Advertisements
El Rincón de la Memoria, Jaén

La custodia de Baeza, joya indiscutible

Una de las custodias más destacadas de España se encuentra en Baeza, ciudad Patrimonio de la Humanidad, cuyo legado fue reconocido por la UNESCO hace más de una década

En España podemos encontrar un sinfín de notables custodias, cada una con sus particularidades e historia que las hacen destacar por méritos propios. Una de ellas, sin duda, es la de Baeza, una custodia que mide dos metros y veinte centímetros y que destaca por ser la joya más sobresaliente del patrimonio catedralicio. Realizada principalmente en plata, posee partes que están conformadas por cobre dorado y el viril, que es de oro macizo.

Su origen es bastante conocido, ya que vino a sustituir a la que se perdió en el incendio del 16 de agosto de 1691 que se originó en la sacristía, y donde se perdieron objetos e imágenes de gran valor. Por este motivo, Diego de Cózar, canónigo de la Catedral, decidió dar un paso al frente y sufragar la nueva custodia de asiento, que tardaría en ejecutarse catorce años. Contactó entonces con Gaspar Núñez de Castro, quien se encargaría de dar vida a la nueva custodia que vendría a sustituir a la anterior. Precisamente la historia de las primeras custodias de Baeza está ligada al infortunio. Anterior a la perdida en el incendio a finales del siglo XVII, existió otra que fue robada décadas antes, en 1628, sin que pudiera conocerse su paradero y constituyendo una de las custodias más antiguas de España de haber continuado en la seo baezana.

Catorce años en los que concluyó una pieza contando con la ayuda de su hermano Jerónimo y de Gaspar Correa. Iniciada en 1700, comenzaría a tomar forma en la ciudad natal de Núñez de Castro, para terminar trasladándose a Baeza, donde estaría los últimos cuatro años antes de que fuera entregada al cabildo catedralicio. Una vez instalado allí, su domicilio estuvo situado en la calle Sacramento, número 50. Durante su elaboración, España viviría no pocos cambios, como la guerra de sucesión española, que terminaría aupando al trono a Felipe V, el primer borbón en nuestro territorio, frente a los conocidos como austracistas que apostaban por la permanencia en el poder de la dinastía de los Habsburgo. Por lo tanto, debieron ser años difíciles, sumidos en una cruenta batalla.

En cuanto a la descripción de la custodia, posee tres cuerpos sustentados por doce pares de columnas, diferenciándose las interiores de las externas en que las primeras son salomónicas y las segundas, corintias. No podrían faltar las representaciones de escenas del Antiguo y Nuevo Testamento, ángeles, en torno a veinticuatro, seis querubines y los doce apóstoles, estos representados en el primero de los cuerpos. Por otra parte, el cuerpo inferior alberga una escultura de la Inmaculada Concepción, el segundo el viril donde se sitúa la sagrada hostia, y el tercero, una escultura de San Miguel arcángel, coronando toda esta obra la Fe.

En cuanto a la procesión, celebrada el domingo posterior a los sesenta días desde el Domingo de Resurrección, participan los estamentos civiles y religiosos de la ciudad. En cuanto al cortejo, el primer paso es portado por los niños tarsicios, quienes llevan una imagen de su santo titular. Después, el Santísimo Sacramento recorre las calles de la ciudad renacentista, en una obra de orfebrería que está considerada como una de las mejores de España.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies