Cuesta del Rosario o Santa María la Blanca, donde se produjo el saludo a las Hermandades de la Candelaria y las Nieves.

Tras ello, buscaba el Puente de San Bernardo, donde los bomberos esperaban a la Virgen de las Mercedes sobre la grúa, rindiéndole honores, igual que lo hacen cada Miércoles Santo con la hermandad que lleva el nombre del lugar.

Finalizado el discurrir por este punto también muy especial, la Señora se adentraba en las calles toreras de la zona para acceder a la plaza donde se ubica la parroquia, a la cual llegó a los sones de Campanilleros.

Una representación de la junta de gobierno de San Bernardo rendía honores a la corporación hermana del Lunes Santo, ante un silencio respetuoso de los asistentes a la procesión.

Esto ocurría pasadas las nueve y media de la noche, comenzando después la ansiada vuelta a casa, reencontrándose nuevamente con su barrio a partir de la medianoche y dedicándole las últimas horas de esta salida pletórica de la Reina Mercedaria que será un punto y aparte en la historia de la Hermandad y del Tiro de Línea.