Sevilla

La Hermandad de Jesús Despojado cederá su techo de palio a la exposición del Consejo

Las distintas corporaciones penitenciales de la ciudad de Sevilla continúan desvelando cual será su aportación patrimonial a la exposición organizada por el Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla que bajo el título In Nomine Dei se desarrollará la próxima Cuaresma en la sede social de la Fundación Cajasol. Es el caso de la Hermandad de Jesús Despojado cuya Junta de Gobierno acaba de anunciar que cederá a la muestra el magnífico techo de palio de María Santísima de los Dolores y Misericordia, bordado por las Hermanas Antúnez, culminado en el año 1886.

El paso de palio de la dolorosa de la Hermandad de Molviedro tiene un inequívoco sabor romántico y decimonónico por el diseño de sus bambalinas, el palio y el manto bordado de salida. Las bambalinas interiores, de terciopelo azul oscuro, están bordadas en hilo metálico dorado y fueron adquiridas, al igual que el techo, a la Hermandad de la Carretería. La obra fue diseñada por Guillermo Muñiz y la ejecución acometida por las hermanas Ana y Josefa Antúnez. Una obra realmente excepcional del bordado decimonónico qué fue restaurada en la década de los años setenta del siglo pasado por las hermanas del convento de Las Trinitarias y en 2007 por José Antonio Grande de León.

Los bordados que llevan las bambalinas interiores del palio están diseñados a partir de elementos geométricos, mixtilíneos principalmente, con añadidos de elementos florales de pequeño tamaño guardando una gran simetría. El techo del palio mezcla elementos decorativos geométricos mixtilíneos y florales destacando cuatro círculos en los extremos con decoración floral y la gloria, que aparece en el centro consistiendo en este caso en un escudo oval con una Cruz arbórea cargada con Corona de espinas sobre un montículo. Rodean al escudo dos ramas que se cruzan en punta y por fuera del escudo aparecen tres cabezas aladas de ángeles, una a la diestra, otra a la siniestra y la tercera arriba a modo de timbre.

Debido al paso del tiempo y al mal estado del palio se acordó proceder a la restauración del palio y además a la terminación del mismo, de manera que se bordarán unas bambalinas exteriores y las actuales pasarán al interior. El bordador elegido para ejecutar esta obra fue José Antonio Grande de León, que restauró el techo del palio y las bambalinas decimonónicas, que pasaron al interior, bordando nuevas bambalinas para el exterior. El conjunto, restaurado y nuevo, se estrenó el Domingo de Ramos de 2007. En 2012, el mismo bordador realizó el manto bordado de salida, sobre terciopelo azul marino, de sabor decimonónico.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup