Sevilla

«La Dama de Azul nos traerá, después de esta noche oscura, un nuevo amanecer a nuestras vidas»

La Virgen de los Dolores de La Algaba protagoniza el último cartel de esta Cuaresma de Nuria Barrera, que ha tenido que ser presentado en circunstancias singulares

Nadie podría imaginar hace tan sólo unas semanas que en plena Cuaresma los españoles nos encontraríamos en las circunstancias en las que nos hallamos, viviendo este duro momento que nos ha tocado, en el que la vida social se ha ralentizado drásticamente. Una realidad en la que la actividad cofrade se ha detenido y en la que se han suspendido los pregones, los ensayos costaleros, los cultos y las presentaciones de carteles, que deberían formar parte de nuestra cotidianidad.

Así ha ocurrido con la última obra que ha concebido la artista carmonense Nuria Barrera Bellido, un maravilloso cartel que cierra su «Cuaresma artística», tal y como la propia artista ha declarado, y cuya presentación se ha tenido que producir, «no de la manera que esperaba, por las circunstancias que vivimos», ha afirmado, con grandes dosis de emoción. Una impresionante obra, presentado por los canales virtuales de la hermandad, protagonizada por Nuestra Señora de los Dolores de la localidad sevillana de La Algaba, que aparece, de medio cuerpo, vestida de Reina, con el atavío propio de la Madrugada del Viernes Santo. 

«Un cartel que es y ha sido gozo de estos últimos días», ha reconocido la artista. «Un broche con nombre propio que hace una década le diese en su pregón mi querido amigo Diego J. Geniz, prioste de esta Hermandad del Nazareno, el título de Dama de Azul», que tiene sobre su pecho, el corazón traspasado por los siete puñales (emblema de la Virgen de los Dolores), en cuyo centro se inserta el rostro difuminado de su Divino Hijo, Nuestro Padre Jesús Nazareno.

En las letras del cartel también se incluyen varios símbolos. La M de Madrugá está conformada por dos capirotes morados. A la izquierda cuelga la medalla del pueblo, de cuya imposición se han cumplido estos días 25 años. A la derecha, el escudo de la hermandad, que forma parte del rosario prendido de la inmaculada mano de la Señora. El fondo está formado por una gama de azules intensos, color característico en la producción de esta pintora y que alude al nombre con el que se conoce desde hace 10 años a esta bellísima Dolorosa: la Dama de Azul.

«Vivimos unos días duros de convulsión, de incertidumbre, en el que lo mejor que podemos hacer es estar unidos y hacer de cada día un logro siendo solidarios. Un cartel que, de manera repentina, si era especial, esa circunstancia se ha duplicado y Ella, envuelta en sus azules de la Madrugá y de su amanecer, darán sentido a cada día», ha subrayado Barrera. Un certeza absoluta, bañada en fe auténtica e imperecedera, ahora más que nunca, de la Dama de Azul nos traerá, después de esta noche oscura, un nuevo amanecer a nuestras vidas.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen